Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

Radio Bulgaria y sus emisiones en lengua española

Foto: archivo

Este año conmemoramos 85 años del comienzo de los programas en idiomas extranjeros de Radio Nacional de Bulgaria. La primera emisión sale al aire, en ondas cortas, el 24 de mayo de 1936, Día de la Cultura y la Escritura Búlgaras, primero en esperanto, la lengua internacional moderna en aquel entonces. La necesidad de que la voz de Bulgaria llegue a todos los confines del mundo impone la apertura de programas también en alemán, francés, inglés e italiano. 20 años más tarde, en 1957, se suman a ellos las emisiones en lengua española. De ellas nos habla a continuación Katia Dimánova, quien trabajó durante largos años en la traducción, la locución y la edición de los programas en español de esta emisora nacional.

“Yo me incorporé a la redacción en 1973, cuando todavía no había terminado mis estudios en la Universidad. Mi profesora de español, Elba Fílipova, era una de las primeras locutoras, junto con Emilia Tsénkova, que nos daba clases de literatura latinoamericana y era una de las fundadoras de la asignatura Filología Española en la Universidad de Sofía. Hay que mencionar que en aquel entonces en Bulgaria el español se consideraba todavía una lengua rara, igual que el árabe o el chino, las personas que lo sabían y hablaban con soltura se podían contar en los dedos de una mano. Casi todos eran hijos de búlgaros que habían emigrado a América Latina en busca de sustento y mejor vida durante la gran depresión económica de los años 20. Esos hijos de emigrantes precisamente, que habían regresado a la patria a comienzos de los 50, eran los pioneros del idioma español en tierras búlgaras. Ellos fundaron la Cátedra de Lengua Española en la Universidad de Sofía, ellos fueron también los primeros locutores de la redacción de programas en español, abierta en 1957 en la emisora nacional que en aquel entonces se llamaba Radio Sofía. Para mí fue una auténtica suerte y honor de sumarme a este equipo casi 20 años después, cuando daba mis primeros pasos en la práctica del español, un idioma desconocido para mí hasta entonces. Los traductores, que hacían también de locutores, eran en realidad las personas que mejor dominaban el español en Bulgaria, el cual era, para muchos de ellos, casi una lengua nativa, porque habían nacido y pasado sus primeros años y hasta la adolescencia en América Latina o España. Por eso aquellos años fueron para mí una inigualable escuela lingüística y profesional. Mis compañeros me enseñaron las sutilezas de la traducción, la locución y el buen reportaje, agudizaron mi interés por conocer la vasta cultura, literatura y artes de Hispanoamérica…".


La tarea de la Redacción, vuelve atrás en sus recuerdos Katia Dimánova, еra preparar y traducir noticias de y sobre Bulgaria, hacer reportajes y entrevistas que dieran a conocer al numeroso auditorio hispanohablante la realidad de este pequeño país que en aquel entonces –los años 60 a 70 del siglo pasado– era muy poco conocido en el mundo. Y había mucho por contar sobre la bella naturaleza búlgara, sobre la historia milenaria de este pueblo, sobre su cultura y folklore genuino, sobre la vida económica, política y social. Huelga decir que los programas incluían asimismo música de todos los géneros.

“El equipo de la Redacción era joven, trabajaba con entusiasmo, generaba nuevas ideas, se creaban programas nuevos, aumentaban al mismo tiempo las horas de transmisión. Una de las actividades muy importantes era el contacto con los oyentes de España y toda América Latina. No sería exagerado decir que teníamos miles de oyentes. Recuerdo que en mis primeros años en la Redacción la correspondencia estaba a cargo de la señora Reyes Bertral, una catalana diminuta, que había emigrado de España después de la Guerra Civil y que trabajó con nosotros hasta finales de los años 70, antes de regresar definitivamente a su patria. Como nuestros programas se emitían en onda corta, los que con mayor frecuencia nos escribían eran radioaficionados, los llamados diexistas, cuyo afán era captar emisoras de los puntos más distantes del globo terráqueo. Recibíamos a diario decenas de cartas y respondíamos a cada una de ellas. Teníamos un programa especial, basado en las cartas, Correo del Oyente, con saludos musicales para todos quienes nos habían escrito durante la semana, que gozaba de enorme popularidad. Y el domingo, dedicábamos el espacio Sección Correo a preguntas concretas, sacadas de la correspondencia. Recuerdo hasta hoy los nombres de muchos oyentes con los que nos escribíamos regularmente y que con los años se convirtieron en nuestros buenos amigos. No podría enumerar a todos, claro está, pero me gustaría mencionar a Ivan y Henri Ivanoff, padre e hijo de Montevideo, Uruguay, al catalán Enrique Ruiz Barberán, de Reus, en Tarragona, a Miguel Ramón Bauset, de Alboraya, Valencia, y a los argentinos Juan Carlos Buscaglia y Hugo Longhi, quienes incluso llegaron a visitarnos a la sede misma de la Radio en Sofía”.

A finales de los años 70 y principios de los 80, continúa sus recuerdos Katia Dimánova, formaba parte del equipo de la Redacción Española también el periodista chileno Carlos Rivas, que había huido de su patria después del golpe de Estado del general Pinochet. Don Carlos, como lo llamaban todos, contribuía mucho al contenido de los programas de Radio Bulgaria en español con sus comentarios y análisis profesionales y con conocimiento de causa de la actualidad en toda América Latina.

De izq. a der.: María Bratinova, Stefan Boyadzhiev, María Pachkova, Ventseslav Nikolov, Anna Gueorguíeva, Nelly Anichkina, Katia Dimánova y Carlos Rivas en la redacción española en 1977

Cabe subrayar que los compañeros de la redacción eran muy solicitados asimismo como traductores y intérpretes en todos los eventos internacionales que se celebraban en Bulgaria con la participación de delegados del mundo hispanohablante: congresos, seminarios, reuniones internacionales, conferencias científicas… Algunos de ellos llegaron a ser autores de los primeros diccionarios hispano–búlgaro o búlgaro–español, publicados en Bulgaria. Además, gracias a las traducciones de Emilia Tsénkova, Elba Fílipova, Nikola Ivanov, Ventsislav Nikolov, María Páchkova, todos ellos integrantes de esta Redacción de la Emisora Nacional en diferentes períodos, el lector búlgaro pudo conocer las obras de los poetas y escritores más insignes de España y Latinoamérica. Les debemos también las traducciones del búlgaro al español de las obras más importantes de la literatura nacional.

Tuve la gran oportunidad profesional y la felicidad de pasar por esta escuela inigualable, de trabajar con toda esta gente, de aprender e inspirarme en ella. Los tiempos modernos impusieron, en nuestro trabajo también, muchos cambios: tuvimos que suspender las emisiones en el éter y todo lo que preparábamos como información en español sobre Bulgaria se trasladó a Internet y las redes sociales. El contacto con los hispanohablantes del mundo entero se realiza por el mismo medio. Toda mi vida profesional transcurrió en la Sección Española de Radio Nacional de Bulgaria, fueron 40 años de actividad muy variada y satisfactoria. Mi trabajo me gustaba y lo quería mucho, por esto mantengo vivo hasta hoy el vínculo con mis colegas de antes, al igual que, cómo no, con los más jóvenes que con los años iban ocupando nuestro lugar y continúan lo iniciado hace 64 años“.

Fotos: archivo

Más de la sección

El Gobierno interino de Bulgaria propone que las universidades de este país extiendan diplomas conjuntos

Un proyecto de ley para enmendar la Ley de Educación Superior, aprobado este miércoles por el Consejo de Ministros, prevé que dos o más centros de educación superior puedan formar a estudiantes de manera conjunta y también emitir diplomas..

Publicado el 25/08/21 19:44

Los extranjeros sienten dificultad en señalar cuál es el primer centro vacacional marítimo de Bulgaria

Con motivo del 85 aniversario de las primeras emisiones para el extranjero de Radio Nacional de Bulgaria su sucesora, Radio Bulgaria, ha promovido un test formulando preguntas sobre la cultura, la historia, el turismo, el deporte y la música de..

Publicado el 29/07/21 15:48
Dimitar Nikolov con su compañera en la radio y en la vida, Boriana Zheleva

Dimítar Nikolov: “La música, la musa y Radio Bulgaria han dado sentido a mi vida”

Radio Nacional de Bulgaria entró en la vida y se mantuvo durante muchos años como escuela, podio musical y fuente de inspiración del compositor Dimítar Nikolov. Se trata de uno de los pocos colegas nuestros al que se le puede calificar de uno de los..

Publicado el 12/07/21 12:34