Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

El primer timbre escolar centra la atención en el sistema educativo

Foto: BGNES

Todos guardamos buenos recuerdos del primer día de clase, las emociones positivas causadas por la expectativa de conocer al tutor en primer curso y del reencuentro con amigos y compañeros de clase en la escuela. El 15 de septiembre es la fecha oficial para la inauguración del año escolar en Bulgaria. Este año, sin embargo, el 15 cayó en domingo, por lo que los escolares empiezan el colegio el lunes. El estado de ánimo de hoy está condicionado por las celebraciones que organiza cada colegio para dar la bienvenida a los pequeños que cruzan por primera vez el umbral de la escuela. El ambiente es festivo y las aulas están llenas de hermosos ramos de flores que los alumnos de primero llevan a sus maestros. Sin embargo, la música y la fanfarria del primer día de colegio disminuirán rápidamente para ser reemplazadas por el conocido debate sobre la reforma de la educación en Bulgaria. Tradicionalmente, el debate comienza con el tema del volumen y el peso de los libros de texto que los jóvenes escolares cargarán todos los días sobre sus pequeñas espaldas. Entre las soluciones ofrecidas está imprimir los libros en papel ligero, así como la posibilidad de dejarlos libros en una taquilla en la escuela. Al debate se añade lógicamente el tema de la los exámenes de selectividad después del 7º y 12º curso, así como la evaluación externa nacional que, además de en 4º, a partir de este año se añade también a los alumnos de 10º curso. La impresión general es que la escuela búlgara está cambiando, aunque a un ritmo lento. El centro del cambio es el profesor búlgaro, que en repetidas ocasiones se ha mostrado históricamente como un intelectual y humanista con una aguda conciencia cívica y una comprensión progresiva. Por ello actualmente empieza a imponerse de nuevo el respeto por los buenos maestros, y su trabajo se aprecia más en términos morales y materiales. El programa “Profesores Motivados”  anima financieramente a los profesores que desean trabajar en colegios en zonas problemáticas, incluidos escolares con bajos resultados académicos o de bajo estatus social.

A los búlgaros aún les gusta invertir en la educación de sus hijos y tienen respeto por la escuela, declara a Radio Nacional de Bulgaria Sabka Popova, veterana experta de la Dirección Regional de Educación de Sofía. Popova destaca la labor de las escuelas innovadoras, que suman 395 en todo el país, lo que significa que uno de cada cinco colegios en Bulgaria ha introducido una educación innovadora. Cada escuela tiene su propia idiosincrasia, por lo que las innovaciones son muy variadas, añade Sabka Popova, y añade que hay una gran cantidad de escuelas que trabajan con más de una innovación. Desarrollan programas en los que integran el contenido curricular de dos o más asignaturas. Desarrollan también nuevas metodologías de enseñanza que facilitan a los alumnos aprender búlgaro, inglés o croata, por ejemplo. Algunas innovaciones ponen énfasis en la enseñanza de lenguas extranjeras, matemáticas y ciencias naturales; otras, en la educación cívica de los escolares, enriqueciendo su conocimiento de las costumbres y el folclore búlgaros. En general, todas las innovaciones tienen como objetivo aumentar la motivación de los niños por aprender, desarrollar su forma de pensar y construir su conciencia cívica. Se trabaja para formar a los escolares como individuos que, en la dinámica del mundo actual, estén preparados para enfrentarse a cualquier desafío y al mismo tiempo realizar con éxito las tareas asignadas, termina Sabka Popova.

Versión en español por Marta Ros

Más de la sección

La política en tiempos de la pandemia: salud o economía

La Célula Operativa Nacional de lucha contra el coronavirus ha recomendado el confinamiento para domeñar los ritmos de propagación de la epidemia en Bulgaria y mitigar la presión sufrida por el sistema sanitario nacional. Los sondeos..

Publicado el 24/11/20 16:49

Tres maneras de leer una historia de Covid–19 en Bulgaria

No hay caos en la Sanidad de Bulgaria, ha manifestado en reiteradas ocasiones el ministro de Sanidad, Kostadín Ánguelov. A pesar de que las autoridades aseguren que se ha establecido la organización indispensable a nivel local a fin de que los centros..

Publicado el 23/11/20 15:41

Elogiable actitud de oficial de policía infunde optimismo en la situación de pandemia

En la mayoría de los casos, la aparición de un policía en el umbral de nuestra casa causa preocupación. Suele pensarse que la Policía nos viene a buscar sólo cuando hay algo que no va bien o se ha transgredido la ley. Sin embargo, en la actual..

Publicado el 23/11/20 13:53