En la noche anterior a Epifanía, el agua se queda quieta por un instante para purificarse

Ya hemos dejado atrás las ruidosas fiestas de despedida del año viejo, pero los ánimos festivos no se han apaciguado todavía, pues estamos por celebrar una de las fechas más señaladas al comienzo de cada año: la Epifanía, o sea, el día en que Jesús toma una presencia humana en la tierra. En Bulgaria, sin embargo, el 6 de enero no se celebra como Día de los Reyes Magos, pues los regalos los ha traído ya Papá Noel, Santa Claus, San Nicolás, el Viejo Pascuero o como se llame el abuelito bonachón que trae regalos a los niños, en Navidad o en Nochevieja. La Iglesia Cristiana Oriental conmemora el 6 de enero como día del bautismo de Jesucristo en el río Jordán. Según los teólogos, al recibir el bautismo en manos de San Juan Bautista, Jesucristo se identificó con toda la humanidad, cargando con los pecados de todos los hombres de la tierra.


Antaño esta festividad se llamaba por estos lares Voditsi, vocablo derivado de voda, la palabra búlgara por agua, y la tradición dictaba rociar con agua bendita cada hogar para ahuyentar las fuerzas impuras y traer salud a la casa. Cada miembro de la familia se lavaba la cara y las manos con agua fresca, traída adrede de un manantial, o con agua bendita traída de la iglesia. También tenía que beber sin falta un sorbo de ella. Hay que agregar que los cristianos sienten gran veneración por el agua bendita de Epifanía y consideran que es una de las armas más poderosas de lucha contra el Mal. Ese día se llevaban al río, para ser lavados, el icono del altar familiar y el incensario en el que se quemó el incienso durante las festividades precedentes.

Снимка

Pero antes de ello se practicaba un ritual aún más importante: el lanzamiento de la cruz, una costumbre ancestral que se mantiene hasta hoy en toda Bulgaria y en la que participan jóvenes y viejos: una procesión solemne, formada por todos los miembros de la comunidad respectiva, se dirige al río.

Снимка

El sacerdote tira la cruz en las aguas para santificarlas y todos quienes tengan valor para hacerlo (recuerden que en estas latitudes estamos en pleno invierno con temperaturas bajo cero, así que ya se imaginan lo que es saltar al agua), todos quienes tengan valor, pues, para hacerlo, se lanzan al agua, compitiendo entre sí para sacar la cruz. Según la creencia, quien logre sacarla a la superficie, gozaría de férrea salud durante todo el año. Y más: si la cruz se congela, el año será próspero y fecundo…

Снимка

Se rociaba con agua bendita también a los enfermos y, desde luego, a todos quienes tenían su onomástica ese día, o sea, todos los que llevan el nombre de Yordan o Yordanka, o algún nombre derivado o relacionado con el agua, como son, por ejemplo, Rosá (o sea Rocío) o Bistra (es decir agua cristalina), etc.

La tradición búlgara exigía que en la víspera de Epifanía o de Yordanovden, como decimos por aquí, se sirviera la tercera cena incensada. A los manjares sin carne se agregaban las nueces, el trigo crudo y el resto de la vela que había quedado de las dos anteriores cenas incensadas, en Nochebuena y en Nochevieja. Se creía que a la medianoche el cielo se abría, todo se iluminaba y los animales comenzaban a hablar con voz humana. Entonces uno puede desearse cualquier cosa y su deseo se hará realidad si consigue ver cómo se abre el cielo.

Снимка

Hoy, además del lanzamiento ritual de la cruz al agua, el 6 de enero suele hacerse también la consagración de las banderas militares y de las tropas.

Recopilación por Katia Dimanova
Fotos: BGNES

Más en la categoría

Uno de los primeros vuelos de combate en el mundo fue efectuado por búlgaros

¿Sabían Vds. que uno de los primeros vuelos de combate en el mundo había sido efectuado por búlgaros? Su historia se encuentra en el panteón de la gloria combativa búlgara e impresionó a toda Europa, ya que hasta el año 1912 había sido únicamente Italia..

Publicado el 16/10/18 13:26

El 14 de octubre veneramos a santa Paraskeva (Petka) de Tarnovo

Santa Paraskeva es una de las beatas más amadas y veneradas no sólo en Bulgaria, sino también en todo el mundo ortodoxo. Santa Petka, también llamada Petka de Bulgaria nació en la ciudad de Epibatos de la antigua Tracia en el s. XI. Lleva una vida de..

Publicado el 14/10/18 08:35

El Seminario Sacerdotal de Sofía celebra su 115 aniversario

El Seminario Sacerdotal de la capital de Bulgaria celebra el 115 aniversario de su creación. El Seminario, construido en 1903 sobre un solar donado por el Ayuntamiento de Sofía, es continuador de la obra de la Escuela de Teología de la ciudad de..

Publicado el 13/10/18 09:05