Podcast en español
Tamano del texto
Radio Nacional de Bulgaria © 2023 Todos los derechos reservados

Los viajeros jóvenes prefieren los hostales o albergues

El hostal Nomadi, situado en el caso antiguo de la ciudad de Veliko Tarnovo.
Foto: Архив

Suelen viajar a dedo, en bicicleta o con el transporte público. Son fáciles de identificar por su forma de vestir despreocupada, la cara bronceada por el sol y la enorme mochila que suelen llevar a la espalda.
La mayoría de estos viajeros son jóvenes, curiosos y muy comunicativos. Son los llamados backpackers: las personas más libres, dispuestas a romper en todo momento la cadena que los ata al día a día y a tomar camino adonde los lleven los ojos.
Su espíritu aventurero suele traerlos también a Bulgaria: un país lleno de contrastes y sorpresas. De la amplísima oferta de alojamiento optan por la variante más económica: los hostales. En esta especie de albergues juveniles los viajeros conocen a coetáneos suyos de diferentes nacionalidades, que han venido a Bulgaria para conocer una cultura diferente y tener una grata estancia en este maravilloso país.
Habitualmente los hostales están ubicados en la parte céntrica de las ciudades, en proximidad a la estación de trenes o de las paradas del transporte público. Los servicios que ofrecen cumplen todas las normas turísticas modernas, pero el precio de la cama es más bajo que en los demás países europeos y oscila entre 20 y 40 euros con desayuno incluido.
En la ciudad de Veliko Tarnovo, capital medieval de Bulgaria, de menos de 100 mil habitantes, hay más de 15 hostales y sus dueños no pueden quejarse de falta de clientes, la mayoría de ellos extranjeros venidos de países lejanos y cercanos.

“Suelen venir con el propósito de estar un día en nuestra ciudad pero al conocerla les gusta tanto que se quedan por dos y más semanas, y al final ni ganas tienen de marcharse”, comenta Nedialko Yordanov, dueño del hostal Nomadi (es decir Nómadas), situado en el casco histórico de la ciudad. Y recuerda cómo hace un par de años se alojó en su hostal un backpacker japonés, que venía con la idea de estar un solo día y se quedó por todo un año. Se adaptó perfectamente a la realidad búlgara y se hizo amigo de media ciudad. Aprendió a tocar la gaita búlgara con tal maestría que en el certamen anual de gaiteros que se celebra en el pueblo de Guelá, en el monte Ródope, se convirtió en el favorito del público que lo aplaudía con ovaciones.
A semejanza de aquel japonés, la mayoría de los visitantes de aquel hostal termina enamorándose definitivamente de Bulgaria. Aportan a ello sus anfitriones del hostal Nomadi, que les sugieren infinidad de ideas, excursiones y diversiones. Se ofrecen a llevar a sus clientes en coche por toda Bulgaria e incluso a la vecina Rumanía, organizan excursiones en medio de la naturaleza, caminatas a lo largo de la cordillera Balcánica y velotours al pueblo de Drianovo, distante 40 kilómetros de Veliko Tarnovo.

Un perfecto rincón para descansar en los alrededores de Veliko Tarnovo.

“Los viajeros que se alojan en nuestro hostal se informan a través de Internet o guías turísticas como la Loneely Planet, que es su Biblia”, explica Nedialko Yordanov. “Esta guía presenta nuestro hostal de forma muy positiva, incluso hace alusión a los velotours que organizamos. Procuramos presentar a nuestros visitantes la naturaleza búlgara y los monumentos de la cultura de este país. Les hablamos de Veliko Tarnovo, de la colina histórica de Tsarevets, de las iglesias de Tarnovo y de la calle de las artesanías donde pueden conocer los oficios tradicionales de los búlgaros. Habitualmente al despertar nuestros huéspedes bajan a desayunar y nos preguntan “¿Qué vamos a hacer hoy?” Y nosotros estamos preparados para llevarlos en cualquier momento a algún sitio interesante. Goza de mucha popularidad el complejo etnográfico de Etara, que dista 10 kilómetros de nuestra ciudad. Es un lugar fantástico. Solemos pasear entre los talleres de los artesanos locales, conversar con algunos de ellos para que nos expliquen los secretos de su oficio, etc.”

Lo mismo que muchos jóvenes en Bulgaria, los dueños del hostal son ecologistas empedernidos y procuran cumplir al máximo las normas diseñadas por la Asociación Búlgara de Turismo Alternativo. La iluminación de los recintos se realiza con bombillas de bajo consumo y está dotada de sensores lumínicos. Se practica la recogida selectiva de la basura, se emplean detergentes y demás productos de limpieza biodegradables.
Próximamente en el hostal serán montados paneles fotovoltaicos, en los pasillos están colgados mapas de los lugares de interés en la zona y carteles que exhortan a los huéspedes a cuidar del medio ambiente.
Por todo ello el hostal es uno de los miembros más recientes de la red ecológica Europea Casa Verde, integrada por parte búlgara por más de 30 establecimientos de alojamiento de estas características. “Lo más importante es que nuestros visitantes descubren lo que más desean: un contacto directo y cabal con la gente y la cultura locales”, dice Georgi Mijalev, copropietario del hostal, y añade.

“Los jóvenes locales, que son amigos nuestros, pasan por el hostal para vernos y así conocen también a nuestros visitantes. Para los extranjeros el contacto con sus coetáneos búlgaros es muy interesante porque les permite formarse una idea de nuestro modo de ser y de vida. Resulta una mezcla curiosa de jóvenes de diferentes países que se comunican sin ningún problema. Ha habido casos en que todos juntos hemos salido de excursión en medio de la naturaleza, a por setas o bien a por frutas silvestres. Cerca de Veliko Tarnovo hay varios sitios en que puedes hartarte de fresas silvestres. Al regresar al hotel les enseñamos cómo se prepara el tradicional dulce o mermelada de fresas silvestres, cómo se hace el yogurt, cómo se amasan los panes y pasteles tradicionales búlgaros. La gente es muy curiosa, a cada rato se acerca a la cocina y pregunta “¿Qué es esto, cómo se prepara?. Creo que ésta es una de las ventajas de los hostales: se convierten en centro de reunión y contactos entre jóvenes de todo el mundo”.

Versión en español de Raina Petkova

Fotos: Veneta Nikólova

По публикацията работи: Veneta Nikólova

Más de la sección

Monte Shabla en la montaña Tangra en la isla Livingstone

El glaciar de Kaliakra, la cascada de hielo de Ruen, la costa de Baba Marta: cientos de lugares de la Antártida llevan nombres búlgaros

El 27 de diciembre del año pasado, por primera vez, un buque de investigación búlgaro "Santos Hermanos Cirilo y Metodio" partió hacia el Océano Mundial para llegar a la Antártida como parte de la 31ª expedición antártica búlgara. El buque..

Publicado el 22/01/23 09:05

Bulgaria, entre los destinos turísticos más solicitados en una feria en Madrid

Bulgaria participa en la feria internacional de turismo FITUR en Madrid (18-22 de enero), la cual está dirigida al turismo de masas. La capital española acoge tradicionalmente uno de los acontecimientos más importantes del sector turístico..

Publicado el 21/01/23 10:05

Sofía es uno de los principales destinos para el turismo wellness de lujo en Europa

La capital búlgara ocupa el tercer lugar del Viejo Continente en cuanto a oportunidades para turismo wellness de lujo, justo por detrás de Barcelona y  Zúrich, según un estudio de OVO Network, que gestiona un portal de alquiler de propiedades en línea...

Publicado el 15/01/23 11:15