"Las medidas para reducir la contaminación atmosférica han de ser prioritarias para las nuevos alcaldes": Vladimir Karolev, experto en Economía y Finanzas

¿Pueden las autoridades locales contribuir a la solución de los problemas graves de Bulgaria como son la demografía, la calidad de vida o las inversiones?

Foto: BGNES

El economista Vladimir Karolev es una personalidad popular en el espacio público nacional por su postura clara y contundente ante los problemas importantes de la sociedad. Karolev  lleva más de 45 años residiendo en la capital de Bulgaria y hasta llegó a ser candidato a alcalde en las municipales hace una decena de años.

Cree que en la política deben entrar personas de experiencia suficientes en el sector privado, guiadas no por propósitos interesados sino por el afán de cambiar a mejor la vida de los búlgaros. Es esta misma cualidad la que él ha procurado encontrar en los candidatos en las elecciones municipales a través de los años. A su juicio, Sofía debe ser administrada por una personalidad con experiencia, capacidades, carácter y voluntad de modo que la urbe siga transformándose en una moderna capital europea.

Los alcaldes y los consejos municipales pueden hacer mucho con vistas a que  mejore la calidad de vida de los habitantes de un núcleo poblacional. Es primordial la toma de medidas tendentes a reducir la polución del aire, que es un problema fundamental en Bulgaria, expresa Vladimir Karolev.Y agrega: Son todavía muchos los residuos que queman las empresas, y la gente emplea en sus hogares, para calentarse estufas que  queman leña y carbón. Los alcaldes pueden emprender medidas en este sentido para evitar la existencia de empresas contaminantes en su término municipal, hacer denuncias de tales industrias, y también conversar con  la gente para persuadirla a limitar el uso de equipos de calefacción contaminantes. Esto no ocurrirá de la noche a la mañana pero hay que trabajar en este sentido.La otra cosa que pueden hacer los alcaldes, sobre todo en las grandes aglomeraciones urbanas, tiene que ver con la organización del tráfico. Por ejemplo, yo en Sofía me siento indignado al ver tantos problemas cuya solución no requiere cuantiosas inversiones y, no obstante ello, no se hace nada. Unos años atrás se comentaban unos cambios en la Ley de Circulación Vial, relacionados con el giro a la derecha en las encrucijadas: de poder doblar a la derecha con el semáforo en rojo. Es una medida elemental que no reclama ni la más mínima inversión. De aplicarse, sin embargo, esta medida reduciría en gran medida la contaminación del aire porque los coches se detendrán menos tiempo en los semáforos y disminuirá el tiempo para el viaje de los habitantes de Sofía a sus centros de trabajo. Existen problemas parecidos relacionados con el tráfico y la contaminación atmosférica también en otras ciudades de Bulgaria como Plovdiv, Stara Zagora, Dupnitsa, Blagoevgrad e, incluso, en Petrich, al término de la jornada laboral. Me pregunto de cuándo, por fin, se caerá en la cuenta de que donde no existan posibilidades para hacer pasos a desnivel, se deberán hacer rotondas para la circulación en las que el tráfico se acelera y no se provoca una acumulación de vehículos, sobre todo en las horas pico.

Otra opción con que cuentan los alcaldes es la de encomendar una parte de los servicios para los que el municipio carece de recursos, al sector privado. Desgraciadamente, sobre todo en Sofía, no he visto a ningún candidato a alcalde que proponga, por ejemplo, un aumento del número de las guarderías infantiles privadas. Estoy absolutamente convencido de que habrá empresarios dispuestos a  efectuar este tipo de obras. Algunas de las actividades que el ayuntamiento mantiene y paga, por tradición, podrían ser asumidas por empresas privadas o efectuadas en una cooperación público-privada, por ejemplo, en el alumbrado público. Es muy importante incentivar la cooperación público-privada, máxime en países como el nuestro en los que las estructuras públicas aún carecen de experiencia suficiente ni disponen de recursos suficientes para afrontar de modo independiente las muy diversas actividades.

Vladimir Karolev tiene también una propuesta de  cómo la administración municipal, a través de su política fiscal e incentivos económicos, podría alentar a la genta a que se quede, y no emigre de los municipios menores buscando posibilidades de trabajo e ingresos. Según el economista, los comicios municipales han puesto de manifiesto que están siendo reelegidos aquellos alcaldes que hayan tenido éxitos en atraer recursos en el marco  de proyectos europeos, pero no haciéndolo en su propio provecho personal sino transformándoles en resultados palpables en beneficio de sus conciudadanos.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más de la sección

Galardonados los vencedores del concurso “Miss y Míster Economía 2019”

Atanas Dobrev, director ejecutivo principal de la compañía de telecomunicaciones “Vivacom” y Teodora Petkova, directora ejecutiva del Unicredit Bulbank han sido distinguidos con los prestigiosos   galardones de Mister y Miss Economía para..

Publicado el 17/11/19 08:15

Polina Stoykova: “El mercado de la vivienda en Bulgaria se va tranquilizando”

En 2019 el mercado de la vivienda en este país ha ido calmándose tras varios años sucesivos de elevado crecimiento de los precios. El ritmo de encarecimiento se mantiene ya notablemente más moderado y la demanda y la oferta tienden al..

Publicado el 14/11/19 11:43

Buenas valoraciones para la economía búlgara ¿Se las merece?

A medida que se aproxima el fin del año, las valoraciones hechas por observadores, analistas y expertos se van volviendo cada vez más halagüeñas para la economía búlgara. Se está opinando casi unánimemente que la economía nacional se encuentra..

Publicado el 12/11/19 12:19