El Renacimiento búlgaro: del icono al retrato secular

San Lucas presentando el icono de la Virgen del iconógrafo Damaskin de Elena; Retrato de una niña de Nikolay Pavlovich

La mano inspirada por Diosdel maestro desconocido que en 1259 pintó la iglesia de Boyana recreó las caras de los santos como si su luz brillara y terminara con la oscuridad medieval. Y si Bulgaria no hubiera caído bajo el dominio otomano, probablemente hoy se podría enorgullecer de que en el siglo XIII, en los muros de una iglesia suya hubiera nacido el Renacimiento europeo.

La Virgen con el Niño del iconógrafo Damaskin de Elena; San Espiridón con la Biblia de Alexandar Zograf de Yambol


















La época del Renacimiento búlgaro combina dos tendencias históricas esenciales: resurgimiento espiritual en el espíritu del Renacimiento europeo y desarrollo económico y socio-político del Estado búlgaro, que empezaba a levantar cabeza aún bajo el dominio del Imperio Otomano. El Renacimiento búlgaro, narrado en los lienzos de los iconógrafos y los famosos pintores, ilumina hoy las salas de la Galería Nacional de Sofía. A pesar de haberse retrasado debido al dominio otomano, durante siglos su arte ha encarnado el espíritu del pueblo búlgaro en su lucha por la independencia nacional y la exaltación espiritual en los siglos XVIII y XIX.

Jesucristo de Stanislav Dospevski; Retrato de una niña de Zajari Zograf
















No debemos sufrir por habernos retrasado, porque tenemos un Renacimiento maravilloso que está cerca de nosotros, y así podemos entenderlo mejor
, dice la curadora de la exposición, Doroteya Sokova. Esa época era muy exquisita y estética, desde adoquines, aleros, casas y sus ricos interiores y ropa, hasta el arte y las iglesias. En general, poder renacer y levantarte en todas direcciones es digno de respeto; por eso debemos valorar y apreciar ese período, con su característica ingenuidad que le aporta un color y aroma especial.


Retrato de una dama de Jristo Stanchev; El Tránsito de María de Jristo Tsokev














A mediados del siglo XVIII empezaron a formarse en el Monte Athos (Grecia) los fundadores de las escuelas de familias iconográficas de Tryavna, Bansko y Samokov. Una vez dominaron la técnica, empezaron a transmitir sus conocimientos y su experiencia a sus propios aprendices, y juntos pintaron iglesias y monasterios. La construcción de nuevos templos y la restauración de los antiguos también contribuyeron a expandir el gremio de los iconógrafos. Así, el arte de la pintura de iconos se convertiría en una artesanía próspera y los pintores de iconos crearían obras maestras.

La Virgen María de Stanislav Dospevski; San Trifón de Zajari Zograf; La Virgen con el Niño de Petar DimitrovEn la exposición mostramos a casi todos los iconógrafos relevantes: Yoanikyi Papavitanov, Papavitan hijo (hay otra generación) y Simeon Tsonyuv, de Tryavna, y algunos representantes de la escuela del siglo XVIII con su características formas primitivas, cuenta Doroteya Sokova.

Consejo de los Arcángeles de Ioanikii papa Vitanov; La Virgen con el Niño de papa Vitan de Triavna













Después vienen los grandes iconógrafos de Samokov: Jristo Dimitrov y sus hijos Dimitri y Zajari Zograf (este último, el reformador más importante). El último representante de la escuela es Stanislav Dospevski, hijo de Dimitar Zograf. Estudió en la academia de San Petersburgo y ahí logró implementar la búsqueda de varias generaciones de iconógrafos. En la exposición también se presentan destacados iconógrafos de la ciudad de Elena
.

Retratos de Jristiania Zografska de Zajari Zograf y Stanislav Dospevski
De la escuela de Tryavna salieron también algunos de los artistas seculares tempranos educados en academias europeas, gracias a generosos patrocinios de búlgaros adinerados. Entre ellos se encuentra Ivan Dimitrov, alumno becado de la “Ecole des beaux-arts” de París.

Retrato de Domnika Lambreva de Stanislav Dospevsk; Retrato infantil de Iván Dimitrov
Los primeros en partir fueron Stanislav Dospevski (a San Petersburgo) y Nikolay Pavlovich (a Viena y Munich), que regresaron a mediados del siglo XIX, añade la curadora de la exposición. Pintaban principalmente retratos de grandes personalidades de la época y de sus familiares. Dimitar Dobrovich estudió en Roma, donde pintó totalmente al estilo occidental. Y Jristo Tsokev se formó en Moscú en “Peredvizhniki”, una escuela realсsta rusa que organizaba exposiciones itinerantes. La exposición incluye también a Konstantin Velichkov, una gran figura que contribuyó en gran medida a la creación de la Academia de Arte de Bulgaria. Estudió iconografía en Florencia, y durante mucho tiempo se dedicó solo a pintar. Además de ello, también es autor de “Cartas desde Roma”, la primera obra sobre historia común del arte en Bulgaria”.

Retrato de Evgueni Bulgaris de Dimitar Dobrovich; Retrato de Mariika Vidinlieva de Jristo Tsokev
Los artistas seculares búlgaros han legado una rica galería de retratos de personalidades distinguidas, incluyendo el héroe nacional Vasil Levski. Recrean eventos históricos, pero también han pintado iconos, combinando la tradición de las habilidades paternas con los principios de la iconografía europea.

Versión en español por Marta Ros

Más en la categoría

El Ayuntamiento de Sofía fomentará el arte moderno con la ayuda de un nuevo programa

El flamante programa “Al aire libre” que forma parte de la estrategia “Sofía, capital de la creatividad” aportará a la exhibición en los espacios públicos de obras artísticas, informan desde el Ayuntamiento de Sofía. A partir del año 2019 se respaldará..

Publicado el 16/08/18 12:05

Mario Zhekov, el artista que se inspiró en el elemento del mar

El pintor trasladaba su estudio a la orilla del mar donde captaba el estado de ánimo del elemento del agua y el juego del sol sobre su faz de espejo, y seguía la luz que las olas hacían girar en una danza que equilibraba su alma en armonía con la..

Publicado el 11/08/18 08:00
Boyan Radev

Exposición en “El Palacio”: obras maestras y espíritu olímpico búlgaros

Una muestra importante e impresionante ha sido inaugurada en “El Palacio” de la Pinacoteca Nacional. Se trata , en efecto, del primer palacio de los príncipes de Bulgaria Alexander Battenberg y Fernando, tras la liberación de Bulgaria del dominio..

Publicado el 10/08/18 11:32