La Iglesia ortodoxa de Bulgaria rinde homenaje a la memoria del Apóstol San Andrés “el primer llamado”

El templo monumento “San Andrés el primer llamado” de Sofía guarda la memoria de las tropas de voluntarios búlgaros

Es el único no sólo en Sofía, sino también en la diócesis de Sofía. Con estas palabras empieza sus referencias al templo “San Andrés el primer llamado” el padre Stilian Tabakov que se desempeña en esta iglesia. Son muy pocas las diócesis de la Iglesia Cristiana Ortodoxa de Bulgaria con templos que lleven el nombre de San Andrés, y el mencionado templo monumento se asocia en concreto a la memoria de los voluntarios caídos por la libertad de Bulgaria en la Guerra ruso-turca de liberación (años 1876-1878), la Guerra serbo-búlgara, (año 1885), y los integrantes de las unidades de voluntarios de Macedonia y Edirne (años 1912-1913). Tras la liberación de Bulgaria en 1878 del dominio otomano, la nueva capital del país, Sofía, fue convirtiéndose paulatinamente en una gran urbe con sus necesidades. Se fueron construyendo nuevos barrios, entre ellos el barrio en que está ubicado el templo monumento “San Andrés el primer llamado”.


СнимкаLa zona se fue poblando con rapidez y llegó a colmarse de residentes,
dice el padre Stilian. Esas personas tenían sus necesidades e inquietudes espirituales y resolvieron construir una iglesia. El barrio de Banishora era antaño una de las zonas más elevadas de Sofía y se barajó la idea de separar una extensa parcela de tierra en la que erigir un gran templo para rendir homenaje y recordar la memoria de las unidades de voluntarios búlgaros. Tras la Primera Guerra Mundial, la población búlgara se sentía especialmente reconocida a todos sus compatriotas que habían entregado sus vidas por la patria. Las personas que se asentaron en este barrio de Sofía pudieron sentir la protección que aquellos voluntarios les habían ofrecido. En fin, la historia del barrio de Banishora y del templo monumento “San Andrés el primer llamado” se vincula con la historia de Bulgaria.

En el año 1925 con la bendición de Stefan, Metropolitano de Sofía, el ayuntamiento asignó una extensa parcela, limitada por cuatro calles y formando una manzana entera pero, desgraciadamente, los recursos disponibles no permitieron que se materializara la idea de construir un templo majestuoso, similar a la catedral “San Alejandro Nevski”. Tras las Guerras Balcánicas, que habían llevado a Bulgaria a la ruina, la escasez financiera en el país se notaba por doquier. La Iglesia, carente de fondos, mandó construir una pequeña capilla cuya consagración se produjo en el año 1926. Durante los bombardeos que Sofía sufrió en la II Guerra Mundial, aquel templo fue impactado por una bomba y arrasado por completo. Gracias a los esfuerzos del padre Vasilii Popdimitrov, en aquella época presidente del templo, la capilla se volvió a construir en sólo tres años.

Cuando en el año 1953 el Patriarcado búlgaro quedaba restaurado, el recién elegido patriarca de Bulgaria, Kiril, intentó ensanchar el templo para darle las dimensiones, inicialmente ideadas de un templo monumento. Con la bendición del patriarca se construyeron dos alas laterales complementarias y un alto campanario sobre el nártex. Al concluir las obras de construcción, el templo fue consagrado en el año 1972, y en el acto conmemorativo del cincuentenario de su construcción, Partenii, obispo vicario de la Metrópoli de Sofía, calificó al templo “San Andrés el primer llamado” de la “cuarta catedral de Sofía”, precedida sólo por “Santa Sofía”, la catedral patriarcal “San Alejandro Nevski” y la catedral metropolitana “Sveta Nadelya”.

Desde luego, no son las edificaciones las que hacen la iglesia, sino los creyentes que acuden a ella, los parroquianos, resalta el padre Stilian y continúa. El templo monumento “San Andrés el primer llamado” ha sido en toda su historia centro de algunos de los más conspicuos dignatarios eclesiástico de Bulgaria. Ya en el año 1935 se fundó adscrita al templo una hermandad cristiana ortodoxa. Desde aquel año hasta hoy en día, por tradición que no se ha roto a través de los años, cada miércoles se ofrecen charlas de formación religiosa, a cargo del presidente del templo y de profesores del Seminario Teológico y la Academia de Teología de Sofía.

Desgraciadamente, el terreno en que se construyó el templo no es muy firme y el campanario corre peligro de venirse abajo”, dice el padre Stilian y continúa: Para la construcción de un campanario nuevo habrá que encontrar, primero una parte sólida del terreno. Hemos hecho las prospecciones geodésicas con el fin de comprobar dónde concretamente se echarían los cimientos como también hemos hechos gestiones con vistas a la demolición y la nueva construcción del campanario. De este modo no sólo vamos a rescatar el templo, sino también contribuiremos a frustrar una tragedia si se desploma el campanario.

Versión en español por Mijail Mijailov
Fotos: dveri.bg y pravoslavie.bg

Más en la categoría

La imagen de Vasil Levski no deja de sorprender y emocionar a los búlgaros

El descubrimiento, hecho hace pocos días por un gerente joven del museo de Karlovo, ha provocado una auténtica sensación en el seno de la sociedad y en los círculos de los estudiosos de la vida y obra de Vasil Levski, revolucionario importante y..

Publicado el 11/12/18 14:16

Presentados los calendarios “Las raíces búlgaras” para 2019

El Instituto de Etnología y Folclore, adscrito a la Academia de Ciencias de Bulgaria acaba de presentar en Sofía los calendarios “Las raíces búlgaras” para 2019. Uno de estos almanaques se dedica al centenario del Tratado de Neuilly a raíz del cual a..

Publicado el 01/12/18 09:10

Una leyenda naval continúa viviendo

“Slava”, el último submarino de combate búlgaro, cuenta ahora con la posibilidad de convertirse en museo de la flota submarina de Bulgaria. El sumergible lleva ya siete años en la rada del puerto de Varna aguardando a que se decida la suerte que correrá...

Publicado el 29/11/18 11:32