La profesora Penka Anguelova: “No es cierto que no tengamos un escritor de Nobel”

Elias Canetti conservó sus experiencias de la infancia en su Ruschuk natal (actual Ruse) como en un cofre del tesoro, para dispersarlas donde le llevaran las tormentas de su vida y llenarlas de aún más sensaciones, ideas y sabiduría. Por eso sus palabras “Todo lo que experimenté le pasó más tarde a Ruschuk” se convertirían en una síntesis que concebiría toda su experiencia de vida y herencia para las personas que irán y vendrán.

La Sociedad Internacional “Elias Canetti” ha celebrado su 25 aniversario con una exposición en una sala de la agencia estatal “Archivos” que revela momentos conmemorativos de la vida y obra de Elias Canetti. La organización trabaja para promover su obra mediante la publicación de sus libros, la organización de un festival literario, de concursos creativos y foros internacionales.

Снимка

Nacido en 1905 en el seno de una familia judía sefardí, el premio Nobel pasó sus primeros seis años en la ciudad de Ruse (antigua Ruschuk), y su infancia tendría un impacto en su futura visión del mundo.

СнимкаEn 1911, la familia se trasladó a Manchester, y un año más tarde, después de la muerte del padre, a Zurich y Viena, dice la profesora Penka Anguelova, fundadora de la Sociedad Internacional Elias Canetti.  Precisamente en Viena Elias Canetti publicó sus primeros trabajos y eligió alemán como lengua materna, pero en 1937 se vio obligado a abandonar Austria debido a la anexión del país por parte de la Alemania nazi y la persecución de los judíos. Durante la guerra y mucho después estuvo viviendo en Inglaterra y eso se reflejaría en su destino de escritor, porque apenas era conocido durante la guerra y la emigración y escribía en un idioma extranjero. Su carrera internacional comenzó en los años 60, cuando la mayor editorial alemana, 'Hanser', publicó sus libros, y en 1981 recibió el Premio Nobel de Literatura y en la silla de los Nobel escribió su ciudad natal, Ruschuk. Comprensiblemente, Elias Canetti no se puede identificar con un solo país; hay varios lugares donde se sentía como en casa y que consideraba su patria espiritual, y Ruse, junto con Zurich y Viena, es uno de ellos.

En 1931, Elias Canetti escribió su única novela, “Auto de fe”, pero su obra no llegó al público y a la crítica hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Su obra filosófica "Masa y poder", terminada en 1960, encarna esa obra básica en la que da sentido a la existencia humana, la locura y la muerte, y desentraña los problemas asociados a la autoridad y los movimientos de masas. Sin embargo, todas sus obras (ficción, obras de teatro, ensayos), enfocan ese momento de la edad adulta en la que sistematizaba su experiencia de la vida volviendo a su infancia en Ruschuk.

Снимка

El monumento a Elias Canetti en RuseCuando uno lee su autobiografía, se da cuenta de que Elias Canetti descubrió en su infancia los principales símbolos del poder y las masas, dice la profesora Penka Angelova. Así que el pensador en el que se convertiría se creó en esos primeros años en Ruse, y la experiencia posterior solo construye y refleja la experiencia en su ciudad natal.

Elias Canetti comienza sus recuerdos con la descripción de la ciudad donde vivían personas de los orígenes más diversos y en un solo día se podían oír siete u ocho idiomas. Precisamente en Ruschuk aprendió el búlgaro de los criados venidos de los pueblos vecinos, ahí escuchaba sus historias de hombres lobo que cruzaban el Danubio helado, y con ellos temblaba de miedo acurrucado en una esquina de la habitación, ahí siguió el paso del cometa Halley y se emocionó con las “masas” a la espera del fin del mundo. El escritor vivió hasta los 89 años de edad; a los 76 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por toda su obra que se caracteriza por su perspicacia, su riqueza conceptual y su fuerza artística.

Entrega del premio Nobel
Elias Canetti es un ciudadano europeo nacido en Bulgaria; es un Premio Nobel tan búlgaro como alemán y austriaco, subraya la profesora Penka Angelova.

Versión en español por Marta Ros
Fotos. Diana Tsankova y archivo

Más en la categoría

Exposición del escultor Boris Gondov sobre la huella que uno deja en la vida

“Entre el Maleficio y el Gólgota” es el título que ha dado a su exposición Boris Gondov -nacido en 1935-, quien muestra en la galería capitalina “Kontrast” obras suyas creadas en el año 2018. “Maestro de la expresión plástica estética, pese al material..

Publicado el 16/02/19 07:50

Las mujeres que dejaron huella en el corazón de Hristo Botev

A las mujeres que tocaron las fibras más sensibles del alma del genial poeta Hristo Botev se las suele describir como notables y enérgicas. No solo eran hermosas y cultas, sino que también estaban entregadas a ideales más elevados. ¿Quiénes fueron..

Publicado el 14/02/19 15:11

La artista Maya Petrova revive la antigua técnica de la grisalla

El artista siempre encuentra en lo que le gusta posibilidades y soluciones inesperadas, y la pintura es tan versátil que ofrece libertad infinita para experimentar e imaginar. Hace dos años la pintora Maya Petrova aprendió una antigua tradición..

Publicado el 14/02/19 08:00