Coleccionista holandés exhibe más de 100 alfombras en una exposición en Veliko Tarnovo

Obras del arte de la elaboración de alfombras, principalmente de tierras búlgaras, iluminarán con su colorido, pureza y perfección las salas de exhibición "Rafael Mihaylov" en la ciudad de Veliko Tarnovo. El 14 de junio se inaugura la exposición "Tintes, adornos y diseño" con más de cien alfombras de la colección Jaap van Beelen.

СнимкаEl holandés Jaap van Beelen visitó por primera vez Bulgaria hace medio siglo. Viajaba a Estambul haciendo autoestop, y quedó tan fascinado por la hermosa naturaleza búlgara y la calidez de la gente que olvidó de su destino final. Empezó a visitar Bulgaria con frecuencia y hace 12 años se instaló en el país: se compró una casa en la costa, pasó un tiempo viviendo en Kotel, y actualmente su hogar en la antigua capital de Veliko Tarnovo está junto al del poeta, publicista y folclorista Petko Slaveikov (“mi amigo y maestro", como lo define). Y como se enamoró sobre todo de la naturaleza, comenzó a coleccionar alfombras búlgaras que atrapan en sus colores y adornos la belleza del mundo animal y vegetal de Bulgaria.

Los visitantes de Veliko Tarnovo verán una magnífica exposición que presenta  alfombras representativas de Bulgaria oriental y occidental, explica la Dra. Anita Komitska, curadora de la exposición y directora del Museo de Historia de Chiprovtsi. Jaap van Beelen ha reunido su rica colección no solo en Bulgaria sino también en países vecinos y más lejanos, por lo que junto con las alfombras Chiprovtsi y Kotel, se expondrán otras de los Balcanes y el Cáucaso. Es interesante la forma en que el autor ha organizado su exposición: en ocho salas, cronológicamente o según los adornos. Por ejemplo, presenta el tema más recurrente en las alfombra de Chiprovtsi, los pollos, y así se puede ver el desarrollo de dicho adorno a lo largo del tiempo. Las alfombras más antiguas de la exposición tienen más de 250 años.

La colección de Jaap van Beelen incluye más de 200 alfombras, las más valiosas de las cuales no se pueden encontrar ni siquiera en los museos nacionales búlgaros. Según Anita Komitska, entre ellas son especialmente valiosas las elaboradas por la Escuela de Chiprovtsi, que lucen adornos de pollos y hojas de vid.



Las más antiguas de la exposición son las alfombras de oración de Chiprovtsi, modelos “Bakam” y “Garibalda
”, continúa la sra. Komitska. Se tejen en un telar vertical y se caracterizan por adornos geométricos que forman un campo central y uno o varios bordes. También están elaboradas con tintes naturales que aportan una extraordinaria suavidad y belleza a los colores, así como durabilidad a las alfombras. Nosotros, como representantes del Museo de Historia de Chiprovtsi, estamos especialmente agradecidos de que en el Festival de Alfombras de este año Jaap van Beelen nos haya donado una alfombra de Bakam extremadamente antigua y valiosa. El coleccionista la adquirió en la ciudad turca de Konya y tuvo el amable gesto de devolverla a su lugar de origen. Porque en la época del dominio otomano, en Chiprovtsi se tejieron miles de metros cuadrados de alfombras de oración, y las de Bakam son precisamente representantes de ese tipo de alfombra.

La tradición de las alfombras, ¿continúa evolucionando hoy en día con la mejora las técnicas de tejido y la diversificación de ornamentos y colores, o simplemente repite lo que ya estaba inventado en este antiguo arte?



Lo valioso es que las alfombras, al menos las de Chiprovtsi y Kotel, se siguen tejiendo con la técnica antigua,
dice Anita Komitska. En el caso de Chiprovtsi, la posición vertical en la que se tejen produce un tejido suave de doble cara. Incluso hoy, la población local, los pocos que quedan, continúan tejiendo alfombras de esta manera, reproduciendo patrones de diferentes períodos históricos y tiñendo los tejidos con tintes naturales.



En 2014, la UNESCO declaró las alfombras de Chiprovtsi Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Este hecho no solo aumenta su precio, sino que también atrae el interés de muchos extranjeros que decoran sus casas modernas con artículos tejidos con técnicas y ornamentos antiguos. Uno de esos extranjeros es el holandés Jaap van Beelen, que conserva con gran amor las obras del arte búlgaro de elaboración de alfombras y las muestra al público de Bulgaria.

Versión en español por Marta Ros
Fotos: Archivo personal

Más de la sección

Dimítar Dobrev, pintor y coleccionista de planchas

Algo que comenzó como una broma, dio inicio a una colección variada, que se encuentra expuesta en una especie de museo de la plancha; recoge desde las más antiguas, las de a carbón, hasta las eléctricas. De diferente tamaño, algunas de ellas..

Publicado el 13/10/19 08:30

Rafaela Rafaelova, una artista de imaginación ilimitada

¿Qué se siente al pintar un cuadro si formas parte de él? Esto se lo puede plantear cualquiera que haya leído sobre Rafaela Rafaelova y el pasatiempo que ocupa una parte importante de su vida. Es una de los primeros artistas de realidad virtual en..

Publicado el 11/10/19 11:49

Daniela Kostova, la artista que ha envuelto el Ringturm y explora los desastres naturales

A principios de verano una instalación de arte llamaba la atención de los vieneses: sobre la torre Ringturm apareció una enorme fotografía de un bebé astronauta con una paloma blanca con alas extendidas encima. Con su proyecto “Sueños del futuro”, la..

Publicado el 10/10/19 13:29