Elizabet Jrístova–Lisa pinta cuadros al estilo de Van Gogh en la primera película de animación al óleo

Las pinturas, la vida, las palabras de Vincent van Gogh se apoderan de sus propios mundos hasta punto tal que voluntariamente le siguieron la corriente para percibir su último respiro y su enigmática muerte.

Usando el lenguaje poético del amor, 125 artistas de diferentes países narran, mediante pinturas, el final terrenal de Van Gogh. La artista Elizabet Jrístova–Lisa envía como en broma su currículo cuando por Internet se entera de una producción cinematográfica internacional, y, al ser aprobada para trabajar en el primer largometraje animado creado con pinturas al óleo sobre tela, queda sorprendida.

Снимка

Loving Vincent (Amando a Vincent) es un proyecto internacional a gran escala detrás del que están la artista polaca Dorota Kobiela y el productor británico Hugh Welchman, ganador de un Oscar. Con la ayuda de 120 obras y 800 cartas de Van Gog los dos decidieron recrear la increíble historia del artista y su misteriosa muerte. Primero filmaron a los actores, luego cada cuadro fue transformado en una pintura al óleo de modo que ante los ojos del espectador transcurran doce cuadros pintados a mano por segundo. Los artistas, por su parte, dibujaron durante meses para crear más de 60.000 pinturas al estilo del maestro del pincel holandés. Finalmente consiguieron lograr una obra de arte con gran impacto en el público. La película, cuyo estreno en Bulgaria se espera este otoño, es acogida con entusiasmo a nivel mundial y ya va recolectando premios.

Снимка

СнимкаCon el fin de prepararse para la tarea de pintar al estilo de Van Gogh, Elizabet Jrístova se sometió a capacitación en el estudio en Gdansk (Polonia), visitó galerías donde se exponen obras originales del artista, estudió su biografía. “Van Gogg fue mi vida desde la mañana hasta la noche. Le dediqué un año únicamente a esto”, recuerda Lisa. Durante ese tiempo ha pintado 720 cuadros equivalentes a un minuto de la cinta.

Por un lado, los artistas tenían que mantenerse fieles al trabajo de Van Gogh, y, por otro, a la actuación de los actores –cuenta Elizabet Jrístova– . No debíamos seguir ciegamente las pinceladas sino más bien, a través de sus cuadros, transmitir la emoción y los colores. La película traza los últimos días de la vida de Van Gogh, un período que suscita la curiosidad y plantea preguntas no sólo ante sus contemporáneos, sino también en la actualidad debido a su muerte polémica. Dicen que se ha suicidado pero cuando murió, a causa de una herida de fuego, estaba en la cúspide absoluta como artista y, contrariamente a la idea generalizada de que no había sido reconocido, su obra gozaba de interés. Además, en el año de su muerte pisó suelo parisino donde vendió uno y exhibió diez de sus lienzos. Durante las últimas nueve semanas de su vida pintó 98 cuadros y 120 dibujos bajo la supervisión de su médico Paul Gachet. Según éste, Van Gogh estaba en buena salud mental. Todo ello añade más misterio y tragedia a la forma en que llegó su fin.

La única búlgara en este experimento artístico internacional es nieta del destacado escultor nacional Pétar Doychinov. Dibuja imágenes sensuales de colores brillantes, y sus cuadros rebosan aire. Ha participado en numerosas exposiciones, y algunas pinturas suyas son propiedad de coleccionistas de todo el mundo.

Снимка

Crecí en el seno de una familia de artistas y médicos, y durante mucho tiempo no pude elegir qué camino seguir, el de la medicina o el de la pintura
–dice Elizabet Jrístova– . Ocurrió así qué me gradué en Medicina, luego decidí tomar otro rumbo, y hace ya más de una década que me dedico a la pintura. No dejo de experimentar, sigo intentando cosas nuevas para acabar de concretar mi estilo. Vivo con la idea de no haber hecho nada hasta el momento y que las cosas grandes están por venir. Es un sentimiento que me hace seguir trabajando, y me gustaría que no me dejara hasta el final, porque si algún día me despierto con la idea de haber alcanzado el pináculo de mi carrera eso significaría tirar los pinceles y dedicarme a otra cosa.

Versión en español por Daniela Radíchkova
Fotos: Archivo personal

Más en la categoría

Petya Petrova dibuja en Alemania cuadros iluminados por la luz de Bulgaria

Los 1.600 kilómetros de distancia y los 17 años de vida en el extranjero no han conseguido desvincular a la artista Petya Petrova de sus raíces búlgaras. El amor que siente por todo lo búlgaro se intensifica cada año que pasa. Cuanto más viaja y..

Publicado el 17/09/17 09:10

“¡Olé Festival! Escucha las palabras, siente la música”

El Instituto Cervantes de Sofía organiza “¡Olé Festival! Escucha las palabras, siente la música”, del 20 al 26 de septiembre de 2017 en Sofia Live Club (Palacio Nacional de Cultura).   El evento ofrecerá un panorama de la música hispana y también varios..

Publicado el 13/09/17 13:13

XXXIII edición de las Jornadas de las Artes “Apolonia”

La obra “Ventanas y naranjas” es del joven compositor Petar Kerkelov que la ha escrito especialmente para la XXXIII edición de las Jornadas de las Artes “Apolonia” y es uno de los cinco estrenos musicales del conjunto de cámara Solistas de Sofía con..

Publicado el 05/09/17 15:52