Sobre el alumbramiento de un acertijo

Foto: Liudmil Fotev

Hace poco más de un mes un encuentro casual en la entrada de Radio Nacional de Bulgaria entre el destacado vibrafonista búlgaro Errol Rackipov, asentado desde hace años en Miami donde se desempeña como docente en varias universidades, y uno de los músicos de jazz búlgaros más versátiles, Teodosiy Spasov, originó una improvisación espontánea, con el título “Knock on Word” (Tocar madera). En el Estudio 1 de la emisora pública los dos artistas grabaron un video con su actuación, que luego fue publicado en la página web de dos de los programas que componen Radio Nacional de Bulgaria, Radio Bulgaria incluida.

El video con la improvisación fue visionado por el saxofonista y clarinetista búlgaro Lubomir Gospodinov que reside y trabaja en la capital austriaca Viena. Éste se subió al primer avión con destino a Sofía y llegó a la capital búlgara justo el día en que los dos protagonistas del clip iban a entrar en el estudio para grabar “algo más serio”. Errol, que anteriormente había trabajado con Lubomir, le había sugerido llevar consigo el saxofón, y así se gestó la primera parte del proyecto Acertijo. Algunos días después las reseñas sobre la media hora de música grabada fueron tan halagüeñas que Teodosiy volvió a convocar a los músicos. Las vacaciones quedaron pospuestas, Errol y Lubomir regresaron a Bulgaria, y Lubomir llevaba con su equipaje un clarinete bajo.


Las precisiones en el estudio de grabación fueron breves, los ensayos también. Se concretaron, sólo hasta cierto punto, las tonalidades y los ritmos, las estructuras y la duración. La fantasía del kaval (la flauta pastoril búlgara) se fue decantando por su senda propia tras el murmullo inicial de la marimba. El saxofón soprano, haciendo oposición, se fue derramando en un resplandor solar. El kaval estiraba la música hacia las nubes, los tonos bajos de la marimba echaban anclas en el campo, y así, pasados unos siete minutos, ya quedaba concluida la pieza “Intento de volar”, dedicada al famoso escritor y dramaturgo búlgaro Yordán Radíchkov y basada en su homónima obra teatral.




Los mares van evolucionando bajo los palitos de la marimba pero también gracias a los solos que ejecuta el saxofón. Forma parte del disco del trío la canción del monte Strandzha “Mari Maro”, en español “Ay, moza Mara”. Respecto a su titulo los músicos han hecho gala de cierta creatividad, fruto de la cual es el nombre un tanto españolizado del tema: “Mar y mar-Oh”. Este calambur fue animado por el hecho de que en la mayor parte del año Errol hace música en la cuenca del mar Caribe, y, por otra parte, su solo de la pieza clásica argentina “Alfonsina y el mar” es tan original como entrañable. La solemne parte final del disco lleva a los tres instrumentistas a cumplir con otros ritos, quedando así alumbrado El ofrecimiento del gallo, subtítulo del proyecto Acertijo.

Versión en español por Mijail Mijailov

Publicaciones relacionadas

Errol Rackipov y los sueños desde la distancia

Hace 30 años un entonces joven vibrafonista búlgaro, Errol Rackipov, soñaba con la Universidad de California en Berkeley y la escuela de Gary Burton. Hace pocos días el músico, que descubrió que el vibráfono en que había hecho la maqueta musical..

Actualizado el 14/07/17 15:30
Más en la categoría

Nuevos proyectos del Svilen Noev diferente

Svilen Noev es conocido como líder de la banda “Ostava”, fundada hace 27 años en la ciudad de Gabrovo. Entonces, él y Gueorgui Gueorguiev (guitarra y voz), Boyán Petkov (bajo), Daniel Ivanov (batería) y Alexander Marburg (guitarra) crearon una de las..

Publicado el 10/07/18 13:48

“A to Jazz” 2018 promete descubrimientos y emociones

“Queremos educar a los niños y jóvenes en un mejor ambiente sonoro y emocional, y hacer realidad los sueños de los amantes tradicionales de esta música. Estamos inspirados porque el jazz es la música del momento, de la improvisación, del espíritu libre”,..

Publicado el 06/07/18 12:40

El renacentista de la música y cultura búlgaras

El gran artista búlgaro Filip Kutev es una figura emblemática para la cultura nacional de Bulgaria, y su legado como compositor, reconocido como un clásico, sigue gozando de aprecio y reconocimiento mundial. Nacido en Aytos, estudió en la Escuela..

Publicado el 05/07/18 13:41