El 24 % de la población carece de asistencia sanitaria, alertan científicos de la Academia Búlgara de Ciencias

Foto: Archivo

Los Presupuestos para 2018 han sido aprobados en primera lectura por el Parlamento. El siguiente paso de los diputados ha sido votar un nuevo ministro de Sanidad. El partido gobernante, GERB, no ha buscado candidato entre los círculos médicos, sino que ha propuesto que ocupe el puesto el financiero Kíril Ananiev. La polémica de si el Ministerio de Sanidad lo debe encabezar un médico o un financiero viene de lejos, y al proponer a un economista como Ministro de Sanidad, el Gobierno ha perdido completamente la confianza en los médicos y teme a los principales administradores médicos.

“La Sanidad en Bulgaria se desmorona”, afirma la profesora asociada Zdravka Tóneva, de la Academia Búlgara de Ciencias (BAN, por sus siglas en búlgaro), basándose en una encuesta a nivel nacional de los últimos tres años. El tema del proyecto, en el que participan diversos científicos (médicos, sociólogos y analistas) es “Salud, calidad de vida y desigualdades”. Los datos recopilados han asombrado literalmente a los médicos del equipo del la Prof. Tóneva. Resulta que una cuarta parte de la población de Bulgaria no tiene acceso a asistencia sanitaria ni de urgencias. La gente de los pueblos no sólo no visita al médico, sino que tampoco compra medicamentos. El problema es que en muchos lugares no hay farmacias, y el transporte a las ciudades es inaccesible para gran parte de los pensionistas. El análisis de la encuesta sobre la sanidad en Bulgaria muestra que el motivo principal de la decadencia del sistema sanitario es la transformación de importantes instituciones sanitarias en empresas comerciales con beneficios. Lo paradójico es que actualmente muchos hospitales contraen deudas y los médicos trabajan ahí durante meses sin recibir su salario.

El estudio de la Academia Búlgara de Ciencias sobre la calidad de vida de los búlgaros, enfocada a través de los problemas en la Salud Pública, empezó en 2014 e incluye 2.340 personas encuestadas de diferentes partes del país. Los datos recopilados dejan patente la tendencia del Gobierno a dejar que sean los propios contribuyentes los que paguen por su propia salud.

Actualmente se está debatiendo la fallida reforma sanitaria. Con ella los médicos y los hospitales se han convertido en empresas comerciales y empiezan a trabajar para obtener beneficios. Las personas de pueblos y ciudades pequeñas son las que están en peor situación. No se puede permitir que un 24 % de la población se quede sin asistencia sanitaria. Los gastos médicos que se pagan del bolsillo de los búlgaros son significativos. Los mayores gastos son los de suministros de consumibles hospitalarios, así como para ambulatorios, rehabilitación y revisiones. Esto lleva a mayores desigualdades sociales entre los búlgaros. En grupos altamente vulnerables, los gastos sanitarios constituyen del 50 al 90 % de sus sueldos o pensiones. Según el análisis de los datos, estas cantidades son catastróficamente altas. En el informe también destacamos otros grupos de personas para las que los gastos de tratamiento son mayores que sus ingresos, y se ven forzados a pedir préstamos para pagar hospitalizaciones, materiales y medicamentos. Lo malo es que la mayoría de los políticos no se interesan por los datos y las investigaciones realizadas por los científicos, y especialmente por los estudios hechos por la sociología, explica la Prof. Tóneva.

La Dra. Tóneva y yo hemos observado estos problemas, los investigamos y los analizamos –comenta el Prof. Bozhidar Yovkov, director de la investigación– . Con la ayuda de este proyecto hemos podido recopilar información empírica sobre el sistema sanitario y la calidad de vida de los búlgaros. Este proceso de mercantilización de la Sanidad es perjudicial para las personas. La Sanidad es uno de los sectores más importantes y problemáticos de la sociedad. Aquí hay muchos intereses económicos, la salud se ha convertido en una mercancía, las ganancias son lo primero y por esto las cosas están en un callejón sin salida. En nuestra investigación sobre el terreno hemos encontrado enormes disparidades entre el coste sanitario para los pacientes en hospitales públicos y privados. El precio de las tasas por los consumibles también es muy alto. Existen fuertes desigualdades entre los habitantes de la capital y los de los pueblos, así como entre los distintos grupos de edad. Los más vulnerables son las personas mayores que dependen de sus pensiones, y a menudo se ven obligados a pedir préstamos para solucionar sus problemas de salud. En general, la situación es pésima, y los problemas no dejan de aumentan con los años.

Versión en español por Marta Ros

Más en la categoría

Inaugurada en Sofía escultura de los hermanos y cerveceros checos Prosek

Frente a la entrada de la Televisión Nacional de Bulgaria, en el lugar donde se ubicaba una de las primeras fábricas de cerveza en este país, ha sido montada una escultura y una placa conmemorativa de los hermanos checos Prosek, Jiří y Theodor –más..

Publicado el 18/11/17 10:10

El envejecimiento de la población podría resultar motor del crecimiento económico en Bulgaria

En el transcurso de los debate públicos en torno al proyecto del Programa Nacional para la seguridad y la salud en el trabajo, años 2018 a 2020, la agencia búlgara de noticias BTA ha hecho públicas las opiniones de destacados expertos sobre los..

Publicado el 17/11/17 13:41

Calidoscopio balcánico

El huracán “Eurídice” causa víctimas en Grecia La isla de Simi, en el mar Egeo, conocida por los turistas como “la Venecia griega”, fue inundada por el huracán “Eurídice”. El puerto se ha hundido en el barro, y los mayores daños los ha..

Publicado el 16/11/17 15:01