Webcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

En el lago de Duránkulak se encuentran encapsulados siete milenios de cultura europea

7
Foto: Veneta Nikólova

La arquitectura pétrea más antigua de la Europa continental, la necrópolis prehistórica de mayores escalas, el oro labrado más antiguo del mundo, algunas de las muestras de escritura más antiguas… Suena increíble, pero los mencionados testimonios sobre los orígenes de la primera civilización europea se encuentran esparcidos en un islote lacustre situado en la costa norte búlgara del mar Negro.

Los lugareños eran agricultores. Comerciaban con cereales, vestían ropa de lino decorada con abalorios o conchas de mar, adoraban a la diosa Cibeles y enterraban a sus muertos con objetos rituales y joyería de oro exquisita.

Muy poco se conoce todavía de los representantes de la primera civilización de la Europa continental, surgida en nuestras tierras hace más de siete milenios. No obstante, los estudiosos coinciden en una cosa: de que aquellos seres humanos se anticiparon en varios milenios al resto de las culturas del mundo prehistórico.


Se han descubierto vestigios de su civilización altamente desarrollada en varios lugares de Bulgaria, si bien se considera que los testimonios más antiguos se encuentran diseminados en la gran isla de la laguna de Duránkulak. En la Edad de Cobre y de Piedra allá habría surgido un asentamiento de altos edificios de piedra, con un santuario de la Diosa Madre y una gran necrópolis.

La vida en ese lugar se inició en los años 5.300 a 5.250 antes de Cristo y finalizó hacia finales del siglo X. ”Se trata de 11 estratos históricos de períodos diferentes, con pequeñas interrupciones. Este lugar ha encapsulado la historia”, dice Ivelina Rómanova, del Museo Regional de Historia de la ciudad de Dobrich, en el noreste de Bulgaria.

La arquitectura pétrea más antigua de la Europa continental

Los edificios fueron construidos en el quinto milenio antes de Cristo y, datados así, se convierten en los más tempranos erigidos en el continente. Tienen cimientos de piedra, la edificación se hizo con cinturones de arcilla y son rematados por techos de dos aguas. Las viviendas son espaciosas y cómodas, incluso para las ideas del hombre moderno. Nuestros remotos antepasados vivían con holgura en áreas residenciales de 160 a 170 metros cuadrados. Algunas de las edificaciones tenían más de un piso, el suelo dentro de las viviendas era de arcilla de color predominantemente rojo.

“El rojo es el color que prevalece asimismo en la decoración de las vasijas. Los recipientes traen ornato curioso en el que se descubren el signo del laberinto, de la suástica y otros elementos que se pueden apreciar incluso hoy en día en los bordados típicos búlgaros”, dice Ivelina Rómanova. Una parte de los objetos se encuentran exhibidos en el Museo de Historia de Dobrich, y otra, en el Museo Nacional de Historia de Sofía.


En la isla grande se han descubierto además algunos de los primeros vestigios de escritura

“Se trata de una figurilla femenina de la Diosa Madre. En su pecho se nota un pictograma, que es testimonio de uno de los primeros signos escritos en la historia de la humanidad”, explica Ivelina. A la Diosa Madre está dedicado también el templo de Cibeles, donde los arqueólogos descubrieron una estela pétrea que representa a la diosa sentada en un trono y rodeada de pequeños leones.

Mientras exploraban la isla, los arqueólogos se toparon con una necrópolis del quinto milenio antes de Cristo. Hasta ahora, en ella han sido descubiertos 1.204 sepelios, por lo cual es considerada una de las necrópolis prehistóricas más antiguas y más extensas jamás descubiertas.


Además, los arqueólogos descubrieron exquisitas alhajas de oro que tienen la misma edad que el tesoro de oro de la necrópolis de Varna (noreste del país), reconocido como el oro labrado más antiguo del mundo. Uno de los objetos descubiertos en Duránkulak: el emblemático brazalete en espiral elaborado con tanta exquisitez que parece haber salido de las manos de un joyero moderno, es más antiguo en 200 a 300 años que las alhajas del tesoro del Calcolítico de Varna.

Versión en español por Mijail Mijailov

Fotos: Veneta Nikólova, Museo Regional de Historia de Dobrich

Galería

Más de la sección

¿Cómo “nació” la casa nacional de la Ópera y Ballet de Sofía?

Esta es la historia de un joven, el arquitecto Lázar Parashkevanov, y su proyecto, cuya realización toma tres decenios, pasa por el cambio de varios gobiernos y dos obras de construcción. El comienzo de los años 20 es un período en el que muchos..

Publicado el 31/10/21 09:05

Paseo virtual por el Museo de Sofía

El Museo Regional de Historia de Sofía, que se ubica en el antiguo baño central, de esta capital ofrece un nuevo atractivo: un paseo virtual por su permanente exposición. Ésta está ordenada en ocho salas que rastrean el desarrollo de la ciudad desde el..

Publicado el 24/10/21 10:05

El monasterio de Báchkovo exhibe antiguas reliquias restauradas

Hasta finales del año el Monasterio de Báchkovo alegrará a sus visitantes con iconos nunca vistos hasta el momento que estarán exhibidos en el recinto renovado en la parte museística del convento, que será inaugurada durante una gran fiesta religiosa. En..

Publicado el 23/10/21 11:05
Подкасти от БНР