Un taller para tejer y bordar lleva entusiastas al pueblo de Manastir

Los guardianes entusiastas de los símbolos búlgaros se embarcarán en un viaje al pasado para fusionarse con las tradiciones y crear cosas con sus propias manos tal y como se hacía durante generaciones. En el pueblo de Manastir, en los montes Ródope, aprenderán el oficio de lugareños experimentados y volverán a la época en la que prosperó, con ayuda del dialecto y las tradiciones locales y las canciones y recetas auténticas.

Снимка

“Dos manos, un corazón” es un taller de tejidos que a mediados de agosto aceptará a los mayores entusiastas de las alfombras, mantas y tejidos tradicionales de los Ródope, para aprender a tejer y bordar de los mejores maestros del pueblo. Los participantes explorarán todo el proceso, desde el cardado e hilado hasta la confección de zapatillas bordadas, y en su tiempo libre conocerán las costumbres locales y podrán cantar canciones auténticas con el grupo folclórico local.

Снимка

Los artífices de este proyecto son la asociación “Nishan” y el centro cultural local “Jristo Botev 1929”. En otras palabras, dos jóvenes que se casaron al estilo tradicional búlgaro y han decidido involucrar a más personas en la experiencia de las costumbres y tradiciones nacionales para intentar preservarlas.

Снимка

Todo empezó cuando hace algunos años me apunté a un curso de baile folclórico, y paulatinamente me fue pareciendo más interesante,
recuerda Reneta Gueorgieva. Ante todo tenía curiosidad por vestir el traje, y después me empecé a sentir atraída por las tradiciones de las diversas regiones. Así, poco a poco decidimos casarnos al estilo tradicional. Conocí a mi marido cuando ambos estudiábamos las tradiciones precisamente en el pueblo de Manastir. Y tras decidir que así sería nuestra boda, empezamos a investigar diversas costumbres. Al final la boda resultó muy emotiva y los invitados quedaron realmente impresionados, no solo por lo colorido y bonito que fue, sino más bien por haberlo sentido. Eso fue precisamente lo que nos llevó a crear la asociación, para ofrecer a la gente la posibilidad de experimentar las costumbres a través de la organización de bodas, proyectos, talleres y proyecciones cinematográficas tradicionales.

Снимка

Mucha gente mira al pasado porque cada vez hay más distancia entre la generación de sus padres y la de sus abuelos, y el recuerdo de las tradiciones se va desvaneciendo. Pero nosotros nos hemos propuesto buscar nuestras raíces, y por eso podemos volvernos hacia ellas en uno de los momentos más importantes de nuestra vida, opina Reneta Gueorgieva. Esta es la razón por la que últimamente vemos a menudo gente vistiendo trajes tradicionales celebrando en amplios claros bodas de sus seres queridos, repitiendo rituales de hace siglos.

Снимка

La chica va cubierta por un velo rojo, ya que en ese momento de transición (ni doncella ni mujer) está expuesta a peligros,
cuenta Reneta Gueorgieva. Por eso se oculta tras el velo. Normalmente, en el lado de la novia todo es más triste, ya que su familia se separa de ella, mientras que entre los familiares del novio hay principalmente momentos felices y divertidos. Por ejemplo, cuando el novio y sus padres van a recoger a la novia a su casa, él no debe pagar un rescate económico, sino que debe superar al menos tres pruebas para demostrar que es digno de ella.

Снимка

Últimamente es moderno vestir un traje tradicional búlgaro, agitar la bandera del país y declararse patriota. Incluso nuestros políticos llevan cada vez más a menudo “poturi”, “tsarvuli” y “kalpak” (pantalones, zapatos y gorras tradicionales). Sin embargo, ¿dónde está el límite más allá del cual nuestra vuelta a las tradiciones como tributo a nuestra historia y nuestro pasado común se convierte en una horterada? Según Reneta Gueorgieva, eso depende de cómo te comportas, no de cómo vistes. “Los pantalones tradicionales y la bandera nacional solo te convierten en una persona tradicional si tu comportamiento es apropiado. Todo depende de la personalidad,
opina.

Versión en español por Marta Ros
Fotos: Archivo personal

Más en la categoría

Simon Leunbach: "Desde que empecé a tocar el kaval me enamoré de Bulgaria, y los búlgaros y la música popular búlgara son parte de mi vida"

Es como si hubiera emprendido un largo y hermoso viaje que nunca quisiera terminar : estas son las palabras del danés Simon Leunbach, quien está agradecido a su maestro, el famoso intérprete de kaval Stoyan Velichkov. Por casualidad dio con un disco de..

Publicado el 04/11/18 09:05

En vísperas del II Concurso Nacional “Guardianes de lo búlgaro”

El joven Kostadin Mijailov ha hecho realidad sus sueños de llegar a ser no sólo un magistral cantante de la región de Strandzha, en el sureste de Bulgaria. Después de estudiar en la escuela infantil “Nestinarche”, dirigido por la conocida cantante..

Publicado el 02/11/18 14:04

Los vecinos de Draguinovo respetan y popularizan con cariño las rancias tradiciones locales

Por el número de sus habitantes Draguinovo ocupa el cuarto puesto entre las aldeas de Bulgaria. Este pueblo se encuentra situado en la porción occidental del Monte Ródope, en proximidad a la ciudad de Velingrad. En el pasado se le conocía por el nombre..

Publicado el 12/10/18 12:56