El monumento a los fundadores del Estado Búlgaro, “lastrado” por símbolos de hormigón del pasado

“En consonancia con los tiempos”, escribió un artista de pintada en el pedestal del monumento al Ejército Soviético, en Sofía, en el cual las figuras de los soldados rusos en uno de los altorelieves fueron pintadas con los colores de personajes populares de los cómics. En consonancia con los tiempos trata de estar también el enorme complejo monumental dedicado a los fundadores del Estado búlgaro que se ubica en las inmediaciones de la ciudad de Shumen (noreste de Bulgaria).

El complejo, alzado en el año 1981 para conmemorar el treceavo centenario de la fundación de aquél, impresiona por su aplastante volumen de hormigón y las figuras humanas temibles que parecen colgar sobre las cabezas de los visitantes. Sin embargo, el monumento tiene rostro humano. Éste se revela a través de la narración de Rusanka Tzáneva, conservadora en el Museo de Historia de Shumen, que presenció la inauguración de la obra el 28 de noviembre del mismo año.

СнимкаHacía un día frío con ligera nevada. Estaban presentes el entonces dirigente del Estado, Tódor Zhívkov, y Pencho Kubadinski, quien gestionaba el sector de Diseño y Construcción en general. Resultó que, en la confusión, los guardias de seguridad habían prohibido el acceso a la apertura al autor mismo de la composición, el escultor Krum Damyanov. Yo era una de las primeras contratadas como guías. La construcción del monumento fue pagada con fondos del Presupuesto Nacional. He presenciado las obras de acabado en 1983. Todos trabajaban con entusiasmo y dedicación. La gente estaba muy entusiasmada y orgullosa con este aniversario, y hoy tenemos esta gran obra del arte monumental. Observaba a la gente y ví cómo en los años posteriores la emoción desapareció. Gracias al tema “Fundadores del Estado Búlgaro”, el monumento fue preservado a lo largo de los años. Lo singular de este complejo arquitectónico es que, al entrar, los visitantes ven varios tipos de arte: arquitectura, escultura, mosaicos, relieves, inscripciones con fragmentos de crónicas antiguas búlgaras autóctonas. Así, por medio de sugestiones visuales se recrea el desarrollo social y cultural de la Bulgaria de los siglos del VIII al X. La parte arquitectónica del monumento consta de ocho bloques de hormigón altos, que son precisamente los que se divisan a una distancia de unos 30 km. El monumento está construido sobre el principio de la progresión matemática, consiguiéndose la ilusión de una pendiente. En la parte más alta hay una estatua leonina. Según el proyecto, el monumento debía pesar 600 toneladas, pero luego sufrió cambios y ahora es más redondeado y lleno, recubierto con baldosas de granito. El león, por ejemplo, pesa unas mil toneladas. Una vez en el corazón del monumento, el visitante ve esculturas de apariencia totalmente moderna. Inclusive, los niños, que suelen visitarnos a menudo, dicen que son los héroes búlgaros comparables a la película de ciencia ficción Transformers. De esta manera el monumento disfruta de nuevos visitantes que tienen mirada contemporánea sobre él. Apenas ahora nos damos cuenta de cuán valiosa es esa composición creada hace aproximadamente cuatro decenios.

Снимка

El monumento se encuentra en muy buen estado y es casi inasequible a profanaciones vandálicas. Está construido en forma piramidal y con la idea de perpetuidad.

СнимкаAlgunas de las estatuas son enormes y de aspecto arisco pero es que la época que reflejan fue oscura, cruel y dura –prosigue Rusanka Tzáneva– . En el primer espacio rocoso está representado el período pagano, empezando por el khan Asparuj, fundador del Estado Búlgaro; siguen los khanes Térvel, el diplomático, Krum, el legislador, y Omurtag, el arquitecto. La estatua favorita del autor del monumento, Krum Damyanov, es la del príncipe Boris I El Bautista. Sobre el monumento es terrible e impávido para recordar que el cristianismo fue impuesto con la crueldad y la violencia. Está representado como si se levantara de su trono, mirando directo hacia adelante y diciendo con su mirada siesa que tenemos que estar unidos, que la conversión al cristianismo fue un acto político no sólo religioso, y que sus esfuerzos por imponer el cristianismo tenían motivos fundados. Por eso la cruz sobre la figura del príncipe está representada como una brecha en los altos bloques de hormigón de la que pareciera que brotase luz divina. Un espacio grande está dedicado a la escritura eslava, que comienza a imponerse unos 20 años después de la conversión. El hijo de Boris, Simeón, está presentado como un hombre fornido, con un fuerte poder Estatal en un período de florecimiento de la cultura. Ahora, después de excavar las ruinas de las primeras capitales búlgaras, nos enteramos del gran número de iglesias y monasterios construidos en aquellos tiempos y en los que se traducían libros litúrgicos y se organizaban talleres donde han sido elaborados los primeros altares y también mosaicos e iconos eclesiásticos. El auge espiritual del Estado Búlgaro está mostrado, asimismo, sobre el monumento, mediante el despliegue de cada uno de los bloques de hormigón. La inclinación de 45 grados es un logro para la arquitectura de la época. La escalera que conecta los diferentes elementos del monumento tiene 1300 peldaños, recuerdo eterno del treceavo centenario de la fundación del Estado búlgaro, aparatosamente celebrado por el Estado.

Versión en español por Daniela Radíchkova
Fotos: Guergana Mancheva y bulgariatravel.org

Más en la categoría

La Mezquita de Tombul, una breve historia sobre el templo, las épocas y la gente

Shumen es uno de los centros del Renacimiento Nacional búlgaro (siglos XVIII a XIX), de la vida cultural y espiritual de aquel período. Su ambiente se puede respirar aquí aún hoy en día. En esta ciudad del noreste del país se conservan como museos las..

Publicado el 26/02/18 15:45

El Monasterio de Étropole, un siglo de luces

El monasterio de La Santísima Trinidad, de historia centenaria, conserva páginas brillantes caligrafiadas y dibujadas por artistas talentosos. En esa santa morada hace cientos de años fue fundada y floreció una de las escuelas literarias más..

Publicado el 05/11/17 09:00

Kaliakra, un oasis natural y arquitectónico

El cabo Kaliakra es uno de los lugares más pintorescos de la costa búlgara del mar Negro. Se adentra dos kilómetros en el mar, y las olas han excavado en sus acantilados de 60 - 70 metros de altura, profundos nichos y cuevas, en los que hasta 1981 se..

Publicado el 16/09/17 09:00