“Pueblo prestado” lleva a los jóvenes de vuelta a Dolni Vadin

Desde hace cuatro años, los residentes de Dolni Vadin prestan su pueblo para compartir palabras, experiencias y vida.

Dolni Vadin es un lugar silencioso y tranquilo en el noroeste de Bulgaria, cerca del Danubio. Hay un camino que lleva al pueblo, aunque no es ideal, hay Internet, tres tiendas y un médico que pasa una vez por semana. Lo único que falta son los hijos y los nietos, y la ciudad de Vratsa se encuentra a 120 km. Un día, sin embargo, a Anelia Radulova se le ocurrió la idea de ofrecer a los ancianos lo que más añoran: los jóvenes y el espíritu de la abarrotada ciudad. Y decidió “prestar” su pueblo.

Pueblo prestado" es una iniciativa dirigida a personas que viven en la ciudad y que no tienen su propio pueblo, explica Anelia Radulova, secretaria del centro comunitario local "Saznanie 1927". En los últimos años nos hemos dado cuenta de que hay un regreso al pueblo: los jóvenes quieren venir aquí, al menos por un tiempo. Por eso decidimos “prestar” Dolni Vadin durante diez días en verano a voluntarios de la ciudad para que vivan con nosotros y ayuden a los ancianos. En nuestro pueblo hay unos 140 residentes y el 80 % de ellos son personas mayores que viven solas. Sabemos que muchos pueblos búlgaros se van despoblando porque la gente se va a trabajar a las grandes ciudades y cada vez más a menudo al extranjero, continúa Anelia Radulova, y añade que este es también el caso de los niños de Dolni Vadin. Y los habitantes del pueblo anhelan nuevos jóvenes que les infundan más coraje, que hablen con ellos, a los que puedan hacer callar y que escuchen sus historias.

El primer año, once voluntarios vinieron a "ponerse en la piel" de la gente del pueblo. El segundo acudieron diecisiete personas, que se unieron a la escena en el centro de Dolni Vadin. Al año siguiente, llegaron expertos: un agricultor, un médico, un historiador e incluso un diputado. Hablaron sobre agricultura orgánica, material de jardinería y muchas otras cosas interesantes y útiles. Y este verano, los visitantes han estado ayudando a los ancianos del vecindario en el que se alojaban.

El centro comunitario local también organiza diferentes iniciativas para mantener el espíritu de la gente del pueblo.

Estamos muy entregados a las personas: queremos que estén informadas, que hagan cosas diferentes, mantenerlas despiertos, dice Anelia Radulova. Y que no renuncien a la vida, sin importar que estén enfermos o que sean ancianos. Recientemente construimos un área deportiva para ancianos donde hacemos ejercicio al aire libre. También organizamos charlas, por ejemplo, sobre alimentación saludable, sobre los perjuicios de ciertos medicamentos o cómo mejorar nuestro estado físico. Llevamos diez años limpiando la orilla del Danubio con ayuda de voluntarios. También vienen artistas, unos pintores callejeros pintaron una de nuestras fuentes, el escenario y la parada, y fue estupendo. En general nos centramos en la comunidad local: continuamos desarrollando nuestro folclore y transmitimos las tradiciones a los niños que pasan el verano en el pueblo. Que sientan la emoción de bailar un horó y de llevar trajes de hace cien años.

Tras su estancia en Dolni Vadin, los voluntarios regresan y algunos de ellos incluso tienen previsto comprar una casa compartida en el pueblo. Ahora todos se preparan para pasarlo bien en la reunión local (21 de septiembre). Los ancianos se animan cuando los ven y comparten sus recuerdos, por ejemplo, cómo los visitantes les ayudaron en su jardín. Al final les despiden con tristeza.

Mucho amor, mucha calidez y mucha ayuda mutua, continúa Anelia Radulova. Tanto los unos como los otros se quedan con la sensación de que cuando te entregas eres mejor que cuando te quedas en casa. Hemos llegado a la conclusión de que no hay barreras entre las generaciones, aunque haya unos cincuenta años de diferencia. A los ancianos les resulta muy fácil comunicarse con gente más joven y se enriquecen mutuamente. Unos con tradiciones y otros con novedades de la ciudad.

Versión en español por Marta Ros

Más de la sección

Los paracaidistas tienen algo que contar a las generaciones futuras

El 18 de octubre se celebra en Bulgaria el Día del Paracaidista Militar. Han pasado 75 años desde el suceso que estableció esta celebración: el estreno del primer escuadrón de paracaidistas el 18 de octubre de 1944 con el asalto a la posición fortificada de..

Publicado el 18/10/19 08:20

El incinerador del centro de Sofía plantea preguntas sin respuesta clara

El Ayuntamiento de Sofía y la Compañía de Calefacción de Distrito de Sofía llevan desde 2008 considerando la incineración de residuos en Sofía. Sin embargo, desde entonces el Ayuntamiento carece de avances positivos en la legislación de gestión de..

Publicado el 14/10/19 13:21
Foto: EPA/BGNES

Calidoscopio balcánico

Albania, Serbia y Macedonia del Norte se preparan para formar un “pequeño Schengen” El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y los primeros ministros de Macedonia del Norte y Albania, Zoran Zaev y Edi Rama, respectivamente..

Publicado el 14/10/19 12:44