Ecos de la VI edición del Festival Coral Internacional Sonidos del mar Negro, en Balchík

Zoran Stanisavljevic y su coro

Unos 500 participantes e invitados, representantes de 7 países, 20 coros, participantes en el concurso y en los conciertos y talleres organizados durante el Festival Coral Internacional Sonidos del mar Negro... Esta es la breve estadística, respaldada por las experiencias inolvidables en el escenario y fuera de él, la aproximación a diferentes tradiciones en el arte coral, las nuevas aptitudes y planes de colaboración profesional, y, por supuesto, por la ardua labor en la preparación de los eventos.

Por tradición, anfitrión del certamen fue el orfeón Sonidos del mar Negro, con directora Valentina Gueorguíeva. Valentina Gueorguíeva es fundadora y directora artística del Festival, como también miembro del jurado. Este año lo integraron, asimismo, Vanya Móneva, directora del coro Voces cósmicas y del taller para formaciones folklóricas, y Ambroz Copi, renombrado conductor coral y compositor esloveno, director de los talleres para coros mixtos, homogéneos y para niños.

Según el reglamento, el Gran Premio a la presentación integral es sólo uno. Se lo agenció el Coro Académico del Centro Cultural Estudiantil de la ciudad serbia de Nis.

Estoy muy emocionado y feliz de haber recibido la estatuilla –dice su conductor, Zoran Stanisavljevic– . Me complace, también, que, además del Gran Premio, hemos ganado varios otros: al Mejor Coro Mixto, yo, al Mejor Director de Coro, a la mejor interpretación de una canción búlgara, premio que otorga la Unión de Compositores de Bulgaria. La mayor adquisición, acabado el Festival, son los buenos recuerdos que nos llevaremos, así como las notas de canciones búlgaras que hemos recibido. A nosotros en Serbia nos gusta ejecutar temas búlgaros porque nos encanta su ritmo.




El Primer Premio en la categoría de Orfeones homogéneos fue para el coro femenino búlgaro Alabrea, con conductora Atanaska Popova. El conjunto, fundado a finales de 2013, ya cuenta con varios primeros y grandes premios de competiciones importantes. En 2015 se creó también un coro mixto homónimo. Por su presentación, Atanaska Popova fue distinguida con el premio al conductor joven más promisorio.

Estoy feliz de que el coro haya sido notado, y que tanto la formación femenina como la mixta mostraron lo mejor que hemos logrado, dice Atanaska.

El Conjunto Vocal Eserets se llevó el Primer Premio en la categoría de Orfeones Folklóricos
Las dos formaciones Alabrea, junto con varios conjuntos, participaron en los talleres dirigidos por Ambroz Copi. Dos de sus obras sonaron en el concierto de clausura: “Laudate Dominum”, una composición para coro mixto, fue escrita especialmente para el Festival Sonidos del mar Negro y obsequiada al conjunto anfitrión por su autor; el tema “Until We Meet Again” (Hasta nuestro próximo encuentro) fue presentado por las formaciones búlgaras femeninas y de niños. Copi la ha dedicado al Coro de Niños Bodra pesen, de la ciudad de Shumen, al que le une una historia común.

Vengo en Balchik por segunda vez –cuenta Ambroz Copi– . Hace un par de años tuve cierta experiencia como participante en el Festival. Estoy contento de estar aquí de vuelta. El Festival me gusta porque es diferente; ofrece oportunidad de participar en la competición, en el programa del certamen, en diversos talleres y conciertos amistosos. La idea de los talleres es muy buena; cada año un compositor tiene la posibilidad de estudiar sus composiciones con orfeones de todo el mundo. Esta es una gran oportunidad también para las formaciones, que se diferencian en nivel pero al final del evento todas están juntas en el escenario. Dos años atrás, en Balchik, conocí a Denitsa Uzúnova, administradora del coro Bodra pesen. Más tarde ella me invitó en Shumen, donde presenté, como conductor, mi “Missa Brevis”. Luego, camino a su gira europea, el coro llegó a Eslovenia y ofreció dos conciertos. Esperando nuestra próxima reunión, escribí la canción “Until We Meet Again”. Los contactos profesionales y humanos, es lo más importante que da el Festival de Balchik.




Este año el programa del Festival Coral Internacional Sonidos del mar Negro ofreció nuevas oportunidades para la actuación y para el enriquecimiento del repertorio orfeónico. Valentina Gueorguíeva hace un breve balance y echa una mirada adelante, hacia el futuro:

La novedoso en el programa es la presencia de un grupo vocal, Spectrum, entre nuestros invitados especiales. Estoy convencida de que este primer encuentro pondrá el inicio de una nueva línea en el programa del Festival, de presentar grupos vocales. Otra primicia es la edición de una colección de canciones. Se hizo cargo de ello la Unión de Compositores de Bulgaria. Es maravilloso que estas canciones podrán llegar a un mayor número de conjuntos corales. Creo que los compositores búlgaros deberían considerar enriquecer el repertorio coral para diferentes formaciones y crear nuevas obras.

Versión en español por Daniela Radíchkova

Más en la categoría

La participación búlgara en el Festival de Jazz de Montreux (Japón)

A inicios de noviembre, Vanya Móneva y algunas cantantes del coro que lleva su nombre, participaron en la edición nipona del prestigioso Festival de Jazz de Montreux. Móneva es una de las damas más reconocidas en el arte coral contemporáneo búlgaro, y..

Publicado el 17/11/17 10:44
Boris Petrov

Veladas de jazz a orillas del Danubio

Desde hoy, 16 de noviembre, en el marco de tres veladas, la hermosa ciudad danubiana de Ruse, en el noreste de Bulgaria, será anfitriona de la 42ª edición del Festival de Jazz de Ruse, el más antiguo foro búlgaro dedicado al jazz creado en 1978 por el..

Publicado el 16/11/17 14:22

El proyecto MyStory of Folklore evoca melodías y ritmos de antaño

MyStory of Folklore (en español, Mi historia del folklore) es un nuevo proyecto creado por varios artistas folklóricos y un DJ. Las dos primeras palabras, escritas juntas, son como una reminiscencia que recuerda el vocablo inglés mystery..

Publicado el 13/11/17 15:47