Podcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

Cinco mil palabras han enriquecido el idioma búlgaro en los últimos 20 años

Los medios de comunicación ejercen una enorme influencia porque divulgan las novedades lingüísticas y las imponen en la comunicación
Foto: Veneta Nikólova

El mundo en que vivimos no deja de cambiar. Junto con él cambia nuestro modo de pensar y los medios de expresión que utilizamos. Los lingüistas afirman que el idioma es un espejo de la sociedad y por esto en época de cambios sociales en el idioma penetran nuevas palabras que reflejan los procesos de los que somos testigos. No es de extrañar que en los últimos 20 años de transición a la democracia, el idioma búlgaro se haya enriquecido con más de 5 mil palabras nuevas. Otras han decaído de nuestro vocabulario, señala Diana Blagoeva, autora de la última edición del Diccionario de las Palabras Nuevas en el Idioma Búlgaro”, que pronto será lanzado al mercado de libros en Bulgaria.

 Parte de los neologismos de la lengua búlgara son palabras extranjeras que literalmente “atacan” nuestro idioma conquistando territorios léxicos enteros vinculados con el desarrollo de las tecnologías de información, el sistema bancario, la protección del medio ambiente, etc. Con mayor frecuencia se prestan palabras del inglés. Al mismo tiempo nuestro discurso, si bien no con tanta frecuencia, se enriquece con términos de otros idiomas europeos como la palabra desbloquear, del francés, muesli, del alemán, pasta, taliateli, del italiano, entre otras palabras. Resulta que en los últimos años hemos comenzado utilizar palabras de idiomas exóticos como el coreano, sudjok, masaje puntual, o el japonés, sushi, entre otras. En los últimos años en nuestro discurso han entrado más de 150 locuciones como “elevar la adrenalina” y 600 términos compuestos como “sistema operativo”, “energía verde”, etc. En realidad el léxico es la parte del idioma que cambia con mayor rapidez a diferencia de la fonética y de la morfología que son mucho más conservativas, afirman los lingüistas.
Incide en el discurso el medio en el que vivimos. A juicio de la señora Blagoeva, el idioma se desarrolla paulatinamente cuando los cambios sociales y políticos en Bulgaria transcurren de modo tranquilo y previsible. En casos de agitaciones sociales de gran importancia el discurso se enriquece con palabras y términos nuevos y expresivos que reflejan la actitud de los ciudadanos hacia lo que ocurre.

“En la historia moderna de Bulgaria hay dos periodos de este tipo. El primero fue después del 9 de septiembre de 1944 cuando cambió el régimen social y los ánimos de los búlgaros, explica la señora Blagoeva del Instituto de Lengua Búlgara, adscrito a la Academia de Ciencias de Bulgaria. Entonces en el idioma penetraron muchas palabras que reflejan estos cambios. Aparecieron palabras del ruso, que hoy en día consideramos arcaicas y que ya están en desuso. El segundo periodo de relevantes cambios en el idioma fue después del año 1989 cuando Bulgaria emprendió el camino de la economía de mercado y se abrió al mundo. Precisamente en los últimos 20 años engrosaron el vocabulario búlgaro muchos neologismos”.

Las crisis económicas y financieras que se suceden, el origen de la delincuencia organizada, la adhesión del país a la UE, la lucha por la implementación de los fondos europeos, la invasión de la pop cultura, entre otros procesos que marcaron los últimos dos decenios, incidieron en el vocabulario nacional que abunda en nuevas palabras y términos.

“Los medios de comunicación ejercen una enorme influencia porque divulgan las novedades lingüísticas y las imponen en la comunicación. Además, muchas veces son autores de nuevo léxico, señala Diana Blagoeva. Lo mismo se refiere a los políticos y a los personajes públicos. Lamentablemente muchas veces somos testigos cómo abusan de las palabras extranjeras o utilizan vocablos búlgaros incorrectamente cambiando su significado. El vocabulario de los políticos búlgaros es pobre. Predominan en él los clichés y las repeticiones”.

Versión al español de Hristina Taseva

Más de la sección

¿Cómo tomé los hábitos de sacerdote? Un relato sobre la fe basado en las historias personales de 33 sacerdotes ortodoxos

La vocación de los sacerdotes es servir simultáneamente a Dios y a los creyentes. Del buen cumplimiento de esta misión depende la creación de una comunidad religiosa en el templo en que llevan a cabo su oficio. Hoy en día, cuando la fe y la confianza..

Publicado el 24/01/22 13:45

Chíprovtsi, la villa de las alfombras tejidas, recupera muestras antiguas gracias a una donación del extranjero

El Museo de Historia de la ciudad de Chíprovtsi, famosa por sus tradiciones en la tejeduría de alfombras, en el noroeste de Bulgaria, ha recibido un valioso donativo. El matrimonio, formado por Timothy y Penelope Heis, de EE.UU., quienes coleccionan y..

Publicado el 23/01/22 10:05

John Malkovich dirigirá una obra teatral en Bulgaria

El actor, productor y director de cine estadounidense John Malkovich ( Las amistades Peligrosas, Cómo ser John Malkovich, Con Air: convictos en el aire, En la línea de fuego , etc.) hará una puesta en escena de una pieza en el Teatro Nacional de..

Publicado el 19/01/22 20:46
Подкасти от БНР