¿Cómo son las propensiones políticas búlgaras de cara al nuevo e inminente pacto de defensa europeo?

El debate “Juntos en la seguridad: el papel de Bulgaria en la defensa común europea” pone de relieve que la adhesión de Bulgaria a la defensa y seguridad europeas comunes no tiene oponente alguno en el seno de las fuerzas políticas en el país
Foto: BGNES

Se espera que el próximo 13 de noviembre los ministros de Defensa y de Exteriores de la UE anuncien en Bruselas si sus respectivos países desean sumarse al proyecto de Cooperación Permanente Estructurada en Defensa, PESCO. En interés de este proyecto Alemania y Francia han dado la espalda a algunas contradicciones tradicionales, y a los acuerdos previos entre esos países probablemente se sumen también Italia y España. Se estima que se muestran propensos a participar no sólo estos cuatro países, sino casi dos tercios, en general, de los Estados miembros de la UE.

En Bulgaria, desde hace varios meses, el tema viene cobrando especial actualidad también por el hecho de que a partir del 1 de enero de 2018 este país asumirá la presidencia rotatoria del Consejo de la UE e inevitablemente deberá ocuparse de este asunto. Se puede decir que el debate interno en torno a la defensa europea colectiva ha avanzado bastante últimamente y que ya han cobrado cuerpo algunas ideas concretas.

Una discusión titulada “Juntos en la seguridad: el papel de Bulgaria en la defensa común europea”, organizada en Sofía el pasado mes de octubre, ha puesto de relieve que a esta etapa no hay en el seno de las fuerzas políticas en el país oponente alguno a la adhesión de Bulgaria a la defensa y seguridad europeas comunes. Según el presidente de Bulgaria, Rumen Radev, −quien es igualmente comandante en jefe de las Fuerzas Armadas− en el mundo actual en el que el resto de agentes globales van desarrollando su poderío militar, la UE no puede seguir apostando únicamente por la “fuerza blanda”. Tras abogar por superar la fragmentación en la defensa europea, Radev ha aducido datos según los cuales, en términos de armamento básico, la UE cuenta con 176 plataformas y 17 tipos de carros de combate, mientras que los EE.UU. sólo disponen de 30 plataformas y de un solo tipo de carro de combate. A consecuencia de este enfoque los Estados europeos pierden, cada año, de 70 a 100 mil millones de euros. Según el jefe de Estado búlgaro, la UE podrá remediar esta situación al estructurar una industria integrada de la defensa, y Bulgaria, como país próximo presidente rotatorio del Consejo de la UE debe no sólo manifestar sus enfoques e intenciones en este terreno, sino que ha de incorporar sus empresas e institutos científicos a la consolidación de las capacidades defensivas europeas. Con esta idea del presidente de Bulgaria se han solidarizado representantes destacados del opositor Partido Socialista Búlgaro. También ha abogado a favor de la integración de la industria de la defensa y de la comunidad académica búlgaras en este proceso el ministro búlgaro de Defensa, Krasimir Karakachanov, si bien ha advertido que se arribará a la creación de estructuras colectivas de defensa si en Bruselas se hable menos de una “Europa a distintas velocidades”.

En los debates sobre el tema ha correspondido un puesto sustancial también a los expertos en defensa. Coincidiendo con el ministro de Defensa se ha opuesto a una eventual defensa europea a dos velocidades, ya que resulta inadmisible que existan diferentes grados en la seguridad para los ciudadanos de diferentes países de la UE. Según los expertos, Bulgaria ha de incorporarse en forma activa a la búsqueda de soluciones eligiendo entre la variante de una participación voluntaria en la defensa europea colectiva −sin asumir una vinculación política o jurídica− y la variante de sincronización de la planificación en el terreno de la defensa y la realización de programas comunes. Con la adopción de la segunda variante, la UE tendría un papel mucho más sustancial en lo concerniente a la seguridad interna y a las reacciones a amenazas como terrorismo o ataques cibernéticos, por lo cual esta variante es la preferida.

Algunos de los expertos consideran que es mejor que Bulgaria se centre en los compromisos vinculados con la OTAN, en vez de que se distraiga con ideas nuevas. Sin embargo, prevalece la concepción de que la OTAN y la responsabilidad conjunta de la UE en el terreno de la defensa no han de ser consideradas como temas en contraposición, sino como una responsabilidad común.

Resulta aún un tanto prematuro decir cómo exactamente las ideas manifestadas hasta ahora en Bulgaria sobre la defensa europea colectiva se insertarán en el debate europeo sobre este tema, pero lo que sí se puede decir es que las propensiones se van encauzando tajantemente a favor de una responsabilidad compartida en la esfera de la seguridad de la Unión Europea.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más en la categoría

El informe de la CE sobre el Mecanismo de Cooperación y Verificación provoca reacciones diametralmente opuestas entre las fuerzas políticas

El informe más reciente de la CE −que es el décimo séptimo hasta la fecha− sobre el progreso de Bulgaria en el terreno de Justicia e Interior ha desatado el miércoles unas reacciones que ponen de relieve la existencia de discrepancias diametralmente..

Publicado el 16/11/17 13:47

“Desembarco” del gobierno búlgaro en Roma

Los observadores políticos en Sofía han registrado en los últimos días una inusitada actividad en los contactos búlgaro-italianos. Los días 9 y 10 de noviembre pasados Ekaterina Zajarieva, viceprimera ministra encargada de la reforma judicial y titular..

Publicado el 15/11/17 13:49

¿Quién necesita de un conflicto con Moscú por la salvación de los judíos búlgaros?

Una anónima inscripción sobre el monumento al Ejército Soviético en Sofía que rezaba “Cien años de ocupación sionista” ha provocado sorpresivamente un nuevo episodio de tensión entre Moscú y Sofía. Un acto vandálico lamentable y condenado en la propia..

Publicado el 07/11/17 13:02