Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

La marrana en el folclore búlgaro

Foto: Archivo
Hay un animal, habitualmente ironizado y menospreciado, que, sin embargo, ocupa un lugar de honor en la cultura tradicional de los búlgaros. En la mitología de muchos pueblos la cerda o marrana, y,  se asocia a la Diosa Madre, lo cual posiblemente se deba a su proverbial fecundidad. En la Grecia Antigua la marrana era considerada el animal predilecto de la diosa de la fertilidad Deméter (o Demetra), y era sacrificada en honor a Afrodita. La diosa tracia de la caza Bendis es descrita como una mujer enorme que pastoreaba marranos mientras hilaba lana o algodón. Más tarde, probablemente bajo la influencia del judaísmo y del cristianismo, el marrano se mereció mala fama y comenzó a ser considerado un animal impuro. Incluso en nuestros días en el habla coloquial el marrano o cerdo es sinónimo de gula, suciedad y falta de escrúpulos. En búlgaro se suele decir ebrio como un cerdo, y los epítetos, marrano, cerdo o chancho son considerados unos de los más ofensivos.

Ridiculizado y estigmatizado, el cerdo ocupa un lugar importante en la vida y en el folclore de los búlgaros. Tradicionalmente, en toda hacienda campesina eran criados al menos un par de cerdos, uno de los cuales se sacrificaba en Navidad, tras el ayuno de 40 días que precedía esta festividad cristiana. El sacrificio del animal, la elaboración y la preparación de la carne para el consumo tenían carácter ritual y se atenían a normas muy estrictas. En el día de la matanza del cerdo, a primera hora de la mañana se reunían en la casa del dueño del animal los vecinos y los amigos para ayudarle en la faena. En cada pueblo había unos cuantos expertos en la matanza de animales, que también eran invitados a participar. De hígado, carne y grasa del animal, las mujeres de la casa preparaban manjares tradicionales que juntaban a los varones en torno a la mesa. Al día siguiente, el rito de la matanza se repetía en otra casa del pueblo y así, en la práctica, los vecinos se pasaban un mes seguido en festejos y banquetes, con lo cual se consolidaban los vínculos que unían a los miembros de la comunidad campesina.De la cabeza y las manitas del cerdo se preparaba un cocido que se dejaba enfriar y melificar, y se guardaba para servirlo como manjar ritual en San Basilio, el 1 de enero según el calendario cristiano ortodoxo, una vez incensado por el hombre de mayor edad en la casa. Era la única oportunidad en que se incensaba y santificaba carne del cerdo, considerada por regla impura e indigna de ser utilizada para sacrificios.

Según la creencia tradicional, el cerdo tiene la capacidad de predecir el tiempo. Se creía, por ejemplo, que al avecinarse una tormenta de verano o de invierno, el cerdo recogía en su hocico astillas que se llevaba a su pocilga. Algunos cuentos tradicionales presentan al cerdo como muy listo e inteligente. Apresado por un lobo que se disponía a comérselo, un marrano se ofreció a tocarle un poco a la gaita al temible depredador antes de morir. El lobo, sonso, como es según la noción tradicional de los búlgaros, aceptó la oferta del marrano y lo soltó, y éste comenzó a chillar con tal fuerza que lo oyeron todos los perros del pueblo y acudieron para salvarlo.

Versión en español por Raina Petkova

Más de la sección

Chíprovtsi acoge el Festival de la Alfombra, tradicional para la ciudad

Más de 60 artesanos de todo el país participarán en el Festival de la Alfombra de Chíprovtsi, organizado en la ciudad de Chíprovtsi, en la Cordillera de los Balcanes, que se desarrollará del 29 de abril al 1 de mayo, informa el alcalde Plamen Petkov. Se..

Publicado el 29/04/22 09:05

Una exposición en Plovdiv revela el lenguaje de los delantales

El Museo Etnográfico Regional de Plovdiv muestra el día a día, el mundo espiritual y la cultura de los búlgaros de principios del siglo XIX hasta los años 30. Los visitantes de la muestra El delantal, símbolo y elemento apotropaico..

Publicado el 25/04/22 10:05
María Malcheva

María Málcheva y la riqueza de los huevos pintados de Pascua

El Museo de Historia de Vélingrad tiene la mayor colección y exposición de huevos pintados de Bulgaria. Un enorme mérito para conservar esta tradición antigua tiene una artista local, María Málcheva, quien dedicó muchos años de su vida a la tarea de..

Publicado el 23/04/22 09:05