Canciones en la región de Tracia celebran el fin de la siega de las mieses

Foto: Guergana Mancheva

¿Sabes, tormento mío, cuál fiesta se avecina a la aldea grande de Streltsi, tras quedar segadas las mieses y recolectado el trigo en los graneros? El estribillo de esta canción tradicional marca cada año en la región más feraz de Bulgaria, la de Tracia, la recolección del trigo en los graneros. La festividad se celebra a finales de julio y se dedica al pan y a la fertilidad. Nuestro pueblo suele decir que “nadie es más grande que el pan” y esta sentencia se ha convertido el lema de todos los participantes e invitados a la fiesta. A las sombras de los árboles del parque en la aldea de Streltsi se reúnen centenares de personas para dejar sendos testimonios de su respeto al duro trabajo de los segadores con palabras de elogio y canciones. Todo el mundo sabe cuán largo es el camino que el pan recorre antes de llegar a la mesa de los hogares, por esto es un producto tan valioso y toda persona que se precia a sí misma también aprecia el pan .Llaman al pan también un don de Dios, ya que la buena cosecha del trigo depende de si serán buenas las condiciones atmosféricas durante el año. Para el búlgaro de antaño el pan era no sólo un alimento sino también un símbolo de vida, de bienestar y de éxito. Era un producto sagrado. Con pan y sal están siendo agasajadas los distinguidos huéspedes, y, actualmente, el pan se encuentra igualmente presente en los ritos que marcan la llegada al mundo de los bebés.

Nuestro pan es símbolo de la vida, del bienestar, de nuestro éxito. Así fue hace miles de años y así será en el futuro también, dicen los habitantes del pueblo de Streltsi y se preparan un año más para la Fiesta del Pan que este año cae el día 30 de julio.

Una vez más ha sido invitado a participar el grupo de canto “Srednogorka” de la casa de lectura “Padre Paisii” de la cercana ciudad de Brezovo. Lo integran mujeres aficionadas que se han agenciado gran número de premios y galardones en diferentes festivales de la creatividad tradicional. La Fiesta de Pan no puede prescindir de sus interpretaciones de canciones de siega.

Por lo general este tipo de canciones suelen ser interpretadas por mujeres porque eran éstas quienes segaban las mieses, mientras los hombres ataban las gavillas “, dice Stoyanka Pujleva, que forma parte del grupo vocal de Brezovo, y agrega: Formo parte de este grupo desde hace años, ya desde su formación. Con la llegada de los cambios en el país el conjunto se dispersó y tuvo que suspender su actividad. Una parte de los integrantes antiguos llevamos ya diez años procurando crear un conjunto nuevo. Este año celebraremos el décimo aniversario de la formación del nuevo grupo y nos preparamos para ofrecer un concierto solemne. Forman parte de nuestro repertorio gran número de canciones de Tracia y del monte Ródope, también cantamos temas del Norte de Bulgaria e igualmente de la región de Dobrudzha. Este tipo de grupos de canto sí tiene su porvenir porque hay cada vez más personas jóvenes que quieren cantar en tales grupos. Lo único que nos escasea son los recursos pecuniarios para poder viajar a lugares más lejanos y participar en un mayor número de festivales del folclore en Bulgaria y en el extranjero. En la ciudad de Brezovo tenemos un estupendo conjunto juvenil de bailes. Los integran niños de 6 a 12 años de edad. Suman medio centenar y suelen bailar con gran ahínco.

Las del grupo no tenemos dirigente alguno, todas estamos preparando solas las canciones, cantamos de oídos, escogemos solas el repertorio en función de la fiesta en la que vayamos a cantar, dice Petka Zhekova, otra de las cantantes de Brezovo: Los trajes típicos que lucimos nos los dieron de la casa de lectura, son muy viejos. Los recortamos, arreglamos y mantenemos nosotras mismas. Me gusta entonar nuestras canciones, las canto hasta en el patio de mi casa. Tenemos festividades y canciones muy lindas pero en nuestra ciudad no hay empleo para la gente joven. De los 15 mil habitantes que antes tenía la villa ahora nos hemos quedado sólo 6 mil, cada año que pasa nuestra población se reduce más y más.

Gueorgui Nedelchev, tiene 72 años de edad, durante 32 de los cuales ha estado recorriendo todo el país como músico en una orquesta folclórica. Actualmente se suma con gran entusiasmo a cada actuación del grupo de Brezovo. Dice él: Mi esposa me ha preguntado en reiteradas ocasione si acaso ya no estoy harto de tocar música folclórica. Le contesto siempre que donde se acaban las palabras comienza la música. Nunca me sentiré harto de esta afición y jamás dejaré de dedicarme a la música, sin importarme las condiciones en que me encuentre. No nos sentimos amedrentados por el frío ni por el calor, y ahora en estas jornadas muy tórridas en la región de Plovdiv, ahí estamos, cantando y tocando para la gente.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más en la categoría

La nueva misión en la vida del abogado Martín Petrov: ayudar a niños a ser una parte valiosa de la sociedad

En los últimos años ha aumentado el número de búlgaros que regresan a Bulgaria. A pesar de que la mayoría de casos son simplemente estadísticas, parte de esas personas tienen destinos e historias interesantes que merece la pena contar. Martín..

Publicado el 24/11/17 15:25

Calidoscopio balcánico

Turquía da prioridad a la exclusión de “elementos terroristas” Después de la reunión trilateral en Sochi (Rusia) de los jefes de Estado de Rusia, Turquía e Irán, Vladimir Putin, Recep Erdogan y Hassan Rouhani, respectivamente, el presidente..

Publicado el 23/11/17 14:50

¿Qué tipo de Europa reclaman los jóvenes de Bulgaria?

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, participó en una discusión con alumnos y estudiantes universitarios en la Universidad de Sofía “San Clemente de Ohrid”. La reunión formaba parte de la visita de trabajo a Sofía, del Consejo Directivo del..

Publicado el 23/11/17 13:12