Escuelas dominicales y acceso más fácil a la nacionalidad búlgara piden nuestros compatriotas de los Balcanes Occidentales

Por:
Foto: BGNES

Las comunidades búlgaras en Serbia, Macedonia, Albania y Kosovo tendrían que haberse incluido más activamente en los debates que se desarrollaron antes de la cumbre de los Balcanes Occidentales del pasado 17 de mayo. Ellos conocen la situación y los problemas en estos países y pueden proporcionar mucha información, ya que son el nexo natural entre Bulgaria y los gobiernos de los Balcanes Occidentales –declaró la vicepresidenta de Bulgaria, Iliana Yotova, en una conferencia en Sofía dedicada a las comunidades búlgaras como factor clave en el proceso de adhesión a la UE de los Balcanes Occidentales–. El viceprimer ministro, Valeri Simeonov, resaltó que la política de incorporación de la zona a la familia europea se seguirá aplicando también por Austria, Rumanía, Finlandia y Croacia, porque la Presidencia búlgara del Consejo de la Unión Europa logró renovar el tema en el orden del día de la Unión. Él agregó que es de importancia clave para la zona mejorar el clima inversionista, lo que depende tanto de la estabilidad y la previsión de la economía como también de los compromisos concretos de los países para crear un partenariado económico operativo basado en la buena vecindad. En la conferencia tomaron parte también representantes de las minorías búlgaras en Albania, Serbia, Macedonia y Kosovo, los que expusieron problemas que tienen que afrontar las comunidades búlgaras en estos países. El presidente de la Agencia Estatal para los Búlgaros en el Extranjero, Petar Jaralampiev, puso especial atención en la situación en Kosovo y Serbia, donde los búlgaros desde muchos años luchan por ser ciudadanos de pleno derecho de los dos Estados.


Una de las organizaciones de los búlgaros en Kosovo ha depositado en el Parlamento kosovar más de 500 firmas para que se reconozca la minoría nacional búlgara. Nuestros compatriotas quieren ser reconocidos como muchas otras minorías, por ejemplo, como los montenegrinos, los croatas y los bosnios para poder aprovechar todas las posibilidades de desarrollo que el país ofrece. Los búlgaros pueden ser un capital muy importante para la más rápida integración de Kosovo a los procesos europeos. En Serbia, sin embargo, la minoría búlgara está reconocida y la cooperación entre los dos países se refuerza, pero allí también hay problemas,
constata Jaralampiev.

Esta opinión suya fue apoyada también por el presidente del Centro Cultural e Informativo en Bosilegrad, Iván Nikolov, quien declaró que los procesos que transcurren en esa ciudad condenan a la población búlgara a la desaparición. Él expresó estar preocupado porque nuestros compatriotas allí serán la primera minoría que desaparecerá del mapa étnico de Europa y serán responsables de esto tanto Serbia como Bulgaria. Según Nikolov este proceso ya está en marcha.

Tenemos una población que está envejeciendo y muy poca gente trabaja. Nuestra economía está destruida y no existe desde al año 2001. Lo mismo ocurrió con la agricultura, ni hablar de la educación y el estudio del idioma búlgaro.

Otro problema serio de los búlgaros en Serbia es que los niños recién nacidos se registran con nombres según el modelo serbio. Alexandar Dimitrov de la Asociación “Glas” (voz) de Bosilegrad propuso que Bulgaria pida consejo de otros países europeos en cuanto a las políticas que aplican a las minorías que se encuentran en otros países. Como buen ejemplo fue señalada Hungría, la que hace dos años dio su apoyo a la minoría en Voivodina destinando 160 millones de euros para la pequeña empresa.

Problema común y duradero para las minorías búlgaras en Serbia, Albania, Kosovo y Macedonia, sin embargo, siguen siendo el difícil procedimiento para recibir nacionalidad búlgara y también la imposibilidad de que los hijos de matrimonios mixtos vayan a las escuelas de fin de semana. La causa es trivial –semejantes escuelas no existen en los países arriba enumerados y además es a propósito con el fin de que los búlgaros sean asimilados y que se olviden de su familia, de su patria, y de su origen. Una excepción es Macedonia porque en Skopje a principios de este año fue inaugurada la primera escuela dominical búlgara que guardará la conciencia búlgara en el futuro.

Versión en español por Ludmila Sávova

Más en la categoría

Caridad Yamira Cueto Milián, la Embajadora cubana en Sofía: La primera tarea que traigo, es promover la amistad y el entendimiento

En la oficina de la Unión de Periodistas Búlgaros con el apoyo de la Asociación de Amistad Bulgaria-Cuba tuvo lugar una reunión de la Embajadora cubana en Sofía, Caridad Yamira Cueto Milián, con periodistas y amigos de Cuba en nuestro país. La reunión..

Publicado el 17/01/19 11:01
Снимки: БТА и БГНЕС

El problema con la etnia gitana en Bulgaria sigue abierto

Durante los últimos días, a las disensiones en torno a la construcción de carreteras, la compra de nuevos aviones de combate para las FF.AA. nacionales, etc., se sumó, una vez más, un escándalo relacionado con la etnia gitana. Una vez más, en..

Publicado el 16/01/19 14:16

Caballos: un sueño de infancia cumplido de Mustafá Suleimán

Mustafá Suleimán, del pueblo de Zagoriche, en la provincia de Shumen (al noreste de Bulgaria), es un granjero que trabaja desde hace años 800 hectáreas de tierra. Cultiva principalmente trigo, cebada, maíz, girasol, alfalfa y avena, y cría..

Publicado el 16/01/19 13:28