En el museo de Kyustendil los niños se familiarizan con la vida y costumbres de nuestros antepasados

¿Qué representa el reloj de sol? ¿Cómo medían nuestros antepasados las horas, los días y los meses? Son algunas de las preguntas cuyas respuestas los niños pueden conocer visitando el taller infantil en el Museo de Historia de Kyustendil. El Museo organiza talleres infantiles mensualmente desde hace tres años, cada vez sobre un tema distinto. Los pequeños visitantes descubren, uno tras otro, los secretos de cómo se preparaba el pan en la Antigüedad, cómo se confeccionaban los antiguos mosaicos, o cómo se hacían los "tsarvuli" (zapatos campesinos tradicionales de cuero de la zona de los Balcanes). Normalmente al entrar en un museo los niños no entienden lo que ven. Las clases en el rincón infantil del Museo –abierto también a los adultos curiosos– ayudan a los pequeños a entender cuál era el uso los objetos expuestos, haciéndolos de esta manera más interesantes, dice Miroslava Taskova, del Museo de Kyustendil, y prosigue...

Los temas que elegimos para los talleres infantiles los dedicamos a un evento del mes: una celebración tradicional o histórica, relacionada con los objetos del Museo. Para el mes de marzo el tema surgió de la fiesta Primavera de Kyustendil, que se celebra el 21 de marzo y da la bienvenida a la primavera. Es la única en su género en Bulgaria. Se celebra sólo en nuestra ciudad y está vinculado a una tradición de la época de los tracios. Relacionamos el 21 de marzo con el día del equinoccio de primavera y la repetición cíclica de las estaciones, la alternancia del día y la noche, y la necesidad, desde la Antigüedad, de medir el tiempo.

Снимка

Como modelo para su tarea, los niños se basan en uno de los calendarios más antiguos conocidos en Europa, que se conserva en el Museo de Kyustendil y tiene más de 6.000 años. Fue descubierto a finales de los años 90 durante la investigación de una zona arqueológica, en la localidad de Chardako, próxima al pueblo de Slatino, en la provincia de Kyustendil. Está confeccionado sobre la base de un modelo en miniatura de un horno de arcilla.

Снимка

Esos modelos de arcilla son muy característicos del Calcolítico
–explica Miroslava Taskova– . Todo el objeto está cubierto de símbolos tallados. La empuñadura semeja una figura zoomorfa, y la base es una tabla trabajada como un calendario solar-lunar porque muestra los días de un mes lunar y los meses de un año.

En la antigua Pautalia (la actual Kyustendil) los arqueólogos encontraron un gran pedestal de granito de un reloj de sol. El reloj no se ha conservado pero el pedestal se encuentra actualmente en el patio del Museo. Lo más probable es que el reloj fuera semiesférico, colocado sobre un monumento de granito empotrado en la pared exterior de un edificio público, cuenta Miroslava Taskova.

Снимка

En el pedestal hay una dedicatoria con buenos deseos que dejaron los arquitectos del edificio en el que estaba el reloj de sol. El edificio podría haber sido la basílica de Pautalia construida en tiempos del Emperador Adriano (117-138 d.C.) u otra basílica relacionada con el culto imperial durante la época romana que se encontraba en las proximidades del foro de Pautalia. Actualmente en el centro de Kyustendil
, enfrente del Ayuntamiento, se puede ver la reconstrucción de ese reloj de sol.

De esta manera los talleres de marzo en el Museo ayudan a los niños a familiarizarse con uno de los mayores descubrimientos de la Humanidad: la medición del tiempo:

Снимка

Este año fabricamos los relojes de sol con arcilla blanca. Hacemos una semiesfera y dibujamos 12 números con ayuda de objetos afilados. En el centro colocamos una flecha. Los niños aprenden que el reloj de sol mide el tiempo mediante la proyección de la sombra de la flecha, que cae sobre cada número y se mueve con la rotación de la Tierra alrededor del Sol. El calendario lo elaboramos con arcilla marrón. Hacemos sólo la placa, ya que es más fácil de confeccionar, y sobre ella colocamos lo que está representado en el calendario. Son 30 cuadrados en los que hay talladas líneas verticales y horizontales. Esos cuadrados de distinto número de líneas muestran las fases de la Luna. También hay un cuadrado vacío que representa la Luna Nueva. Mediante cada cuadrado los niños dibujan los días del mes según el movimiento de la Luna
.

La emoción durante estas actividades es mutua, tanto por parte de los niños como por la de los maestros.

Снимка

Porque es un placer pensar en los niños y trabajar con ellos. De este modo conservamos el niño que llevamos dentro. Es una relación muy sincera entre niños y adultos: nosotros deseamos transmitir sabiduría a los niños, mientras que de ellos obtenemos la emoción y el placer de participar en el proceso y aprender cosas nuevas
.

Versión en español por Marta Ros
Fotos: Archivo personal

Más en la categoría

Exposición fotográfica cuenta la historia del parque más viejo del país, el Jardín del Príncipe Borís, que cumple ya 135 años

Con motivo del 135 aniversario de la creación del Jardín que lleva el nombre del príncipe Borís, se ha inaugurado una exposición de fotografías en blanco y negro que dejan constancia de cómo ha ido cambiando el parque desde comienzos del siglo XX hasta..

Publicado el 08/10/17 09:00

Los manantiales salinos cerca de Provadia marcan el principio de la civilización europea

Después de 5 meses de intensos estudios, los arqueólogos del equipo del catedrático Vasil Nikolov ya están convencidos de que están excavando los restos no sólo del primer centro de obtención de sal de Europa, sino también el primer centro urbano..

Publicado el 08/10/17 09:00

Sigue siendo un enigma por más de un siglo antigua necrópolis en las afueras de la ciudad de Pomorie

Recorriendo las tierras de Bulgaria uno puede encontrarse en muchos lugares tan extraños como curiosos e insólitos. Un sitio de estas características, inconfundible por su arquitectura y ubicación es la antigua necrópolis abovedada en proximidad a la..

Publicado el 02/10/17 13:00