Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

2016, un año extraordinariamente dinámico para el mercado inmobiliario de Bulgaria

БНР Новини
Foto: Archivo personal

El año 2016 ha sido un año de dinamismo extraordinario en el mercado de bienes inmuebles de Bulgaria, durante el cual por vez primera desde hace muchos años las tendencias han seguido completamente un rumbo positivo. Hemos observado un aumento de las ventas y de los precios, y, en Sofía, este incremento se expresa en dos dígitos. Así lo manifestó para Radio Bulgaria Polina Stoykova, directora ejecutiva de la inmobiliaria Bulgarian Properties. Estamos observando ya un mercado más maduro, dominado por la demanda local y por factores tales como la migración a las grandes aglomeraciones urbanas, el aumento de los ingresos de la población y las condiciones muy ventajosas en la concesión de los créditos hipotecarios, señala Stoykova.

En 2016 la demanda se orienta a los bienes raíces residenciales, sobre todo, en las grandes ciudades. Sofía es ciudad líder en ventas pero hay que indicar que también en Plovdiv, Varna, Burgás y Stara Zagora las tendencias son positivas por el incremento de las ventas en un 5 al 10 % y por el aumento de los precios de los bienes inmuebles con casi idénticos porcentajes. Para Sofía el año concluirá con un 12 % de aumento de los precios, porcentaje dos veces más alto que el registrado en 2015. Además, los compradores buscan adquirir bienes inmuebles como inversión y concederlos luego en alquiler. Hay que destacar que en 2016 se ha perfilado la tendencia a una gran demanda en el segmento de los bienes raíces vacacionales. Actualmente, casi la mitad de las compras de bienes inmuebles de vacaciones tanto en las zonas costera del mar Negro como en los centros de esquí ya están siendo hechas por búlgaros mientras que antes este mercado estaba dominado básicamente por ciudadanos extranjeros.

Según Polina Stoykova, los bajos tipos de interés de los depósitos bancarios, que frisan en el cero, también mueven a la gente a invertir en bienes inmuebles. Esto ha tenido un impacto fuerte en las compras de vivienda de nueva construcción y también en verde, que representa la otra tendencia pujante en 2016. Actualmente, la gente se muestra cautelosa a la hora de invertir en viviendas en verde pero está propensa a asumir el riesgo porque examinan al organismo constructor y firman contratos más fiables:

Desde luego, el riesgo siempre existe cuando se hace una compra en verde o bien en la fase inicial de la construcción de viviendas pero los clientes se muestras más propensos a asumir tal riesgo, ya que ahora la oferta es inferior a la demanda. Es que la demanda en 2016 se ha disparado. Mientras la gente estaba meditando todavía si los precios iban a bajar y cómo evolucionaría el mercado, de golpe se volvió claro que éste se había encarrilado en un sentido ascendente. Al comprobarlo los compradores han vuelto al mercado”.

En el pasado cercano gran número de constructoras ofrecían a los clientes de bienes inmuebles en verde un descuento del precio y tal rebaja representaba una peculiar prima de riesgo por pagar los compradores por el inmueble en la fase inicial de las obras de construcción. Actualmente, sin embargo, esta regla no es válida. En realidad, la nueva construcción en verde o en una etapa inicial de las obras resulta más cara, en unos 80 a 100 euros por metro cuadrado, en comparación con los precios de las viviendas nuevas vendidas en el mercado secundario. Ocurre así porque la oferta se vio fuertemente limitada en los últimos años y porque los nuevos proyectos presentan una calidad muy distinta. Es que los constructores emplean materiales de mucha mayor calidad, y los compradores están propensos a pagar estos precios más altos.

La demanda de viviendas de elementos prefabricados se mantiene estable y el potencial que este tipo de bienes inmuebles tiene en el mercado es bueno, sobre todo tras iniciarse la campaña de saneamiento de este tipo de construcciones. Por otra parte, no se registra un aumento de las compras de viviendas en las regiones de débil desarrollo, como es el noroeste de Bulgaria.

En las ciudades menores de Bulgaria los precios no han variado, y en algunas localidades incluso hay descenso de los mismos. Esto es normal, ya que el mercado inmobiliario se comporta en función de las tendencias demográficas y de los procesos económicos, concluye Polina Stoykova.

Versión en español por Mijail Mijailov