Retos ante la educación de los niños autistas en Bulgaria

Abrirá sus puertas en Sofía una escuela innovadora para niños autistas. Importa mantener un enfoque integral en el trabajo con los niños con autismo, dice Jristina Babalova, presidenta de la asociación “Igualdad educativa-Autismo”.

No deja de crecer el número de los menores de edad a los que se les esté diagnosticando autismo. En Bulgaria no se maneja una estadística exacta pero, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 160 niños presenta un trastorno que se enmarca en el espectro autista”. Estos niños necesitan de maestros y profesores capaces de motivarlos y de un entorno que contribuya a que superen sus deficiencias y desplieguen su potencial. ”Las alternativas ante los alumnos con autismo son las siguientes: matricular al menor en una escuela común y corriente en la que se sugiere muy a menudo que el progenitor del menor de edad sea su acompañante y auxiliar, puesto que ni el profesor respectivo ni los expertos podrán encargarse por completo de atender a ese niño, o bien, optar por la forma individual en la que el niño autista no tiene contacto con sus compañeros de clase. De este modo no se llega a realizar la integración, que es bastante importante para nuestros hijos, señala Jristina Babalova, presidenta de la asociación “Igualdad educativa-Autismo” y madre de un niño autista.

Afrontan problemas de distinta naturaleza tanto los padres como los maestros, profesores y los propios niños. El problema más importante resulta la falta de preparación de una buena parte del personal pedagógico para atender a niños con autismo. Jristina Babalova explica:

Si en una clase de 20 alumnos hay sólo un niño autista, el maestro simplemente no podrá imprtir su clase y si el niño experimenta algún tipo de problema o incomodidad, su acompañante lo llevará fuera del aula para no molestar el trabajo en ésta. Son muy pocas las horas que un niño autista es atendido por un especialista y así, se puede contar por regla con la asistencia durante media hora a la semana de un logopeda para un niño de autismo no verbal, o sea, que no habla.

Con los niños de necesidades especiales trabajan como personal complementario especialistas cuyo número puede ser de 6 a 7 y esto es algo que también provoca una carga para el niño. A título de comparación se puede señalar que a un alumno convencional en la escuela primaria le suele enseñar las asignaturas solo un maestro. El número de los especialistas que atienden a mi hijo es de al menos 25 personas, resalta Jristina Babalova,y entre ellos no se ha establecido una coordinación, por ejemplo, el logopeda ignora las formas para atender al niño autista en la escuela.

Es importante mantener un enfoque integral en el trabajo con niños autistas y ello trae la necesidad de crear una escuela nueva en la que todos los trabajos especializados se efectuarán en un recinto .Además de la relación entre los especialistas, en este caso quedaría zanjado asimismo otro problema grave, el de los viajes entre ellos. Es que, actualmente, de tener que ser atendido el autista por varios especialistas en diferentes zonas de su ciudad le llevará mucho tiempo hacer esos trayectos en vez de descansar, hacer deportes o comunicarse con sus coetáneos. Por esta razón se están poniendo grandes expectativas en la posibilidad de que una escuela nueva disponga de un grupo especializado en las atenciones a niños autistas.

El proyecto es promovido conjuntamente con la Escuela Primaria Innovadora, dice Jristina Babalova. Gente de esta escuela nos ha tendido una mano fijándose en nuestra problemática y, sobre todo, en las formas para plantear con firmeza el tema relacionado con la educación de los niños autistas. Ahora deberemos ir formando a especialistas quienes se encuentren desde ya dispuestos y propensos a trabajar con metodologías nuevas y ya consagradas para atender a los niños con autismo.

Se prevén clases para alumnos típicos y para grupos de niños con problemas específicos del diapasón autista. En el trabajo se desarrollará una metodología innovadora, calcada del extranjero, la que con el paso del tiempo irá siendo adecuada a las necesidades de los niños autistas búlgaros. Amén de la orientación educativa, el programa apunta a mejorar el comportamiento de tales niños Así por la mañana se planean ocupaciones en el aula y, por la tarde, estudio y memorización de lo impartido por la mañana, actividades deportivas, formas de terapia artística y musical.

Esperamos que cada vez más personas se sensibilicen con esta problemática y que se comience a estructurar una comunidad integrada por asociaciones como la nuestra. Lo que queremos es colaborar con las instituciones en la formación de personal que llegue a tener una preparación y orientación exclusivas para atender a niños autistas.




Versión en español por Mijail Mijailov
Fotos: Archivo personal

Más de la sección

El Lactobacillus bulgaricus reina en la montaña Ródope

Existen en el mundo varios productos de ácido láctico, pero su tradición es más fuerte en Bulgaria. No es casualidad que la bacteria principal para la fermentación de estos productos se llame Lactobacillus bulgaricus , y algunos de los mejores..

Publicado el 21/09/19 08:20

“Pueblo prestado” lleva a los jóvenes de vuelta a Dolni Vadin

Desde hace cuatro años, los residentes de Dolni Vadin prestan su pueblo para compartir palabras, experiencias y vida. Dolni Vadin es un lugar silencioso y tranquilo en el noroeste de Bulgaria, cerca del Danubio. Hay un camino que lleva al..

Publicado el 20/09/19 11:21

Maestros innovadores cultivan el futuro de Bulgaria

Pocos días tras el inicio del nuevo año escolar en Bulgaria, seguimos discutiendo el tema de las reformas en la educación nacional, así como las innovaciones administrativas que se incorporan al proceso educativo. Además de estar equipadas con..

Publicado el 18/09/19 16:41