El emigrante Dr. Simeón Simov dona sus valiosas colecciones a Bulgaria


La marca de “exiliado político" estigmatizó al Dr. Simeón Simov inmediatamente después del establecimiento de la llamada “autoridad popular” en 1944. Y a pesar de haber huido del sistema, ha pasado toda su vida pensando en Bulgaria, porque un verdadero patriota lleva su país en su corazón, incluso cuando se le revela con su peor aspecto.

Médico de reconocimiento mundial, coleccionista, escritor, melómano, donante: en su larga vida, el Dr. Simeón Simov iba cambiando constantemente su repertorio, pero a diferencia del escenario, él mismo desempeñó todos los papeles. Y quién sabe si no se habría dedicado únicamente a la medicina si no le hubiera alcanzado el golpe de Estado del 9 de septiembre de 1944.

Huí de Bulgaria por la sencilla razón de que en 1944 no llegó el comunismo, sino que la gente era asesinada en la calle, en sus casas, dice el Dr. Simeón Simov. Por ejemplo, a uno de mis abuelos, Alexander Simov Guigov, lo mataron por ser miembro del Parlamento. Y no les importó que hubiera hecho mucho por Breznik, Pernik y Tran. Entonces fue una locura y una gran decepción.

Nacido hace 87 años en el pueblo de Konska, en la provincia de Breznik,  el Dr. Simeón Simov guardaría el secreto de cómo logró llegar a París. Pero la ciudad de la luz no le recibió con los brazos abiertos, porque un estatuto de ley centenario todavía prohíbe ejercer a los médicos con diplomas extranjeros. Es por eso que el destino le llevó a Alemania, donde desarrolló su método de fecundación artificial, mucho antes del “in vitro”, ayudando a que nacieran cerca de 3.400 niños. Destaca también su pasión coleccionista en el amortiguado romanticismo de París.

Una noche deambulaba por las calles cerca de las tiendas a orillas del Sena donde se vendían libros antiguos, y le pedí a un vendedor si tenía un mapa de Bulgaria, recuerda el Dr. Simeon Simov. En principio, si vas a un anticuario y le dices que quieres un mapa o un libro de Bulgaria, su respuesta será instantáneamente "no". Pero si pides uno de Turquía, Grecia o Rumanía, entonces te traerán una gran variedad de atlas, que suelen incluir también mapas de Bulgaria. Esa noche dije que era un pobre búlgaro y que tenía muchas ganas de ver mi país. Al final conseguí un mapa antiguo de 1700 por cuatro duros.

Mapa del Danubio de Viena a Nikopol por Vincenzo Maria Coronelli, 1692; y mapa de las provincias de Bulgaria y Rumelia por Giovanni Rizzi Zannoni, 1781
Así, con los años fue reuniendo su invaluable colección de mapas, libros, grabados y dibujos europeos del siglo IV al XIX, muchos de los cuales donó a los archivos búlgaros. Y mientras perseguía su pasión coleccionista, se encontró con un hecho notable: en los 450 mapas de la época del dominio otomano que hay en su colección, Bulgaria está siempre presente con su propio nombre y sus fronteras.

Absolutamente todos los mapas anteriores a 1800 son desastrosos, no hay fronteras ni se puede averiguar dónde está Bulgaria exactamente, dice el Dr. Simeón Simov. Esos mapas se pintaban a mano entre dos o tres personas, que recorriendo cada zona definieron sus contornos: caminaron a lo largo del Danubio, vieron sus curvas y las plasmaron en papel. Sólo después de 1850 comenzaron a aparecer mapas buenos, incluyendo mapas de Bulgaria. El primer mapa enteramente dedicado a Bulgaria data de 1737 y representa un “cartucho egipcio*” con un hermoso dibujo del rey y de Dios.

Mapa del Reino de Bulgaria por Johann van der Bruggen, 1737
Las valiosas posesiones del coleccionista se exponen junto a raras piezas musicales, macetas con orquídeas, mariposas disecadas y libros de cocina. El sueño del Dr. Simov es que todo eso permanezca en Bulgaria. Y actualmente regresa al lugar donde nació: ha comprado un apartamento en Sofía y pronto dejará su soleado refugio en Italia, porque cree que algún día el final feliz borrará el malo.

(*Cartucho egipcio: reborde circular alrededor de un texto o un dibujo, típico de los jeroglíficos egipcios).

Versión en español por Marta Ros
Fotos: archives.government.bg y culture-mfa.bg

Más en la categoría

En exposición en Lovech se unen mensajes de plegarias de todas las religiones

En el marco de la Estrategia de Comunicaciones de Bulgaria para la UE 2019, en el lobby del edificio de la Administración regional de Lovech fue montada una exposición titulada “Oraciones rezadas en 5 idiomas”. Este año uno de los temas es “La tolerancia..

Publicado el 15/06/19 08:20

Sámokov, la ciudad en la que durante el Renacimiento Nacional Búlgaro se sentaron las bases de varias tradiciones

En el pasado, la ciudad de Sámokov, en el suroeste de Bulgaria, era conocida como un centro de cultura y educación, y también de insignes iconógrafos. Sin embargo, el principal impulso para su desarrollo se lo dio la industria de la minería del hierro..

Publicado el 15/06/19 07:55

Influencias de la moda europea en la Tárnovo de la post–liberación

La liberación de Bulgaria del dominio otomano al término de la Guerra Ruso–Turca de 1877–1878, dio lugar a acontecimientos y fenómenos que predeterminarían el camino civilizatorio del país. En la Bulgaria libre, crecía cada vez más el número de los..

Publicado el 07/06/19 15:26