Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

El caricaturista Ivaylo Tsvetkov: "La política búlgara parece un espectáculo hecho a expensas del pueblo”

“Consiento en que no tengamos temas en que trabajar, con tal de que el país progrese”, dice el artista del pincel en Radio Bulgaria

7
Foto: YouTube

La caricatura es un comentario satírico y colorido de los que acontece en nuestro derredor y por esto nadie permanece indiferente ante lo que evoca. Las redes sociales se han convertido en el campo libre para la manifestación de los artífices de caricatura a color y el vuelo de su imaginación parece no tener fronteras.

Por el advenimiento de la pandemia, la Covid-19 ha pasado a ser protagonista de las caricaturas en el mundo entero. Pasado un año de su inicio, este tema fue relegado a un segundo plano, centrándose los maestros de la caricatura nacional en rostros de la política búlgara. Ofreció un material copioso para su labor la maratón electoral en 2021, pues los búlgaros tuvimos a acudir a las urnas nada menos que 4 veces en este año. La tecnología cambió por la obligatoriedad de la votación por máquina. Así, en los dibujos de los artistas el electorado acabó convertido en una máquina, que votaba automáticamente. El cuadro se vuelve de un colorido aún mayor y más sujeto a ser caricaturizado tras enriquecerse el escenario político nacional de nuevas formaciones y rostros del mundo del espectáculo. Tiene su explicación el por qué y ahora, en la época de las tecnología digitales, el hombre llano continúe apreciando y compartiendo en las redes sociales la caricaturas que alguien haya hecho. ”Es así, porque al hombre común y corriente le complace ver a su semejante, investido de poder, caricaturizado e hiperbolizado. Es su pequeña venganza personal y este hombre llano se siente regocijado por la caricatura, dice Ivaylo Tsvetkov. uno de los artistas destacados en el género de la caricatura nacional. Y agrega:

“La política de Bulgaria es como un espectáculo que, sin embargo, se ofrece a costa del pueblo. Por lo demás, si nos referimos a los personajes del espectáculo-en la política- hemos de decir que su papel no es tan importante, puesto que ha acaparado votos pero, luego, se han distanciado del poder. En muchos de los partidos que se autoproclamaron partidos de la protesta están pululando individuos del statu quo, entre diputados, ministros, jefes de grupos parlamentarios, defensores del pueblo, que llevan en la política más de una decena de años. Fueron castigados en las terceras elecciones porque el pueblo no sólo suele empinar el codo ingiriendo aguardiente con tapas de legumbres encurtidas sino que reflexiona fijándose en quién hace qué.Este verano pasado hice viajes por el país y estuvo conversando con mucha gente. Lo que comprobé en eso es que el búlgaro aún sigue dando bandazos y buscado al nuevo mesías que llegue con la varita mágica para ordenar el Estado sin que nosotros nos esforcemos por hacerlo.Una vez más vamos avanzando en función del principio de prueba y error y volvemos a tocar la estufa incandescente para luego darnos cuenta de que no debíamos haberlo hecho. Estamos perdiendo tiempo valioso. Llevamos nada menos que 32 años en una transición permanente y todavía no está claro el rumbo al que vamos yendo. Yo hasta consiento en que no haya temas para nuestro trabajo de caricaturistas siempre y cuando el Estado vaya mejorando”.

En este género sólo caben las personas ingeniosas y ocurrente, que no teman abordar temas escabrosos delo que está sucediendo e Bulgaria y en el mundo.”Hay bastante ejemplos de políticos a los que desagrada la forma en que aparecen en las caricaturas pero, por suerte, no hay en Bulgaria artistas castigados”, dice Ivaylo Tsvetkov y agrega:

“En Bulgaria existe la libertad de expresión, y es ya otro el problema de cómo se emplee. No obstante, en este país uno lo puede dibujar todo. Puede expresar libremente su opinión sin verse luego entre rejas, sentirse perseguido, acabar multado, como suele suceder en otras partes del mundo. Por lo demás, los propios políticos se meten solos en situaciones, frente a las cuales a los caricaturistas no les queda más remedio que dibujar lo ocurrido. El caricaturista dirá lo que habrá pensado pero lo hará por medio de símbolos, réplicas, chiste, pero siempre procurando proteger la dignidad personal del hombre ya que así uno protege su propia dignidad. Esta es la regla única, el resto está siendo permitido al quedar encontrado un motivo para la caricaturización”.

Versión en español por Mijail Mijailov

Fotos: Facebook/ivailo.tsvetkov

Galería

Más de la sección

La escritora vasca Katixa Aguirre: “Cuando leemos un libro, hay una conexión intelectual muy fuerte que no se consigue de otra manera”

Los grandes aficionados a la lectura siempre se han sentido tentados por sumergirse en el mundo de los autores que escriben en “lenguas minoritarias”, ya que sus libros abren la puerta hacia mundos poco explorados e interesantes. Es el caso de la..

Publicado el 07/05/22 09:05

María Petkova, sobre el retorno a las raíces y la libertad en Parvomay

El documento histórico más antiguo en que se menciona la ciudad de Parvomay (cuyo nombre deriva de 1 de mayo en búlgaro) data del año 1576. Hoy en esta población viven más de 12 000 habitantes que celebran una fiesta doble: el 1 de mayo, Día..

Publicado el 01/05/22 09:05
Dmitri Borimechkov

El poeta besarabo Dmitri Borimechkov: ”La patria está donde uno tiene arraigada el alma”

La huella búlgara tiene en Moldavia más de 200 años de historia. En la época del dominio otomano fueron numerosos los búlgaros que buscaron salvarse de la opresión turca abandonando su patria, y muchos de ellos encontraron refugio y cobijo en..

Publicado el 30/04/22 09:05