Decenas de personas cobijan en sus hogares a cigüeñas casi heladas salvándolas de una muerte segura

Foto: segabg.com (Nezabravka Kirova-Hristova)

Safet Halid de la aldea de Zaritsa, en la región nororiental de Silistra, ha cobijado en su casa a cinco cigüeñas a punto de helarse, y su ejemplo fue imitado por decenas de otras personas quienes rescataron a muchas más de estas aves colocándolas al lado de sus estufas e incluso poniéndolas sobre sus camas. Por primera vez desde hacía mucho tiempo el bien que hicieron dio la vuelta al país y se convirtió en la noticia de primera plana.

El doctor Rusko Petrov se puso al camino de madrugada para recorrer más de une veintena de localidades en las que gente misericordiosa había cobijado a cigüeñas en sus casas. A eso del mediodía el veterinario ya camina por la carretera nevada hacia el pueblo de Zaritsa, acompañado por otro colega suyo del centro de Rescate de Animales Salvajes de la asociación “Balcanes verdes”, en Stara Zagora.

Foto: kmeta.bgHa logrado ya visitar varias aldeas y dice: Estamos ahora en el municipio de Dúlovo donde hemos localizado 22 cigüeñas. Sólo una de ella está muy endeble y la transportaremos a nuestro centro de rescate en un vehículo especializado, dice Rusko Petrov, gerente operativo de ese centro. Estuvimos anteriormente en la región de Shumen en la que junto con colegas nuestros de las ciudades de Shumen y Ruse recorrimos las aldeas de Kliment y Naum. Encontramos allá un total de 21 cigüeñas: 19 se encontraban en buen estado, y había dos con las alas rotas. Nos trasladamos luego a la aldea de Branichevo donde vimos 14 cigüeñas en estado satisfactorio.

La gente ha cobijado a las cigüeñas en sus hogares con mucha cordialidad y no dejan de dar vueltas alrededor de las aves. Según el médico veterinario, este ajetreo desmesurado atemoriza a las aves pues son unos animales salvajes y no están acostumbradas a una presencia humana tan íntima.


Les hemos aconsejado a la mayoría de esas personas a que instalen a las cigüeñas en un local en que no entren continuamente seres humanos, dice el doctor Petrov. Por esto procuramos sacar al grueso de las aves de las casas de la gente y reunirlas en uno o dos lugares en las aldeas, principalmente en las alcaldías. Es bueno que se encarguen de las cigüeñas los alcaldes o tenientes de alcaldes y que sólo una persona entre en esos recintos una vez al día para llevarles comida y agua. El propio doctor va con un cargamento de 420 kilos de pescado y en cada localidad, en función del número de las aves, va dejando la cantidad que les baste por una semana, justo para el momento en que mejoren las condiciones atmosféricas y las cigüeñas puedan alzar el vuelo.

El doctor Rusko Petrov comenta que cada año en esta época en el noreste de Bulgaria se producen nevadas y las cigüeñas se han acostumbrado a sobrevivir en las condiciones crudas. En esta ocasión el problema lo han generado las heladas que se han producido en las zonas de Dúlovo, Silistra, Ruse y Shumen por las que las aves necesitan de asistencia para quedarse varios días en recintos calientes, ser alimentadas y , después, soltarlas. Si no hubiera habido una intervención humana probablemente algunas de las cigüeñas no habrían sobrevivido.

Sin embargo, no son las cigüeñas los únicos animales en tales apuros. El centro de rescate de Stara Zagora se encuentra desbordado de pacientes que necesitan asistencia médica y calor. Hay allá más de 250 buitres, pelícanos, búhos chicos, búhos velados, cornejas, grullas, busardos ratoneros. Sólo en los tres últimos días ha habido más de 300 llamadas a los teléfonos de urgencia del centro informando de cigüeñas en situación de desastre.

Los colegas de la ciudad de Ruse han hecho una labor óptima y muy competente, ya que han atendido a todas las llamadas y se han trasladado al lugar de los hechos, dice el doctor Rusko Petrov para dar el mentís a comentarios críticos en Internet contra las ONGs y los órganos del estado. Estos colegas siempre mantienen contacto con nosotros, reaccionan a cada llamada que hacemos, orientan a la gente de qué hacer para que los animales se sientan bien en sus hogares. Si todos los ciudadanos pretendemos de veras que exista una diversidad biológica, todos los habitantes de este país deberán contribuir a ello, y no sólo apostar por la participación de las ONGs y las Inspectorías Regionales de Medio Ambiente y Aguas.

Las personas que han cobijado a las cigüeñas en sus hogares atendiéndolas como si fueran hijos suyos esperan que las aves aniden en lo alto de las chimeneas de sus casas. No obstante ello, no deben tachar a las aves de ingratas, caso de que, con todo, levanten el vuelo. Es que las cigüeñas necesitan del hábitat más favorable para ellas en el que cuidar de sus críos.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más en la categoría

Decir la verdad, un objetivo importante ante los medios informativos públicos

La financiación insuficiente, la evolución digital y el compromiso del auditorio joven forman los desafíos que afrontan todos los medios informativos públicos en el Sudeste de Europa. Ha trascendido lo anterior durante un foro, organizado por Radio..

Publicado el 21/05/18 14:38

Calidoscopio balcánico

El presidente de Turquía ha organizado una concentración preelectoral en Sarajevo RecepTayyip Etdogan, presidente de Turquía ha pronunciado en Sarajevo un discurso preelectoral ante miles de ciudadanos turcos que habían arribado para escucharlo..

Publicado el 21/05/18 11:54

Los búlgaros abandonan el hogar familiar a los 29 años, según Eurostat

Los jóvenes búlgaros en edad laboral (25-34 años) abandonan el nido a los 29 años de media, según muestran datos de un análisis de Eurostat sobre tendencias demográficas en la UE en 2017. Según ese indicador, Bulgaria se sitúa entre los 10 países de la..

Publicado el 20/05/18 10:10