Antoan Gueorguiev, un chico del futuro y un artífice en el mundo virtual

Sus dedos van bailando a un ritmo incesante en las pantallas táctiles de sus tabletas como si tratasen de compensar su andar todavía inseguro. Haciendo sus primeros pinitos, en forma simultánea, en los laberintos del entorno real y virtual, estos nuevos genios tecnológicos van desplegando sus aptitudes brillantes a una tierna edad para entrar prematuramente en la selección elitista de las personalidades que están cambiando al mundo.

Antoan Gueorguiev, de 17 años, no sólo ha descubierto su vocación en la creación de juegos de ordenador, sino que, por sus elaboraciones, se ha merecido multitud de distinciones, entre ellas el Premio otorgado por el jefe de Estado a una primicia en las tecnologías informáticas. Últimamente, Antoan dedica su tiempo al llamado profesor virtual en cuya creación se encuentra trabajando secundado por su amigo Alex Tsvetanov.

Hemos creado un avatar en 3D con la asistencia de un psicólogo para que resulte agradable al máximo para el alumno moderno, dice Antoan, estudiante del Liceo de ciencias naturales y matemáticas de la ciudad noroccidental de Montana. A este asistente virtual se le puede preguntar, a través de mandos de voz en diferentes terrenos científicos sobre, por ejemplo, cuál es la extensión territorial de Bulgaria, y el asistente virtual podrá responder valiéndose de una disponible base de datos. Es muy importante subrayar que este “profesor” no pretende bajo ningún concepto suplantar al profesor escolar convencional, ya que esto es físicamente imposible. Nuestro objetivo apunta más bien a propiciar la posibilidad de ampliar, en el hogar, los conocimientos adquiridos en la escuela.

Una palabra dialectal en inglés que describe a un hombre que en estado soñoliento, echado en el sofá, va viendo la televisión, ha servido para el título de otros proyectos de Antoan. El “Blumber VR” le pide al usuario marcar objetivos de determinadas características en la realidad virtual para confirmar la acción de una ley psicológica.

La temática del proyecto examina la conocida ley de Miller que dice que existe un límite superior para memorizar características en la memoria operativa del ser humano, explica el joven. Esto significa que si yo enumero una serie de colores Vds. recordarán un número concreto de ellos, por lo general de 5 a 9. Cuando conocí esta ley decidí integrarla en la realidad virtual e ir examinando los resultados. Así, unos meses atrás, en la Exposición científica juvenil europea en Gdansk, Polonia, al presentar mi proyecto, tuve la oportunidad de hacer sendas pruebas con unas 200 personas y de sacar las conclusiones correspondientes. De éstas la más importante es que la capacidad en la realidad virtual es inferior a la que se registra en un entorno real. En aquel experimento la gente afrontaba dificultades con apenas tres elementos pero luego, al cabo de un juego que había durado 10 minutos, ya comenzaron a mejorar en su actuación.

Antoan (en el medio) en la Exposición científica juvenil europea en Gdynia
Para diseñar este proyecto Antoan se ha basado en otra de sus pasiones, la tecnología, y, sobre todo, en la llamada lectura en frío, que estudia a fondo el lenguaje corporal y está siendo utilizada por los mentalistas.

Hoy en día te da una buena ventaja el poder conocer al hombre al que de enfrentas. La forma en que uno se comporta, los modales que tiene, su comportamiento pueden decirte mucho, dice Antoan confesando la sensación de que las palabras a veces no suenan de manera sincera y uno debe recurrir a otros métodos para descifrar a sus semejantes. Por desgracia, estamos notando la tendencia de que la mentira se va convirtiendo en una práctica demasiado usual. En este sentido los políticos en el mundo entero bien saben encubrir sus debilidades y mentir para tener el carisma que pretenden.

A medida que avancen las tecnologías los seres humanos irán escapándose cada vez más de la realidad virtual como un lugar de seguridad engañosa, señala Antoan y establece una analogía que las auto fotos que la gente se hace en lugares peligrosos en los que cada año se lamentan desgracias.

Hace falta simplemente un autocontrol, y este se consigue no sólo con la conciencia, sino también con la transparencia. O sea, exponer de manera pública las formas en que la realidad virtual nos está perjudicando, dice, Antoan. Está seguro de que algún día se desempeñará en el sector búlgaro de las tecnologías de la información. Mientras, está trabajando en su proyecto más reciente: una plataforma de mini juegos sobre la realidad virtual, y espera que el mismo llegue al mayor número de usuarios del mundo entero.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más en la categoría

Vladimir Persenski: Las lecherías búlgaras elaboran productos de calidad, pero el gusto de los jóvenes es distinto

El 14 de enero entró en vigor la nueva normativa para la venta de productos lácteos de imitación en Bulgaria. Deben venderse en estantes separados, se prohíbe el uso de la palabra "lácteo" en su nomenclatura, y en las etiquetas debe aparecer con..

Publicado el 21/01/19 13:07

Calidoscopio balcánico

Enfrentamientos y gas lacrimógeno en Atenas contra el Acuerdo de Prespa Una vez más centenares de miles de griegos han vuelto a decir “No” al nombre de Macedonia del Norte en una protesta en Atenas. Según la policía, los participantes sumaron..

Publicado el 21/01/19 12:39

Los guantes de Milena Stefanova son una joya para las manos de toda mujer

Milena Stefanova empezó a tejer cuando aún iba al colegio, absorbiendo los conocimientos de su madre y su abuela. Ha llevado consigo el amor por la belleza y la exquisitez a lo largo de los años, creando con hilo maravillosos bolsos y tejidos, la..

Publicado el 19/01/19 08:00