Radio Bulgaria, premiada por la Asociación de Periodistas Hispanohablantes de Bulgaria

Kadrinka Kadrínova: Radio Bulgaria debe tener voz, en los Andes no hay Internet

En noviembre de 2020, la Asociación de Periodistas Hispanohablantes de Bulgaria (APHB), en cooperación con la Unión de Periodistas de Bulgaria y Roca−Bulgaria, convocó la 8ª edición de los premios periodísticos Mundos y Colores, instituidos en memoria de Svetlana Plashókova–Míteva (1963−2012) y Samuel Francés (1940−2012), ambos hispanistas y periodistas que defendían los altos principios de la profesión.

El objetivo de los premios es popularizar y distinguir las publicaciones periodísticas, en búlgaro o español, que contribuyen al acercamiento entre Bulgaria y el mundo hispanohablante. Los galardones son tres: el Premio Svetlana Plashókova se concede por correspondencia de y sobre Bulgaria; el Premio Samuel Francés a la ética profesional y cívica, y el premio Mundos y Colores por temas relacionados con la Ecología, Cultura y Tradiciones. Cada uno de los premios se otorga en tres categorías: Radio, Televisión y Prensa e Internet. La empresa Roca se suma con un galardón especial de Ecología. Una especial distinción es el título honorífico de Unificador de Culturas, que se concede a personalidades de reconocido aporte a la divulgación del español y de la cultura hispana en Bulgaria.

Los ganadores de los premios para 2020 ya han sido anunciados y entre ellos figura, una vez más, Radio Bulgaria, el programa multilingüe para el exterior de Radio Nacional de Bulgaria (BNR).

El Premio Svetlana Plashókova por periodismo que contribuye a la aproximación y el conocimiento mutuo entre Bulgaria y el mundo hispanohablante se otorga a la Sección de Lengua Española de Radio Bulgaria en la persona de nuestros compañeros Daniela Radíchkova y Hristina Táseva, y también Ventseslav Nikolov, el que fuera integrante de esta sección durante muchos años, por una serie de artículos dedicados al 110º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre la República de Bulgaria y el Reino de España.

El Premio Samuel Francés a la ética profesional y cívica es para Veneta Nikólova, del Servicio para los Búlgaros en el Extranjero de Radio Bulgaria, por su entrevista a Daniel Montiglio, un chileno radicado en la ciudad de Varna, que ha creado una plataforma para extranjeros expatriados en Bulgaria. Otros dos compañeros de Radio Bulgaria, Miglena Ivanova y Krasimir Martinov, que también fueron nominados para los premios Mundos y Colores recibirán diplomas de la APHB: Miglena por su artículo sobre un joven argentino y su amor por el folklore búlgaro y Krasimir por su artículo “Con la mente puesta en Bulgaria en la lejana Argentina”.

A lo largo de los años, entre los periodistas premiados por la Asociación se encuentran Maria Páchkova, Katya Dimánova y Raina Petkova, que también integraron la Sección de Lengua Española de Radio Bulgaria. La razón por la que entre los premiados y nominados hay tantos compañeros de Radio Bulgaria es que el programa para el extranjero de BNR y la Asociación de Periodistas Hispanohablantes de Bulgaria tienen objetivos muy similares.

Kadrinka Kadrínova

Nuestra Asociación se esfuerza por acercar a las personas y las culturas y familiarizar al público hispanohablante con el acontecer nacional, así como al público búlgaro con lo que está sucediendo en el mundo de habla hispana −explica Kadrinka Kadrínova, vicepresidenta de la APHB− . Radio Bulgaria es, en este sentido, un puente viviente entre las naciones. Me gustaría enfatizar esta conexión entre los objetivos, tareas y características de Radio Bulgaria y nuestra Asociación. Radio Bulgaria es la información más precisa, confiable y genuina que el mundo puede obtener sobre Bulgaria, además no solo en español, sino también en varios otros idiomas. Es nuestra ventana al mundo. ¡Gracias a Dios que a pesar de las adversidades y los esfuerzos por cerrarla, Radio Bulgaria todavía existe y sigue funcionando! Por eso, en 2016, tras los intentos de cerrar la mayoría de sus servicios de idiomas extranjeros, Radio Bulgaria recibió nuestro premio honorífico Unificador de Culturas”.

En las condiciones de la pandemia, el papel de Radio Bulgaria se hizo aún más significativo. Cuando la gente está limitada para familiarizarse con otras culturas, instituciones como Radio Bulgaria pueden tender un puente humano muy importante, afirma, contundente, Kadrinka Kadrínova.

Lamentablemente, la suspensión de las emisiones en el éter ha truncado los contactos en vivo con la audiencia. Un ejemplo de tal contacto son los escolares de una pequeña aldea peruana que solían escuchar los programas en español con interés. La propia Kadrinka Kadrínova fue testigo de estas cálidas relaciones durante la visita a Perú del entonces presidente de Bulgaria, Gueorgui Parvanov.

“En aquella ocasión, los compañeros del Servicio en Español habían preparado un paquete especial que fue trasladado a Lima a bordo del avión presidencial. Allí, en una escuela lejana de los Andes, un maestro entusiasta resultó ser un oyente asiduo de Radio Bulgaria. En una de sus cartas a la Sección Española, había escrito que los niños de su escuela necesitan cuadernos, bolígrafos... Y los compañeros de la Redacción respondieron enviando cuadernos, lápices de colores para dibujar y otros útiles que los niños necesitaban. Creo que este pequeño pero elocuente episodio habla por sí mismo del tipo de vínculo que Radio Bulgaria tuvo con sus oyentes de todo el mundo durante décadas. Incluso es indicativo de cómo Bulgaria llegó al corazón de la gente allí, en lo alto de los Andes, y estoy segura de que todavía recuerdan este hecho. Creo que estos son episodios muy importantes a los que debemos volver y recordar, porque la gente en aquellos lugares olvidados por Dios no tiene acceso a Internet”.

Versión en español de Daniela Radíchkova