Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

El puesto de Bulgaria entre los países del SE de Europa en la gestión de la crisis de Covid−19

Foto: BGNES

¿Cómo está golpeando la crisis generada por la propagación del coronavirus a las economías y los sistemas sanitarios de los países del Sudeste europeo? La plataforma empresarial regional SeeNews intenta rastrear las perspectivas ante estos países de cara a su futura recuperación.

Todos los países de esta región han emprendido medidas restrictivas al comienzo de la pandemia en sintonía no sólo con los países de Europa Occidental, sino también a nivel global. Sin embargo, no se puede decir todavía si esto ha ejercido un impacto íntegramente negativo en las economías de los once países, puesto que aún no están listos los datos sobre la bajada del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año en curso. Se deberá proceder en breve a conclusiones sobre cómo la crisis ha repercutido en el turismo, un sector de importancia particular para los países del sudeste europeo.

“El descenso en la producción industrial es inferior al que habíamos estimado −dice Lilia Goránova de la plataforma SeeNews en una entrevista con el programa Jorizont de Radio Nacional de Bulgaria− . Sin embargo, si hablamos de la recuperación del PIB a los niveles que tuviera antes de la epidemia, creemos que esto lo podrán lograr siete países de la región en 2021 y que no lo podrán conseguir Rumanía, Croacia, Eslovenia y Montenegro. Entre los siete países, hay dos con perspectivas incierta: uno es Bulgaria y el otro Bosnia−Herzegovina. Para nosotros la explicación reside en que, aunque no estemos tan dependientes del turismo, éste, junto con el transporte y el comercio, genera una buena parte del valor añadido bruto. Nuestra dependencia de las exportaciones es otro factor con incidencia negativa, y, de surgir necesidad de un nuevo cierre de la economía, esto será muy grave para nosotros”.

En términos del paquete de medidas económicas como porcentaje del PIB, Bulgaria ocupa el tercer puesto en la región con un10.7% en 2019. La mitad de estos porcientos, empero, se había previsto para estabilizar la liquidez de los bancos y no se espera que tenga efecto directo en la economía. Según Lilia Goránova, el gran enigma de la actual crisis estriba en las respuestas a las preguntas de cómo los fondos europeos para la recuperación, votados recientemente, se volverán operacionales y qué repercusión tendrán en las economías del Viejo Continente.

“Nuestro estudio se basa en pronósticos del FMI, el Banco Mundial, la Unión Europea, en los cuales se manejan dos escenarios, uno bueno y el otro malo –prosigue Lilia Goránova– . El malo, por ejemplo, sería volver a cerrar total y restrictivamente las economías. En lo que se refiere a si aplazaremos para 2022 su recuperación, yo no me lo creo, pues esta recuperación no se producirá en la mayoría de los países de la zona. Sigue todavía en pie la pregunta de si será en forma de una V, como esperábamos al comienzo de la crisis”.

De qué manera el nivel de los nuevos contagios de Covid−19 “oprime” los sistemas sanitarios es otro indicador en el rastreo que está haciendo la plataforma. Resulta que Bulgaria es uno de los dos países con mejor desempeño en términos de disponibilidad de camas hospitalarias, en tanto que en términos de personal sanitario para atender a los enfermos de coronavirus ocupa el cuarto puesto en el Sudeste de Europa.

“Unos días atrás, el ministro de Sanidad decía que en Bulgaria la vacuna no sería obligatoria –recuerda Lilia Goránova– . Probablemente se trate de una decisión política en una situación de incertidumbre. Además, son numerosos quienes dudan de que se puedan haber hecho un número suficiente de ensayos de la vacuna. Según los expertos sanitarios, los habitantes de un país podrán adquirir una inmunidad de rebaño únicamente si al menos un 70% de ellos se vacune. En Bulgaria, sin embargo, una parte bastante extensa de la población no parece creer en la existencia de este virus. En lo tocante a la vacuna, nos iremos fijando no sólo en Bulgaria, sino también en otros países en las decisiones a nivel de Estado y en los comentarios políticos sobre el tema”.

Se espera que los datos a este respecto se hagan públicos en noviembre.

Compilado por Diana Tsankova
Versión en español por Mijail Mijailov