Los científicos ayudarán a las pequeñas empresas con sus conocimientos de plantas medicinales

Foto: capital.bg

La ciencia tiende una mano a las pequeñas empresas en Bulgaria mediante un ambicioso proyecto para el uso sostenible de plantas medicinales y aromáticas, que abundan en el país. Con ayuda de fondos europeos se establecerá un Centro de Competencia en Bulgaria en el que colaborarán diversas instituciones científicas y educativas, entre las cuales están el Instituto de Química Orgánica de la Academia Búlgara de las Ciencias, la Universidad de Sofía “San Clemente de Ojrid” y un complejo de investigación holandés.

Bulgaria se encuentra en uno de los primeros puestos en Europa en biodiversidad vegetal. Desafortunadamente, sin embargo, el país exporta la mayoría de sus recursos naturales medicinales como materia prima, penalizando así la economía. Por ello los científicos se han propuesto crear condiciones que estimulen el procesamiento de plantas medicinales y aromáticas en Bulgaria con ayuda de pequeñas empresas. Resulta que de la llamada biomasa residual se pueden extraer sustancias útiles que se pueden añadir a productos cosméticos, médicos y alimenticios. De 4.000 tipos de hierbas y otras plantas búlgaras, 700 tienen potencial de aplicación en ese sentido.

СнимкаContamos con numerosas plantas medicinales y aromáticas, que en gran medida ya se usan, explica el Prof. Vladimir Dimitrov, del Instituto de Química Orgánica de la Academia Búlgara de las Ciencias, director del proyecto. El objetivo es extraer los componentes activos de acción biológica que puedan tener un efecto preventivo en el organismo humano y mejorar la calida de vida, así como crear mediante nuevas tecnologías prototipos de productos determinados, y ofrecérselos a pequeñas empresas búlgaras. Actualmente los aceites esenciales a base de rosa, lavanda, melisa, manzanilla, etc., principalmente se exportan, y su masa residual no se aprovecha. Por eso nos impusimos la tarea de utilizar precisamente esa biomasa residual, porque en ella hay muchos componentes activos.

Así, a partir del residuo, tras la destilación del aceite de rosa se pueden aislar sustancias valiosas.

En el material residual que queda después de la destilación del aceite de rosa hay compuestos con una alta actividad biológica y antioxidante que se pueden utilizar en cosmética medicinal y en algunos preparados medicinales, explica el químico. Después de extraer el aceite esencial de la melisa, aún quedan muchas sustancias valiosas, por ejemplo ácido rosmarínico. Y si se desarrolla tecnología para extraer estos componentes, se obtendrá un producto con alto valor añadido que se podrá incluir en suplementos nutricionales y en otros preparados medicinales. Los residuos del aceite de lavanda tras la destilación se pueden utilizar en alimentos funcionales, ya que tienen un efecto medicinal y generalmente se usan en prevención.

Según el Prof. Vladimir Dimitrov, el proyecto mejorará la calidad de vida de la población local, no solo a través de la creación de productos sanitarios innovadores, sino también de nuevos puestos de trabajo.

El potencial es elevado, afirma el científico. Por ahora el procesamiento de plantas medicinales y aromáticas es muy escaso. Nosotros exportamos principalmente la materia prima, unas 17.000 toneladas de hierbas anuales. Pero con el procesamiento que tenemos previsto habrá nuevas posibilidades y mercados para nuestras plantas medicinales. Nuestro deseo es llegar a un prototipo de producto con el que las pequeñas empresas tanteen el mercado, sobre todo en el extranjero, y si hay interés, que inviertan.

El proyecto de tres años “Recuperación sostenible de recursos biológicos y residuos de plantas medicinales y aromáticas” tiene un valor de 24 millones de levas (12 millones de euros), el 85 % del cual viene del programa europeo “Ciencia y Educación para un crecimiento inteligente”. La primera tarea es adquirir nuevos equipos para los laboratorios con parte de los fondos, ya que los científicos no cuentan precisamente con los aparatos más modernos.

Versión en español por Marta Ros

Más en la categoría

Adelina Banakieva: “Es hora de que la sociedad civil tome el control de las instituciones sociales en Bulgaria”

A Adelina Banakieva la llaman “mujer-causa”, y con razón. Es la persona que viene a ayudar de inmediato cuando hay un niño necesitado que no tiene zapatos para ir al colegio o que vive en un coche viejo en la calle. A pesar de que nuestra sociedad..

Publicado el 16/06/18 09:15

El “Círculo del aguardiente”, o lo que (no) sabemos sobre el aguardiente

El aguardiente es una bebida espirituosa tradicionalmente fuerte producida por la destilación de frutas en fermentación y la cual está siendo considerada como nacional en Bulgaria y otros países balcánicos. Sin embargo, ¿saben los búlgaros cómo combinar..

Publicado el 15/06/18 13:37

La batalla que una joven búlgara libra por salvar a animales salvajes

“¿Y a este cervatillo, quieres comprarlo también? Te lo doy por sólo dos euros con 50 céntimos”. Tan inesperada oferta recibió un hombre que fue al mercado a comprar hongos. El hombre extendió su mano hacia la bolsa de plástico y, al abrirla, vio..

Publicado el 14/06/18 15:14