Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

Fracasa la sesión extraordinaria del Parlamento, los manifestantes corean “¡Dimisión!”

| Actualizado el 13/08/20 13:19
Foto: BTA

Ha fracasado la sesión extraordinaria del Parlamento de Bulgaria prevista para hoy 13 de agosto. Acudieron a la sala 78 diputados siendo indispensable un quórum de 121. Fuguraban entre quienes habían interrumpido sus vacaciones diputados del Partido Socialista Búlgaro, el Movimiento por Derechos y Libertades y dos diputados del partido gobernante GERB. El partido VMRO, socio de coalición del GERB, había anunciado previamente que sus diputados no acudirían a la sala plenaria. Tras anunciar la presidenta del Parlamento, Tsveta Karayáncheva, la imposibilidad de celebrar una sesión, se escucharon en la sala gritos de “¡Dimisión!” proferidos por la izquierda socialista.

En la sesión convocada a petición de los socialistas debían haberse discutido dos puntos. El Parlamento debía comprometer al Ejecutivo a presentar en un plazo de siete días una actualización del Presupuesto del Estado por las medidas  socioeconómicas con vistas a superar las secuelas de la crisis de Covid-19. ”Se nos viene encima una crisis económica y social. Creo que nos estamos rezagando mucho con las medidas indispensables para que esta crisis sea aguantada de manera menos dura por la economía y los hogares búlgaros. En una serie de países europeos se han decretado desde hace ya buen rato medidas que están paliando la crisis. El Gobierno búlgaro no hace nada en este sentido”, arguyó su petición Kornelia Nínova, lideresa del Partido Socialista Búlgaro.

La agenda de la malograda sesión extraordinaria del Parlamento incluía asimismo la comparecencia del primer ministro Boyko Borisov, como también del ministro del Interior, Jristo Terzíyski, en relación con la violencia ejercida contra periodistas y ciudadanos en protesta durante la reciente conferencia nacional del partido GERB.

Antes de la sesión, delante del Parlamento se habían congregado grupos de contestatarios quienes acogieron a los diputados lanzando huevos y tomates y coreando “¡Dimisión!“.

Tras conocerse que la sesión extraordinaria del Parlamento no podía celebrarse, frente a la sede del Parlamento surgió tensión entre un grupo de manifestantes y una periodista partidaria del Gobierno. Cuando ésta iba abandonando el edificio del Parlamento, fue blanco de huevos lanzados contra ella y hubo necesidad de que se resguardara tras un cordón policial. Posteriormente, los manifestantes se fueron yendo de la zona, informan reporteros de Radio Nacional.