Simon Leunbach: "Desde que empecé a tocar el kaval me enamoré de Bulgaria, y los búlgaros y la música popular búlgara son parte de mi vida"

Foto: Archivo personal
Es como si hubiera emprendido un largo y hermoso viaje que nunca quisiera terminar: estas son las palabras del danés Simon Leunbach, quien está agradecido a su maestro, el famoso intérprete de kaval Stoyan Velichkov. Por casualidad dio con un disco de vinilo del famoso músico que se ganó el corazón de este danés, que siente Bulgaria como una segunda patria. Así, el kaval búlgaro se convirtió para Simon Leunbach en una fuente incesante de inspiración y la estrella que le guía en la vida.


Simon Leunbach  aporta detalles en búlgaro sobre sus inicios en la música:

Hace muchos años que me dedico a la lengua, la cultura y la música de Bulgaria. Todo comenzó en 1982, cuando estuve en Veliko Tarnovo para participar en un seminario de verano para estudiar Filología Búlgara. En esa época estaba interesado en el folclore de los pueblos latinos. Durante el seminario tuvimos clases de cultura y música tradicionales, y luego escuché una lenta melodía de kaval, con la que me volví "loco" de alegría. Decidí que necesitaba tocar este instrumento que crea obras de arte y tiene un sonido increíble. Fui a una tienda y compré un kaval, pero no de tanta calidad. Conocía la flauta clásica, las flautas sudamericanas, pero no había visto cómo se toca el kaval. Dos años después tuve suerte: conocí en Sofía al mayor intérprete de kaval de todos los tiempos, Stoyan Velichkov. Me puse en contacto con él, me recibió muy amablemente y me dio muchos ánimos para continuar. Comenzamos con la maravillosa melodía "Lyuvila Safeta", con la que me enamoré del disco. Al cabo de dos años, trabajamos intensamente durante dos meses y senté las bases de mi técnica de kaval. Tengo los kaval de Stoyan y son muy valiosos para mí.


Stoyan Velichkov tocando "Lyavata" - un registro de Simon, enfocando las manos del maestro

En 1992 me puse en contacto con la banda danesa "Balkantranzit", y les propuse tocar música folclórica búlgara. Es una música extraña para nosotros, difícil de encajar, porque no está en nuestra sangre, pero comenzamos a hacer melodías en ritmos desiguales. Acabo de terminar melodías de la canción "Siéntate Donka", que es 7 + 7 + 11, así que no es fácil de tocar, pero es muy bonita. Y a mi hija le gusta la música búlgara. Tuve el honor de trabajar con los cantantes folclóricos Yanka Rupkina y Manol Mihailov.
En 2006 lanzamos un CD con sus actuaciones. Hay una canción lenta de Yanka, "Me uní al rebaño", con letra de Peyo Yavorov. Debido a que Yanka no siempre puede estar con nosotros en Dinamarca, mi hija Laura Leunbach (que se dedica a un tipo de música totalmente diferente) canta en los conciertos, y el público se queda encantada. Desde el principio me enamoré de los búlgaros y de la música de Bulgaria. Para mí, este es un lenguaje que me enriquece, me da emociones y es parte de mi vida. Cuando vengo aquí, me siento como en casa.


Laura cantando "Svornah stado"

Simon Leunbach habla también de su profesión y de su labor como embajador de la cultura y el arte búlgaros en Dinamarca:

Ahora trabajo como profesor de danés para extranjeros que viven y estudian en Dinamarca. Hay gente de todo el mundo, y me alegra enseñar a búlgaros de vez en cuando. Les resulta curioso tener un profesor que sabe búlgaro. Soy el presidente de la asociación cultural "Dinamarca - Bulgaria", en la que organizamos festivales, eventos culturales, películas sobre Bulgaria... Recientemente tuvimos un encuentro con el escritor Gueorgui Gospodinov en la ciudad de Aarhus y tuvimos ocasión de hablar con él. También hay algo muy interesante: en Aarhus hay tres lugares con nombres búlgaros: un gran pabellón que es visible desde el mar y se llama "Varna", al lado hay un club llamado "Silistra", y también teníamos un club llamado Maritza. Todo esto sucedió gracias a un danés que participó en la Guerra de Liberación en 1877-78 en el Ejército ruso y estaba muy interesado en Bulgaria. Y cuando compró parte de Aarhus le dio estos nombres búlgaros.

Versión en español por Marta Ros

Más en la categoría

La festividad del Día de san Lázaro, precursora de la alegría de la Resurrección

Lazarovden o Día de san Lázaro es, junto con Domingo de Ramos y Pascua de Resurrección, una de las tres principales festividades cristianas relacionadas con el milagro de la Resurrección. Es de las llamadas fiestas movibles y se celebra siempre el..

Publicado el 20/04/19 08:00

Danislav Kejayov: “Nuestro arte está cerca del terruño, de las raíces y las fuentes”

Este año el conjunto folclórico búlgaro “Pirin”, de la ciudad de Blagoevgrad, celebra el 65º aniversario de su formación. Ostenta un palmarés impresionante de distinciones conquistadas en Bulgaria y en el extranjero, entre ellas el Premio “Grammy”..

Publicado el 17/04/19 11:56

Primer premio para Bulgaria en el Mallorca World Folk Festival

El Ensemble Pirin de Bulgaria se llevó el primer premio en el Mallorca World Folk Festival (MWFF), celebrado en el Auditorium de Palma, mientras que el segundo y tercer lugar lo ocuparon Brasil y Turquía, respectivamente. Se hizo entrega también de..

Publicado el 08/04/19 11:25