Descubrir la imagen distinta de Sofía

Querida por algunos, odiada por otros, la capital búlgara, Sofía, es hogar de más de 1.300.000 habitantes que procuran hacer de la ciudad un lugar mejor para vivir, haciendo caso omiso de los prejuicios políticos y las disputas sin sentido. Cada sofiota tiene su propio lugar favorito en la ciudad, y para embellecerlo sería más que suficiente limpiarlo. Sí, Sofía tiene muchos problemas sin resolver que se han ido profundizando con los años, pero también no son pocos los buenos ejemplos de cosas beneficiosas para los ciudadanos. El desarrollo, las oportunidades de inversión y la apertura de nuevos puestos de trabajo en diferentes sectores son decisivos para el progreso de una ciudad, y en Sofía este progreso está presente. Es algo en lo que habría que enfatizar y resaltar ante los demás, incluidos los extranjeros. Éstos son cada vez más en Sofía debido a los vuelos regulares de bajo coste desde diferentes partes de Europa. Los boletos de avión económicos, los precios asequibles para los turistas y, sobre todo, la rica historia son como un imán para cada viajero. Es por eso que el Ayuntamiento capitalino invierte muchos fondos en el descubrimiento y exhibición del patrimonio legado por las distintas culturas que se asentaron en Sofía.

Sin embargo, además de pasado, Sofía tiene presente y futuro. Hoy en día, cuando la conexión con el mundo entero está al alcance de todos y la información llega a cualquier parte en cuestión de segundos, los habitantes de la capital búlgara son libres de expresar su opinión sobre diferentes temas, y también cambiar el entorno que los rodea.

En la víspera del Día de Sofía, 17 de septiembre, el concejal municipal Stefan Markov presenta una iniciativa, ideada por él, cuyo objetivo es buscar la opinión de los ciudadanos sobre diversos temas relacionados con la vida en la capital y también los cambios que sugerirían para mejorarla. Stefan Markov ofrece más detalles sobre en qué consiste la iniciativa, que se titula “100 personalidades hablan sobre la capital”.

Todo comenzó con una página en Facebook en que se recopilaban imágenes del entorno urbano y de la gente en Sofía. Unos meses atrás decidí que sería bueno que esto se convierta en un programa en línea, porque hay bastantes temas relacionados con la ciudad, y este sería un lugar donde discutirlos con diferentes personas. Los temas no estarán vinculados únicamente con el Ayuntamiento. Participarán también ciudadanos con una posición activa o una opinión sobre los temas urbanos. Invitaremos también a gente del sector no gubernamental. El programa se emitirá varias veces al mes y abordará temas candentes del día.

Según Stefan Markov, el programa se transmitirá sólo en Facebook porque los usuarios pasan la mayor parte de su tiempo precisamente en esta red social, informándose de todo lo que sucede. La duración del programa será de una media hora y los espectadores podrán hacer preguntas y comentar en el foro debajo del video. La primera edición será el 15 de septiembre.

El 17 de septiembre no siempre ha sido la fiesta de Sofía, se proclamó como tal el 25 de marzo de 1992. Anteriormente, había sido celebrada en dos fechas diferentes. La primera fue el 4 de enero –en esta fecha en 1878, la ciudad fue liberada del opresor otomano– , la segunda fecha fue el 3 de abril, cuando, un año más tarde, en 1879, Sofía fue proclamada capital de Bulgaria. El blasón de la ciudad es obra del artista Jaralampi Tachev y fue creado en el año 1900 con motivo de la participación de Bulgaria en la Exposición Mundial de París. Al principio incluía solamente la corona, que semeja una fortaleza, situada sobre el escudo. Se divide en cuatro campos unidos por un león, símbolo de la continuidad entre la antigua capital del país, Tárnovo, y la nueva. En cada uno de los cuatro campos se pueden apreciar cuatro elementos característicos de Sofía: Santa Sofía, patrona protectora de la ciudad, la iglesia de Santa Sofía, de la que según los historiadores ha tomado su nombre, la montaña Vitosha a cuyos pies se extiende la urbe, y la estatua de Apolo, símbolo de las numerosas termas en Sofía. En 1911 fue agregado el lema de la capital búlgara que es “Crece pero no envejece”, siguiendo el modelo del lema de París, “Fluctuat nec mergitur” (Batida por las olas, pero no hundida). El lema no fue elegido casualmente ya que Sofía es una de las capitales más antiguas de Europa, y todos los pueblos que vivieron en estas tierras han dejado su impronta en la historia de la ciudad.

Versión en español por Daniela Radíchkova
Fotos: Archivo personal
Más en la categoría

La nueva misión en la vida del abogado Martín Petrov: ayudar a niños a ser una parte valiosa de la sociedad

En los últimos años ha aumentado el número de búlgaros que regresan a Bulgaria. A pesar de que la mayoría de casos son simplemente estadísticas, parte de esas personas tienen destinos e historias interesantes que merece la pena contar. Martín..

Publicado el 24/11/17 15:25

Calidoscopio balcánico

Turquía da prioridad a la exclusión de “elementos terroristas” Después de la reunión trilateral en Sochi (Rusia) de los jefes de Estado de Rusia, Turquía e Irán, Vladimir Putin, Recep Erdogan y Hassan Rouhani, respectivamente, el presidente..

Publicado el 23/11/17 14:50

¿Qué tipo de Europa reclaman los jóvenes de Bulgaria?

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, participó en una discusión con alumnos y estudiantes universitarios en la Universidad de Sofía “San Clemente de Ohrid”. La reunión formaba parte de la visita de trabajo a Sofía, del Consejo Directivo del..

Publicado el 23/11/17 13:12