Rositsa Rádeva restaura trajes tradicionales y, a través de ellos, conoce destinos humanos interesantes

El tiempo erosiona inexorablemente su tejido, pero mientras se haya conservado un único hilo éste trasladará más allá de la materia historias de alegría, dolor, felicidad, tristeza y amor.

Cada prenda de vestir contiene una historia real; es lo que cree la artista y restauradora Rositsa Rádeva que desde hace cuatro años se dedica a reparar trajes tradicionales búlgaros autóctonos. Mientras restablece su belleza primaria, por medio de cada puntada y adorno se empapa de las emociones entretejidas en la vestimenta. Fue así cómo un día se sumergió en el destino extraordinario de una mujer de Chepelare, en el sur de Bulgaria, cuyo atuendo le reveló una vida que conoció el amor trágico que, sin embargo, la haría subir por la escalera del cielo.

Снимка

Se llamaba Zlata y se desposó en 1914
cuenta su historia Rositsa Rádeva. Como cada joven en aquellos años cosió sola su traje de novia. Apenas un año después de la boda, su amado esposo murió en la guerra matado por un proyectil. Ella se quedó viuda y crió sola a su hijo quien un día se convertiría en maestro en Chepelare, y también en el fundador de la famosa orquesta 100 gaitas *kaba. Para que no la obligaran a contraer segundas nupcias, Zlata cortó su traje de novia, porque la leyenda reza que un día, luciéndolo, ascendería al cielo y su amado la reconocería.

Rositsa conoció la historia gracias al sobrinotataranieto de Zlata de Chepelare, quien llevó al taller de la artista la deteriorada falda de su tíatatarabuela.

Снимка

Es así como, restaurando una prenda antigua que se ha conservado hasta hoy en día, conocemos tantos destinos humanos,
resume Rositsa Rádeva, que, además, descubrió accidentalmente otra vocación suya. Una vez, una señora le pidió que reparara un *litak para niña al que le faltaba la mayoría de las lentejuelas. Para no tomarlas de un litak femenino, destruyendo de esta manera la prenda, Rositsa durante meses estuvo buscando a un maestro artesano para que cortara los elementos faltantes con la ayuda de un láser. Porque la filosofía de la artista y restauradora es que la reparación se debe hacer usando sólo materiales auténticos.

Снимка

Lo hago
todo a mano, como se hacía antaño, porque la intervención no se debe notarexplica Rositsa. De esta manera cumplo con la ética de la ciencia de la restauración: lo que se restaura debe revertirse, es decir, si algún día consigo mejor material puedo ampliar lo que he hecho hasta el momento. Es uno de los principios de la restauración; a través de él trato de elevar la actividad de renovar las cosas a un nivel superior a la mera práctica artesanal.

Снимка

La ropa femenina más antigua a la que la maestra restauradora insufla nueva vida, se remonta a principios del siglo pasado. En cuanto al por qué de la casi ausencia de vestimenta masculina, explica que se debe al hecho de que a los cabeza de familia se les enterraba con sus trajes festivos.

Tanto en el pasado como en la actualidad la gente suele tratar con reverencia los trajes tradicionales autóctonos, considera Rositsa Rádeva.

Снимка

La indumentaria
autóctona está cargada de otro tipo de energía y deja su impronta en la persona que la visteprosigue. Yo misma lo siento cuando me pongo mis túnicas de la región de Tracia; me hacen sentir y actuar de manera diferente. Quisiera creer que al lucir tales prendas la gente se transforma y consigue reprimir la agresividad que lleva en sus entrañas.

*La gaita kaba, es decir la gaita grande, es el símbolo de la montaña Ródope y se encuentra sólo en esa zona. Se caracteriza por su sonido más bajo.

*Traje de mujer de la región de Godech, en el centrooeste de Bulgaria, que consiste de un vestido negro sin mangas, con lentejuelas y cordoncillos, camisa larga o corta con bordado búlgaro y encaje (o sin bordado) y cinturón.

Versión en español por Daniela Radíchkova
Fotos: Archivo personal

Más en la categoría
Miguel Rodríguez y Rositsa Liondova

Los albores de lo latino en Bulgaria y "Los Doctores de la Salsa"

En la época del socialismo, los viajes fuera de la zona socialista eran un privilegio reservado a unos pocos. Pero había un barrio de Sofía, “Studentski Grad” (literalmente, “ciudad de los estudiantes”), que era como un pequeño Londres, y por cuyas..

Publicado el 10/12/18 13:40

Calidoscopio balcánico

Skopje: “La declaración de Krasimir Karakachanov es motivo ideal para una hostilidad, y lo que nosotros pretendemos es amistad” La declaración de Krasimir Karakachanov, viceprimer ministro de Bulgaria, es una oportunidad excelente para una..

Publicado el 10/12/18 13:08

La falta de personas jóvenes condena los oficios artesanales a la desaparición

El búlgaro ha tenido siempre un aprecio certero de lo hermoso y pese a haber vivido frecuentemente de manera bastante modesta, utiliza en su día a día multitud de productos y objetos exquisitos heredados de sus antepasados, elaborados por él..

Publicado el 10/12/18 09:40