Se perfila nuevo dinamismo en la presión migratoria a Bulgaria

Foto: BGNES

Ognyan Guerdzhíkov, primer ministro interino, anunció en la tarde del martes que se habían adoptado medidas complementarias para la custodia de la frontera búlgaro-turca, por presumible aflujo de migrantes en los próximos días. Obviamente, la situación está muy grave puesto que el primer ministro la ha examinado conjuntamente con el ministro del Interior y los directivos de la Agencia Estatal para la Seguridad Nacional y de los servicios especiales. El motivo ha sido, a ciencia cierta, la tensión surgida entre Turquía y algunos países europeos y las amenazas lanzadas en este contexto por Ankara de que podría reconsiderar lo acordado con la UE para frenar la presión migratoria por tierra hacia Europa Occidental. Amenazas del mismo tenor ya las había proferido Ankara también en 2016 y en aquella ocasión, en relación con las mismas, Sofía había exhortado a la UE y a la OTAN a preparar un Plan “B”, caso de que Turquía abriera su frontera para los más de 3 millones de refugiados y migrantes de Siria e Irak, a los cuales estaba cobijando en su territorio. En esta ocasión, empero, la situación es muy distinta.

Por un lado, la escalada de la tensión entre la UE y Turquía ha alcanzado dimensiones sin precedentes, incluso al máximo nivel. Por otro, la tirantez va acompañada de acusaciones mutuas bilaterales entre Sofía y Ankara que vieron la luz en los últimos días en relación con las elecciones parlamentarias anticipadas en Bulgaria a finales de marzo. A diferencia de lo que ocurrió el año pasado, ahora el país está siendo gobernado por un Ejecutivo interino, cuyos poderes se encuentran limitados por la circunstancia de no haber sido elegido éste por el Parlamento, sino por haber sido designado por el presidente del país.

Es igualmente distinto, el propio cuadro migratorio en Bulgaria. El número de los migrantes se ha reducido sensiblemente y, en los últimos 6 meses, miles de personas fueron abandonando los centros de acogida del Ministerio del Interior y los campos de alojamiento de la Agencia Estatal para los Refugiados. A finales del pasado mes de septiembre, la capacidad de los centros del Ministerio del Interior estaba superada en un 50 %, mientras que ahora se encuentra ocupada en apenas un 86 %. Los campos de refugiados que, hasta no hace mucho tiempo, estaban llenos al 106 %, ahora lo están al 60 %. Sin embargo, los miles de refugiados que se escaparon de los centros de acogida en Bulgaria y llegaron a Europa Occidental se enfrentan ahora a la intención de ésta de repatriarlos.

Según el informe anual de la Agencia para los refugiados, en 2016 se hicieron preguntas sobre el paradero de 11 545 personas que, en virtud del Reglamento de Dublín, deberían encontrarse en Bulgaria. Alemania ha hecho el mayor número de tales peticiones, 3551, Austria 2094, Hungría 1808, Francia 1096 y Gran Bretaña 366.Si la devolución de migrantes desde Europa Occidental llegue a coincidir con un nuevo aluvión de decenas de miles de refugiados a través de la frontera terrestre de Bulgaria con Turquía, la situación se escapará del control.

La misma se volvería aún más complicada si se hicieran realidad los recelos a una emigración generada por la tensión política interna en Turquía, país en que los opositores locales al régimen son tildados de “terroristas” o “no turcos”.

Estos días, un respetado experto búlgaro, que había cumplido en el vecino país del sur responsables funciones consulares, ha advertido que Sofía debe prepararse para afrontar una oleada de personas que se escapen de Turquía. Preocupaciones en torno al tema también se han dejado sentir en la campaña electoral y se han traducido en llamados a una actuación urgente con vistas a destinar fuerzas europeas a la frontera meridional de Bulgaria.

La nueva evolución que últimamente viene teniendo el tema, es testimonio de un dinamismo nuevo y dramático de los riesgos de una presión migratoria rumbo a Bulgaria.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más en la categoría
Krasimir Karakachanov  y Anguel Dzhambazki en la conferencia

Bulgaria, a caballo entre los Balcanes Occidentales y el mar Negro: historia y geopolítica

Tras el foro internacional, celebrado la semana pasada en Sofía, dedicado a la integración de los Balcanes Occidentales y respaldado por el Banco Mundial, el porvenir de los Balcanes y, concretamente, el puesto de los países en la parte oeste de la..

Publicado el 13/12/17 12:15
De momento el último contacto búlgaro-turco a nivel oficial fue la reunión del premier Boiko Borisov y el ministro turco para Asuntos de la Unión Europea y negociador principal, Ömer Çelik

Aumenta el dinamismo en las relaciones bilaterales de Bulgaria con Turquía

Desde comienzos del pasado mes de septiembre se viene notando una intensificación de los contactos búlgaro-turcos. Desde el inicio del otoño hasta la fecha cuatro ministros turcos han visitado Bulgaria y se han celebrado conversaciones emblemáticas...

Publicado el 06/12/17 14:01

El desarrollo de los contactos entre Bulgaria y Macedonia se adelanta a la ratificación del Tratado de Buena Vecindad

Cuando a comienzos del pasado mes de agosto los primeros ministros de Bulgaria y Macedonia, Boyko Borisov y Zoran Zaev, respectivamente, firmaban el Acuerdo de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación entre los dos países, algunos observadores comentaron,..

Publicado el 24/11/17 12:55