Pese a algunas discrepancias, avanzan los preparativos para la firma del Tratado de Buena Vecindad con Macedonia

Momento de la reunión eentre Ekaterina Zajarieva y Nikola Dimitrov el 20 de junio de 2017
Foto: BGNES

Tras haber acordado recientemente en Sofía los primeros ministros de Bulgaria y de Macedonia, Boiko Borisov y Zoran Zaev, respectivamente, suscribir el próximo 2 de agosto el largamente esperado Tratado de Buena Vecindad entre los dos vecinos países, este último fin de semana, siempre en Sofía, los ministros de Asuntos Exteriores de Bulgaria y Macedonia, Ekaterina Zajarieva y Nikola Dimitrov, respectivamente, sostuvieron consultas en torno al proyecto del Tratado. En un comunicado escueto, el Ministerio de Exteriores de Bulgaria anunció que en las conversaciones, marcadas por un espíritu constructivo, se había pactado una base para el compromiso y que el paso subsiguiente hacia la firma del documento consistiría en la celebración de consultas internas y la ejecución de procedimientos de coordinación.

La evolución más reciente que ha tenido el tema deja la impresión de que los preparativos para la firma del Tratado van avanzando pese a la existencia de contradicciones en lo tocante al mismo que subsisten en ambas partes.

Por el propio comunicado oficial se puede juzgar que, independientemente del tono optimista de las conversaciones a nivel de primeros ministros, hasta las consultas mantenidas este último fin de semana, de hecho no ha habido una base para un compromiso. Los fundamentos para consultas a nivel de ministros, tras las conversaciones entre los dos primeros ministros no se precisan oficialmente pero se les puede vislumbrar de manera indirecta en algunos acontecimientos de los últimos días.

Ante la Comisión para Política Exterior del Parlamento de Bulgaria, la semana pasada, Ekaterina Zajarieva negó disponer de información oficial de que la firma del Tratado de Buena Vecindad se hubiera revocado. Sin embargo, tales informaciones extraoficiales aparecieron en los medios informativos macedonios tras las enconadas críticas lanzadas por la oposición contra el premier, Zoran Sabe, de que habría mantenido consultas secretas con Sofía aceptando condiciones ignoradas, dictadas por ésta. Un solo día antes de las consultas este último fin de semana, la ministra de Exteriores manifestaba que ya no haría más concesiones que las ya hechas con respecto al reconocimiento del idioma macedonia en Bulgaria. Así, dio a entender que el Tratado de Buena Vecindad se redactaría en las “lenguas oficiales” estipuladas en las Constituciones de los dos países, procedimiento al que Sofía se atiene en sus acuerdos con Skopje ya desde el reconocimiento de la independencia de Macedonia. Zajarieva expresó, además, que una de las “líneas rojas” en la firma del tratado de Buena Vecindad, el próximo 2 de agosto, será la de que Macedonia desista de sus pretensiones sobre el reconocimiento de una minoría macedonia en Bulgaria.

Probablemente la “base para compromiso”, lograda en las consultas entre Sofía y Skopje este último fin de semana, esté relacionada precisamente con estos temas. Seguir conjeturando carece de sentido dada la confidencialidad de las negociaciones mantenidas que ha generado reacciones negativas no sólo en Skopje, sino también en Sofía. En Bulgaria por este motivo se desataron polémicas entre el partido gobernante GERB y el opositor Partido Socialista Búlgaro. Según los socialistas, no hay que precipitarse a firmar el documento, puesto que el proyecto sobre la creación de una nación macedonia, de una lengua y un Estado macedonio ha sido estructurado sobre una base antibúlgara. Según los gobernantes, empero, no hay precipitación alguna, ya que el Tratado de Buena Vecindad se viene preparando desde hace muchos años y ahora la parte búlgara simplemente quiere aprovecharse de la propensión del nuevo Ejecutivo macedonio de normalizar las relaciones bilaterales deterioradas durante la gestión del anterior gobierno macedonio.

Tras las recientes consultas se ve que no hay cambio en la fecha anunciada para la firma del tratado, el 2 de agosto, cuando los dos países conmemorarán, por separado, un aniversario más del histórico Levantamiento del día de San Elías. De lo anterior se puede sacar la conclusión de que tampoco ha habido cambio en las intenciones de conmemorar de manera conjunta a personalidades y acontecimientos importantes de la historia común de los dos países. Durante la reciente visita a Sofía de Zoran Zaev, primer ministro de Macedonia, su homólogo búlgaro, Boiko Borisov, dio a entender, sin embargo, que no quedaba desbrozado por completo el camino hacia las conmemoraciones conjuntas y que antes de la firma del tratado se debería precisar todavía qué se entiende por “historia común”.

Probablemente tras las consultas entre Sofía y Skopje, mantenidas menos de un mes antes de la firma del Tratado de Buena Vecindad, siguen pendientes asuntos relacionados con este documento. Posiblemente serán objeto de, como se señala expresamente en el comunicado oficial del Ministerio de Exteriores de Bulgaria, “las próximas consultas internas y procedimientos de coordinación”.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más en la categoría

El desarrollo de los contactos entre Bulgaria y Macedonia se adelanta a la ratificación del Tratado de Buena Vecindad

Cuando a comienzos del pasado mes de agosto los primeros ministros de Bulgaria y Macedonia, Boyko Borisov y Zoran Zaev, respectivamente, firmaban el Acuerdo de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación entre los dos países, algunos observadores comentaron,..

Publicado el 24/11/17 12:55

El gobierno, sin problemas: en el espacio de la izquierda se desarrollan maniobras tácticas, en el de la derecha, un nuevo intento de unión

A finales de la semana pasada el Partido Socialista Búlgaro (BSP por sus siglas en búlgaro) advirtió en tono perentorio que no participaría en sesiones plenarias del Parlamento a menos que éstas se hicieran para votar la dimisión del jefe parlamentario..

Publicado el 21/11/17 12:00

El informe de la CE sobre el Mecanismo de Cooperación y Verificación provoca reacciones diametralmente opuestas entre las fuerzas políticas

El informe más reciente de la CE −que es el décimo séptimo hasta la fecha− sobre el progreso de Bulgaria en el terreno de Justicia e Interior ha desatado el miércoles unas reacciones que ponen de relieve la existencia de discrepancias diametralmente..

Publicado el 16/11/17 13:47