Enfoque sensorial revela los vínculos invisibles entre los habitantes urbanos

Foto: aceamediator.com

Una exposición inusual facilita los contactos entre los seres humanos, que se mueven en un entorno común, por medio de un impacto sobre sus sentidos. Todo ello se hace con el fin de ir superando las distinciones entre ellos para que se sientan como seres familiares y conozcan mejor la ciudad que van saturando a diario con emociones y vivencias.

La ciudad no es únicamente la suma de edificios, calles y aceras, sino también es un peculiar depósito en que se acumula la experiencia vivida por sus moradores. Por esta razón el enfoque para examinar la ciudad cruza por estudiar los sentidos y escudriñar la comunicación y los vínculos que van creando los habitantes de aquélla. Ha sido justamente ésta la metodología que han escogido los científicos de la Cátedra de Etnología de la Universidad de Plovdiv, para estudiar las áreas perceptivas y sensoriales en las comunicaciones entre las personas discapacitadas y las instituciones. En conferencia internacional celebrada en esa segunda mayor ciudad de Bulgaria, estos estudiosos han presentado su proyecto “Etnografía sensorial de la ciudad”.

La etnografía sensorial es un método científico que implica el trabajo sobre terreno, o sea, llegar a un lugar determinado y ponerse a observar a los seres humanos fijándose en sus interrelaciones y modelos culturales, dice la profesora Meglena Zlatkova y agrega: En este proyecto hemos considerado la ciudad como un terreno, un lugar común para la convivencia, y hemos enfatizado en su sensorialidad que revela los vínculos invisibles que enlazan a los moradores urbanos. Es que todos nosotros tenemos nuestros sentidos con los cuales sentimos, vemos, oímos, olfateamos¸ probamos, rozamos la ciudad.

Para el trabajo sobre terreno los científicos han optado por dos instituciones sociales en las que se transforman en testigos presenciales de cómo gente aquejada por distintas lesiones sensoriales se ve metida en una situación de incomprensión y en la imposibilidad de ejercer sus derechos civiles. Si, por ejemplo, una personas invidente se ve en la necesidad de rellenar algunos documentos se sentirá forzado a fiarse de un ciudadano casual a quien deberá entregar su DNI, ya que los a los empleados de la respectiva institución se les prohíbe ofrecer asistencia. Sin embargo, con unas medidas elementales el entorno en las oficinas puede cambiar, basta con instalar cintas en relieve e impartir instrucciones sonoras. El anterior sólo es uno de los ejemplos aducidos en el transcurso del debate titulado “Las instituciones en “diálogo” con las personas discapacitadas”.

Снимка

Hemos entrecomillado la palabra diálogo porque hemos ido observando las dificultades basadas en las facultades sensoriales diferentes de la gente a la hora de comunicarse con las instituciones,
explica Miglena Zlatokova. También hemos resaltado las dificultades que los funcionarios en el terreno social están experimentando junto con su ineptitud de ser personas lo suficientemente sensoriales, debido a la falta de una formación especializada que les permita atender mejor a personas con discapacidades. Cuando estuvimos sobre terreno esas personas nos plantearon sus problemas relacionados incluso con determinadas políticas del Estado. Desgraciadamente, no somos capaces de ofrecer soluciones para éstas pero está en nuestras manos la posibilidad de cambiar las cosas pequeñas, por ejemplo, respetar a cada persona para que ésta no se sienta discriminada únicamente por tener algún tipo de discapacidad.

Es también éste el mensaje de la exposición sensorial interactiva, montada en el marco de la conferencia internacional en Plovdiv, o sea que únicamente si uno se coloca en el lugar del otro podrá entenderle y compartir con éste su mundo común.

Снимка

En esta muestra toda persona puede colocarse en el lugar de un ser humano discapacitado o en el de un empleado social,
dice María Slavcheva, del equipo de científicos de Plovdiv. Hemos preparado instrucciones audio y una selección de diferentes olores que se perciben las más de las veces en las salas de espera de las instituciones para que la gente, a través de las tareas sensoriales, pueda concientizarse con las dificultades que afrontan las dos partes. Por ejemplo, para que uno sienta lo que experimenta una persona invidente, una de las tareas es que rellene documentos con los ojos vendados. Siguiendo las instrucciones audio, uno debe ir superando la prueba manejando un patrón que les facilita la tarea a las personas invidentes. Los objetos auxiliares que hemos confeccionado serán ofrecidos a distintas instituciones sociales, incluido el Centro Nacional de Rehabilitación para Ciegos, del que ya se han interesado por nuestros productos.

Versión en español por Mijail Mijailov
Fotos: Archivo personal y aceamediator.com

Más en la categoría

Calidoscopio balcánico

La CE aprueba la financiación de la conexión entre los gasoductos de Bulgaria y Grecia La Comisión Europea ha evaluado positivamente la intención de construir una conexión entre los sistemas de transmisión de gas de Bulgaria y Grecia. El..

Publicado el 12/11/18 12:53

Red social contribuirá al resurgir del campo búlgaro

Las aldeas de vida que se apaga junto con el fallecimiento de su último habitante se han quintuplicado en el último par de años en Bulgaria. Las causas por su despoblamiento estriban en problemas muy variados y la solución de éstos es la vía única para..

Publicado el 11/11/18 09:05

En aula invertida cambian de puestos profesores y alumnos en la escuela de la ciudad de Bregovo

La Escuela Media “San Cirilo y San Metodio” de la ciudad de Bregovo, en la región de Vidin, que tiene una historia de 150 años, ha sido incorporada a la lista de centros docentes innovadores en el país, gracias a su proyecto titulado “Historia sin..

Publicado el 10/11/18 09:20