La ortiga en las prácticas y creencias tradicionales búlgaras

Cada año los búlgaros esperamos, impacientes, la llegada de la primavera con las primeras verduras del año. Éstas incluyen la ortiga, las plantas de sal y la romaza, que son muy beneficiosas para la salud. Popularmente se dice que cuando el cucu empieza a cantar y cuando asoma la ortiga llega la primavera. La ortiga está presente en muchos refranes y creencias búlgaros, así como en algunas prácticas mágicas. Por sus propiedades curativas, la planta se sitúa entre los remedios caseros más populares para los diferentes problemas de salud.

Según la tradición, las primeras ortigas para el año se comen el Día de San Jorge, 6 de mayo. La planta está presente en casi todas las prácticas rituales relacionadas con esta festividad. Considerada símbolo de la salud, se pone en las coronas y los ramilletes que se hacen en este día. En la víspera de la celebración las mujeres solían ordeñar la oveja que había sido la primera en parir desde inicios del año. El recipiente con la leche estaba adornado con flores y ortiga primaverales, atadas con un hilo de lana roja. También con un hilo de lana roja se ataban juntos en una corona geranio, mora, ortiga y espino, y aquélla se ponía en la cabeza de la oveja. Una corona idéntica se colgaba de la puerta del corral.




En el Día de San Jorge las amas de casa decoraban las fuentes y los pozos con tallos verdes, y en los cubos en que traían agua ponían una ramita de ortiga –eso debía traer salud–. En algunas regiones de Bulgaria era costumbre que la mujer mayor de la familia “quemara” con ortigas los pies de los niños mientras estaban todavía en la cama. Se creía que eso les mantendría sanos.




También como remedio contra influencias malignas y desgracias, la gente a menudo colgaba sobre la puerta principal de la casa hojas de ortiga, entrelazadas con geranio y espino; se creía que la ortiga ahuyenta a los malos espíritus. La planta se usaba, asimismo, para deshacer hechizos y encantamientos. Las mozas que querían vengar la infidelidad de su amado hacían un ramo de ortigas y, presentada la ocasión, se lo regalaban. La simbología escondida detrás de este acto era la siguiente: así como el corazón de la joven estaba quemado por el dolor, de la misma forma debía arder el del mancebo.

СнимкаAntaño, de la ortiga obtenían fibras de gran resistencia de las que se elaboraban tejidos. Las ortigas se usaban además para preparar colorante verde natural para teñir los huevos pascuales, así como textiles. Nuestros antepasados secaban grandes cantidades de esa planta como alimento, y también con fines medicinales. Además, es amplia la variedad de platos tradicionales sin carne a base de ortiga, que es también un excelente acompañamiento para platos de carne.

En la medicina tradicional búlgara, se aprovechan todas las partes de la ortiga para preparar infusiones y tisanas. Las hojas y los tallos se recolectan en primavera, mientras que las raíces se recogen en otoño, después de la floración. Las compresas de ortigas son muy eficaces en extremidades paralizadas, para paliar el reumatismo, etc. Se cree que el color verde de la comida ayuda a aliviar la depresión, y la poción de ortiga estimula la actividad del corazón, tiene efecto astringente y fortalece el organismo en general, también ayuda con la diabetes mellitus y la obesidad. La ortiga es, además, un remedio excelente para combatir la astenia primaveral. 

Versión en español por Daniela Radíchkova
Fotos: Archivo

Más en la categoría

El festival internacional de folclore “Maleshevo canta y baila” presenta una variada paleta de estilos y nacionalidades

Hoy empieza la 14ª edición del Festival Internacional de Folclore “Maleshevo canta y baila” que continuará hasta el 22 de octubre. Organizador y anfitrión del foro, que es de tipo competitivo, es el municipio de Strumyani (Suroeste de Bulgaria)...

Publicado el 20/10/17 16:10
Ilía Uchicov con la joven cantante de 9 años, María Becheva

Ilía Uchikov: “Para mí la gaita es magia, es mi vida”

Si le interesa la fuente de las canciones folclóricas genuinas del monte Ródope, acompañadas por el magnánimo sonido de la gaita "kabá" (gaita grande, símbolo del Ródope que se encuentra sólo en esa zona), la música de Ilía Uchikov es exactamente lo que..

Publicado el 14/10/17 09:05

Valcho Ivanov: “Los pintores recrean el folklore con el pincel, y nosotros, los músicos, en nuestras canciones”

El cantante folklórico Valcho Ivanov deleita a los oyentes con la calidez de su timbre aterciopelado, esculpiendo con técnica filigrana la rica ornamentación típica de las canciones de la región folklórica búlgar a de Tracia. El artista hizo sus..

Publicado el 13/09/17 16:08