Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

“Cuentos itinerantes” invitan a abrir el corazón a los niños refugiados

Foto: BGNES
De niña
, yo no sabía nada sobre Palestina y estaba segura de haber nacido en el Líbano. Noté que mi madre siempre llevaba encima un documento de identidad de color azul, que lucía la inscripción “refugiado”. Entonces comprendí por qué mi padre no tenía derecho a trabajar y por qué yo no tenía derecho a ir a una escuela normal. Es así como empieza la historia de Rhana Khalil cuya familia reside en Bulgaria con una “tarjeta azul” que se expide a personas sin nacionalidad, que no pertenecen a ningún Estado. La suya es la única historia personal en la colección Cuentos Itinerantes, que recoge quince cuentos infantiles de todo el mundo, escritos e ilustrados por niños refugiados.

He estado trabajando con niños que viven en el territorio de los centros de refugiados en el país –comenta Martina Raychínova, de la organización Cáritas Búlgara gracias a la cual la colección vio la luz– . Los niños llegan y se van, y en un momento sentí tristeza de que tras su partida no quede nada, excepto las fotos que nos hemos hecho juntos y las historias maravillosas que nos han contado. Por eso decidimos hacer algo que permanezca como recuerdo. Al principio pensamos en dibujos pero queríamos combinarlos con algo procedente de su cultura de origen. Así germinó la idea de los cuentos infantiles que sus padres y abuelos les cuentan antes de acostarse. Son cuentos que llegan con los niños y que se irán con ellos al lugar al que se vayan. Son realmente cuentos itinerantes que viajan por el mundo.

Los cuentos están impresos en hojas separadas plegadas tres veces, y todos están colocados en una caja de lujo. En la parte interior del folio, a la izquierda, hay una imagen de lo escrito por los niños en su idioma materno, el nombre y el país de procedencia del autor. En el medio está la historia traducida al búlgaro, y a la derecha, al inglés.



Decidimos hacerlo de esta manera para que los cuentos
lleguen a un público más amplio y los extranjeros que residen en este país pero no dominan el idioma búlgaro, también puedan leer las historias –explica Martina Raychínova– . En la parte exterior del folio hay un dibujo inspirado en la historia y pintado por los pequeños artistas. Una parte del mismo está en blanco para ser acabado por los lectores; de tal manera ellos se acercarán aún más a la historia.

La colección se emite con fines benéficos, y el dinero será usado para apoyar a las familias que buscan protección internacional en Bulgaria, así como a madres y niños en condiciones de desventaja social. Los editores tienen la esperanza de hacer que la educación sea más accesible para estos niños, así como poder comprar los materiales didácticos necesarios y publicar los cuentos que no fueron incluidos en la colección por razones financieras.



El mensaje de esta colección es que todos somos iguales, independientemente de dónde procedemos. Las moralejas de los cuentos son las mismas que enseñamos a los niños búlgaros. En realidad, el objetivo es acercar a nuestros compatriotas a los inmigrantes que residen en el país y enseñarles que no se diferencian en nada de nosotros,
dice Martina Raychínova y agrega que, pese a los esfuerzos de la Agencia Estatal para los Refugiados y las medidas adoptadas, los inmigrantes que buscan protección en Bulgaria, y en especial los niños, afrontan muchos problemas.

En primer lugar, están alojados en centros de refugiados aislados en la periferie de la capital. Para ellos es difícil desplazarse y entablar contactos con la población búlgara –prosigue Martina Raychínova– . Van a la escuela pero se les reparte por clases, según la edad que tienen; y es que muchos de estos niños, debido a la guerra y las condiciones en que vivieron, no han frecuentado una escuela. Tampoco tienen conocimientos básicos de idioma búlgaro ni de otras materias. Todo ello los desmotiva y terminan abandonando la escolarización demasiado rápido. Tienen dificultades para acceder al sistema educativo, a menudo se les ofende, el resto de los niños los elude, rara vez se les invita a las fiestas de cumpleaños y, acabadas las clases, de nuevo regresan al centro de refugiados. También es importante que en casa los padres hablen cosas positivas sobre los refugiados porque los niños suelen copiar a los mayores.

Los medios informativos también pueden desempeñar un papel importante en este sentido presentando el tema de una forma más positiva, porque, según Martina Raychínova, la gente teme a lo desconocido. Y los niños son iguales en todas partes y tienen los mismos sueños. Lo que necesitamos saber es que están entre nosotros, van a la escuela y no piden otra cosa que una vida normal y tranquila, como todos.

Espero que algún día Bulgaria me acoja en sus brazos, y que pueda decir con orgullo que este es mi país, así es como termina su historia Rhana Khalil. Es el mismo el mensaje de Martina Raychínova: que la gente abra el corazón a los niños refugiados ayudándolos a integrarse en la sociedad búlgara.

Versión en español por Daniela Radíchkova

Más de la sección

Sao Paulo, Brasil

Ben Popov, de Brasil: El problema es que la mayor parte de las promesas preelectorales no se cumplen

No hay una estadística oficial del número de los búlgaros residentes en Brasil pero, según datos extraoficiales, son unas 3.000 personas. A pesar de haberse asentado al otro hemisferio, ellos no son impasibles con respecto a lo que sucede en la..

Publicado el 02/10/22 22:50
Foto: Facebook / ExecutiveAgencyForBulgariansAbroad

Rayna Mandzhúkova: “Bulgaria necesita del voto de cada uno de nosotros”

Un llamado a los búlgaros en el extranjero a ejercer su derecho constitucional a voto y votar por el futuro de Bulgaria ha publicado en la red social Facebook la directora de la Agencia Ejecutiva de los Búlgaros en el Extranjero, Rayna Mandzhúkova...

Publicado el 02/10/22 15:05

Opiniones de la calle: La sociedad civil en Bulgaria debe ser el catalizador del cambio que espera

Poco más de 6.600.000 son los ciudadanos búlgaros que tienen el derecho a votar durante la jornada de hoy. Su elección formará por cuarta vez en el marco de 18 meses la composición del Parlamento búlgaro de 240 escaños. Radio Bulgaria ha recabado la..

Publicado el 02/10/22 07:50