Desislava Nikolova:”El aumento del gasto público es una amenaza para el Presupuesto a largo plazo”

Foto: BGNES

El nuevo Gobierno de Bulgaria ha manifestado su intención de incrementar una serie de gastos como son las pensiones mínimas, el salario mínimo interprofesional y los sueldos de maestros y profesores de escuela. También tienden a aumentar otros gastos públicos, entre ellos los que se hacen en el sector de la Defensa.

La gran diferencia entre los distintos tipos de gastos reside en la medida en que hayan sido planeados o no y en si han sido plasmados en el presupuesto 2017, expresa para Radio Bulgaria Desislava Nikolova, economista del Instituto de Economía de mercado.


Los gastos en la defensa y la adquisición de material bélico, por ejemplo, se encuentran recogidos en el Presupuesto. Se trata de unos gastos a largo plazo que no entrañan sorpresas ni riesgos para éste. El problema estriba en los gastos que no hayan sido previstos en la Ley para el Presupuesto del Estado. Caben ahí los gastos cuantiosos con respecto a las pensiones mínimas y los sueldos del personal docente. El problema es de cómo exactamente serán financiados estos gastos complementarios. Actualmente, estamos gozando de una buena situación económica que apuntala al
Presupuesto. Tras un período prolongado de deflación, Bulgaria vuelve a encarrilarse por el camino de la inflación, que es una buena noticia para el Presupuesto, ya que respalda los ingresos fiscales. Esta situación está mitigando hasta cierto punto los riesgos de un aumento de los gastos, pero el problema reside en ver cuáles serán los efectos a más largo plazo, producto de estas decisiones, porque de lo que es trata no es de gastos no reiterados, sino de un compromiso que seguirá vigente también después de finalizar este año.

Según Desislava Nikolova, el riesgo enorme que afronta el Presupuesto es cuándo precisamente se invertirá el ciclo económico, ya que un descenso económico significará una bajada muy acentuada de los ingresos en concepto de impuestos. Al mismo tiempo, no existirá posibilidad alguna para revocar los aumentos de pensiones y sueldos porque esto significaría literalmente un suicidio político para el partido que tome semejante decisión.

Los riesgos ante el Presupuesto no son de carácter inmediato, pero se plantean con fuerza total a mediano y largo plazo. Hay que tener en cuenta, además, que cabe la posibilidad de que el aumento prometido de la pensión mínima vaya acarreando una actualización del resto de las pensiones, de modo que se conserve una relativa justicia en este sistema. La falta de un aumento paralelo del resto de las pensiones sería un clavo más en el ataúd del sistema de pensiones puesto que significaría que las pensiones, en última instancia, resultarán aproximadamente iguales independientemente del número de años que uno haya cotizado. Esto priva a la gente del estímulo de cotizar regularmente a la seguridad social para cobrar una pensión en función de sus ingresos efectivos.

Según Desislava Nikolova, se producirá, más temprano que tarde, una presión sobre el Gobierno para un incremento paralelo de las pensiones que implica gastos adicionales.

Nos estamos perdiendo una excelente oportunidad, que nos concede la buena situación económica en Europa, para poner orden en el terreno de nuestras finanzas públicas y acabar, por fin, con los déficits. Es que el año pasado lo finalizamos con un excedente sustancial en caja pero para el año en curso se ha vuelto a planear un déficit. Ahora corren buenos tiempos y disponemos de un presupuesto equilibrado y de un superávit presupuestario. Esto hay que emplearlo como una especie de amortiguador en la época en que la economía sufra un descenso, algo insoslayable. Cuando esto ocurra existirá la posibilidad real de que el Presupuesto del país se suma en una crisis. Entonces los niveles del déficit se volverán acentuadamente elevados.

Según Desislava Nikolova, habría que cambiar por completo la política sobre la determinación del monto del salario mínimo interprofesional en Bulgaria. El sueldo no hay que subirlo de manera administrativa.

Los salarios de los trabajadores no aumentan con una varilla mágica. Se incrementan en base a una mayor productividad e inversiones más cuantiosas. Si el Gobierno quiere ayudar a que aumente la remuneración del trabajo, deberá obrar a favor de un entorno empresarial mejor y esperar que inversores de calidad optarán por hacer negocios a largo plazo en Bulgaria, concluye la economista.

Versión en español por Mijail Mijailov

print Imprimir
Más en la categoría

El Tribunal se opone al aumento del salario mínimo prometido por el Gobierno

El Tribunal Supremo Administrativo (TSA) derogó el decreto del Consejo de Ministros que fija, formalmente, el salario mínimo interprofesional (SMI) de 230 euros a partir del 1º de enero de 2017. Para entonces, el mismo era de 210 euros. La..

Publicado el 21/05/17 16:37

El Banco Nacional de Bulgaria ya podrá imprimir billetes de euros

La firma mixta Oberthur Fiduciaire S.A., de la que forman parte el Banco Nacional de Bulgaria y la compañía gala Oberthur Fiduciaire SAS ha obtenido del Banco Central Europeo. BCE, la licencia para imprimir billetes de euros. Esto no significa que ya..

Publicado el 18/05/17 12:35

La CE prevé crecimiento de la economía búlgara

En su informe primaveral, la Comisión Europea mantiene sin cambios su pronóstico de crecimiento de la economía búlgara para este y el próximo año. Al mismo tiempo espera que el consumo interno continúe siendo el principal motor del crecimiento...

Publicado el 14/05/17 13:47