Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

Maratón por las casas de cultura de Bulgaria para mantener viva la historia del país

Las casas de cultura son los únicos lugares públicos en gran número de localidades de Bulgaria

Foto: archivo

La casa de cultura en Bulgaria es una institución cultural, difusora de conocimientos y cultura y especialmente activa en la época del Renacimiento nacional (ss. XVIII a XIX). Las casas de cultura son formas únicas en su género de organización cultural y pública, surgida por primera vez a comienzos de 1856 en la ciudad de Svishtov. Suelen constar de una biblioteca y un club de intereses en el cual se fomentan actividades muy diversas, entre cursos para aficionados de música, danzas, idiomas, teatro, veladas literarias. A menudo son las casas de cultura las promotoras de la celebración de eventos y festividades de gran importancia pública.

Actualmente en Bulgaria hay 3.709 casas de cultura registradas, señala el sitio electrónico dedicado a ellas. ¿Qué clase de patrimonio histórico material e inmaterial se guarda en estos recintos? ¿Sigue viva su labor y son ellas necesarias en la era de la digitalización? Procura despejar estas interrogantes, entre otras más, la iniciativa “Maratón por las casas de cultura de Bulgaria”, desplegada por la Fundación Aleria.

“A través de la historia de los trabajadores, en las casas de cultura locales pretendemos ir mostrando los atractivos de los diferentes rincones de Bulgaria y las posibilidades para hacer visitas a ellos, incluso durante una pandemia −señala ante la emisora regional de Radio Nacional en Vidin Emilia Pavlova, de esta fundación− . Somos una fundación joven. Al comienzo nos dedicábamos, básicamente, a buscar, encontrar y hacer fotos de trajes tradicionales auténticos, y en esta labor tuvimos la oportunidad de visitar varias casas de cultura de nuestra región, que es la de Varna. Al reunirse con las personas allá éstas se sinceraban con nosotros y nos contaban sobre su labor y la vida en las casas de cultura. Hemos comprobado las grandes dosis de energía y deseos que invierten en su labor a diario y los apuros que pasan a veces desde el punto de vista financiero. Estas personas, al mismo tiempo, forman el “corazón” de la respectiva aldea y localidad, lo conocen todo sobre a historia del lugar, las costumbres y ritos, las tradiciones, guardan trajes tradicionales, objetos de uso hogareño de antaño. Fue así como surgió espontáneamente en nosotros la idea de enseñar Bulgaria por medio de las narraciones de la gente ocupada en las casas de cultura, de referirnos a esta misma gente como a un espejo en que se refleja la historia común de determinado lugar”.


La maratón arranca, desde luego, en Svishtov, cuna de las casas de cultura búlgara. Se suceden otras instituciones culturales que han mostrado deseos de participación y encuentros y de las que se han grabado breves videos subidos a la página de la fundación en Facebook.

”Tenemos la idea de ir mostrando, por medio de las casas de cultura, diferentes lugares curiosos e interesantes a los que nunca habíamos ido. Aspiramos, al mismo tiempo, mostrar que incluso en pandemia uno tiene la posibilidad de viajar. Bulgaria es un país muy hermoso y tras cada recodo del camino aparece algo interesante que vale la pena ser visto”.

Las tres últimas casas de cultura por las que cruza la maratón están ubicadas en otros tantos pueblos de la región de Vidin. Los vídeos sobre las mismas se pueden ver en la página Facebook de la Fundación.

”Podemos afirmar, tras las visitas que hasta ahora hechos hecho a numerosos lugares, que la casa de cultura popular, sobre todo en los pequeños núcleos poblacionales, es el único recinto público. Y no se trata exclusivamente de una biblioteca de la que uno pueda recoger un libro. Es que ahí, en la casa de cultura, se concentra toda la vida cultural masiva de los lugareños hasta hoy en día. Es el lugar en que se desarrollan actividades de aficionados, eventos culturales, actuaciones folclóricas, actividades incluso de asistencia social a nivel local o, simplemente, recinto para reuniones entre la gente. Son increíbles las personas que se desempeñan en estos lugares. Son los actuales portadores del espíritu de la Ilustración, son los héroes de nuestra época y realmente se merecen nuestros aplausos”, dice Emilia Pavlova, resumiendo sus impresiones.

Adaptado por Vésela Krásteva en base a una entrevista de Stefka Pavlova, de la emisora regional de Radio Nacional de Bulgaria en Vidin

Versión en español por Mijail Mijailov

Fotos: archivo y YouTube

Más de la sección

Cortometraje búlgaro gana el Premio a la Animación en el Festival de Cortos de Dresde

La cinta A IVA, de la búlgara Veneta Ándrova, es uno de los títulos premiados en el 33º Festival Internacional de Cortometrajes de Dresde (Alemania), ha informado Deutsche Welle. El corto animado de Ándrova se ha alzado con el trofeo Jinete..

Publicado el 19/07/21 17:26

El Festival de Verano de Sofía, un foro cultural selecto bajo las estrellas

Arranca la segunda edición del popular festival capitalino Sofía Summer Fest . En los próximos 78 días, y hasta finales del mes de septiembre, los vecinos y los visitantes de la capital pueden gozar de varios conciertos, funciones teatrales y veladas de..

Publicado el 16/07/21 08:05
La calle de Malko Tárnovo

Un proyecto presenta la historia milenaria del callejón más pequeño de Sofía

Hoy serán presentados recuerdos de archivo del callejón más pequeño de la capital búlgara, Malko Tárnovo, como parte del proyecto Malko T árnovo : el callejón del tiempo . En los emblemáticos escalones del callejón se montará una exposición..

Publicado el 16/07/21 07:00