El proyecto MyStory of Folklore evoca melodías y ritmos de antaño

Foto: Archivo personal

MyStory of Folklore (en español, Mi historia del folklore) es un nuevo proyecto creado por varios artistas folklóricos y un DJ. Las dos primeras palabras, escritas juntas, son como una reminiscencia que recuerda el vocablo inglés mystery (misterio) con el que el folklore búlgaro se relaciona en el mundo durante decenios. En cierto modo es también una alusión al famoso coro El Misterio de las Voces Búlgaras que se ha convertido en símbolo de nuestra música tradicional. El título es, además, un tributo a los maestros antiguos que han preservado a través de los siglos las tradiciones y los trabajos artesanales.

Pese a todo ello, los artistas que están detrás de este proyecto presentan un enfoque bien diferente, sacando en primer plano otro misterio: el que permite combinar con éxito el folklore con otros estilos y sonidos.

La cantante María Alexándrova aporta más detalles sobre el proyecto:


Empezamos a trabajar activamente en el proyecto en 2016 con Jristina Béleva (intérprete de gadulka) y Ánguel Dimitrov (tambura y guitarra) de la Orquesta de Música Folklórica de la Radio Nacional de Bulgaria, el percusionista Pétar Yordanov del grupo Óratnitsa y Martín Donovski, que se encarga del sonido electrónico.
Por primera vez presentamos este programa en el festival Drum'n'Jazz de Plovdiv pero el estreno oficial está programado para esta tarde en el Sofia Live Club. Estrenaremos, asimismo, el video de una de las canciones del proyecto. La idea de éste último es presentar el folklore búlgaro de una forma que lo acerque al máximo a los jóvenes, hacer que la música sea más adecuada para bailar en los clubes. Procuramos mezclar el folklore búlgaro con el rock, el reggae, con sonidos acústicos y electrónicos; a veces se oyen sonidos orientales... Hay de todo. Llamamos el proyecto My Story of Folklore porque cada uno de nosotros tiene su propia historia relacionada con el folklore. La mía, por ejemplo, es que me decanté por esta música siendo aún una niña. Primero me gradué por la Escuela Nacional de Música Lubomir Pipkov y luego por la Nueva Universidad Búlgara, en la clase de Canto Folklórico de Nelka Petkova. Soy integrante del trío vocal Evridika (Eurídice). Para ese proyecto procuro encontrar canciones que no sean tan populares y que aún no han llegado a ser tan recurrentes. Con mis compañeros nos esforzamos en presentarlos de tal manera que el público sienta los temas como algo cercano, que responda a esta música. Hemos recopilado canciones de diferentes regiones folclóricas como la del Shopluk, las de las montañas Ródope y Pirin, cada una de ellas con sus propios estilos. Intento ajustarme a la forma típica de interpretar los temas, transmitir lo que he aprendido de mis maestros y de la gente mayor.

СнимкаJristina Béleva, la otra participante en este, como también en otros proyectos poco comunes relacionados con el folklore, también comparte su punto de vista.

La música es un espacio infinito. O bien es hermosa, agradable de escuchar, o bien, suena “distante”, sin llegar al público. Somos sinceros en lo que hacemos en este proyecto. Entre nosotros hay una buena energía y creo que todo funciona bien. Es emocionante y muy interesante. Casi todas las piezas presentan la oportunidad de improvisar, y cada uno de nosotros puede desarrollar su tema, su historia; es otra cualidad distintiva de la música, la de ser una narración. Para mí, la música es como terapia porque me ayuda a contar tanto historias alegres, como también tristes. A veces es difícil expresarse con palabras pero la música es un lenguaje que no conoce fronteras, no restringe. Quizás lo más importante sea disfrutar de la compañía de las personas con quienes actuamos. Entonces la inspiración está en todas partes: puede surgir de una buena palabra o de un acorde insólito que lleva el solo de uno por un camino inesperado que ni siquiera sospechabas que se podía tocar de esa manera. Espero que podamos seguir enriqueciéndonos mutuamente a través de la música, y también desarrollar el proyecto.

Versión en español por Daniela Radíchkova

Más en la categoría

La participación búlgara en el Festival de Jazz de Montreux (Japón)

A inicios de noviembre, Vanya Móneva y algunas cantantes del coro que lleva su nombre, participaron en la edición nipona del prestigioso Festival de Jazz de Montreux. Móneva es una de las damas más reconocidas en el arte coral contemporáneo búlgaro, y..

Publicado el 17/11/17 10:44
Boris Petrov

Veladas de jazz a orillas del Danubio

Desde hoy, 16 de noviembre, en el marco de tres veladas, la hermosa ciudad danubiana de Ruse, en el noreste de Bulgaria, será anfitriona de la 42ª edición del Festival de Jazz de Ruse, el más antiguo foro búlgaro dedicado al jazz creado en 1978 por el..

Publicado el 16/11/17 14:22

El grupo Ajat celebra su 30º aniversario con una gira nacional

En noviembre los dinosaurios del rock de Ajat celebran con una gira nacional tres décadas de la creación de la banda. Blagoevgrad, Burgás, Varna, Ruse y Veliko Tárnovo son las ciudades incluidas en aquélla, donde los fans pueden ver y escuchar a sus..

Publicado el 13/11/17 12:33