Podcast en español
Размер на шрифта
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

Tres siglos después de haber sido escrita, la Historia Eslavo-Búlgara, cada vez más necesaria para los búlgaros

El 19 de junio Bulgaria rinde homenaje al autor de Historia Eslavo-Búlgara

Paisii Hilendarski en un fresco de la iglesia de la Trinidad en Bansko
Foto: Ivo Ivanov
Igual que las ciudades de la antigua Grecia que se disputaban el lugar del nacimiento de Homero, hoy en día dos poblaciones montañosas, Bansko y Sámokov, se disputan dónde nació san Paísio de Hilandar, el autor de Historia Eslavo-Búlgara. Con el fin de dar mayor peso a las pruebas, fueron erigidos monumentos del monje-ilustrador en la aldea de Dospey, cerca de Sámokov, y en la ciudad de Bansko. Sin embargo, los monumentos vivos más importantes a la obra de san Paisio son las copias de su historia.

Monumentos a Paisii Hilendarski en el pueblo de Dospei (Samokov) y en la ciudad de Bansko

En el año 1762 el propio Paisio instó a sus lectores que copiaran la obra o que pagaran a alguien para que se la copiara y que la guardaran bien para no desaparecer. Se han conservado hasta hoy en día más de 70 copias de este pequeño libro revolucionario que se transmitía de mano a mano después de que fuera escrito hace 260 años en el Monasterio de Zografou (en el Monte Athos, en Grecia) y con el cual fueron echados los cimientos del Renacimiento Nacional Búlgaro (ss. XVIII a XIX).

En su introducción barroca el autor objeta la antigua idea de que Dios lo ha predeterminado todo y reorienta la justificación de que todo en la vida es vanidad y que el destino está sometido a las vicisitudes, con la idea optimista de que lo malo no dura eternamente y que los pueblos que sufren injustamente, como el pueblo búlgaro, pueden tener un destino mucho mejor.

San Paisio viajó mucho por las tierras búlgaras y lo cual conocía muy bien a sus lectores que eran “las personas que labraban la tierra, los pastores y los artesanos que estaban fieles a su idioma y a su pueblo”. Como historiador Paisio evoca los tiempos bíblicos y cuenta de 33 soberanos búlgaros destacando a 13 de ellos. Este es un panteón sobre la base del cual hasta hoy en día los manuales búlgaros exponen la historia medieval de Bulgaria. 

Peleteros de Gabrovo y curtidores de Berkovitsa (grabados de Felix Kanitz)

Paísio señalaba en las páginas de su libro que los búlgaros eran los más fuertes y los más respetados entre los pueblos eslavos y de sus filas salieron los primeros santos eslavos, insuflando de este modo esperanza a un pueblo que desde hacía siglos vivía bajo el yugo de un pueblo extranjero.

San Paisio se opuso rotúndamente a los intentos, que se hacían también entonces, de infravalorar el carácter búlgaro de la magna obra de la creación y la consolidación de la escritura y cultura medieval búlgara, atribuyéndoseles una imagen impersonal “eslava”. 

Paísio defendió la tesis de que la fe cristiana tenía un papel clave en la salvación de los búlgaros de la esclavitud, alegando como ejemplo una breve descripción de la vida de los nuevos santos búlgaros de la época del yugo otomano como san Pimen de Zograf, los santos búlgaros Demetrio y Nicolás, así como a san Ángel de Florina.

El historiador dirige un mensaje político a sus compatriotas destacando que los búlgaros eran valientes, que tenían grandes soberanos y un Estado en pie de igualdad con el resto de los Estados europeos. Sin embargo, a causa de sus discordias en la vida y en las guerras con los serbios y los griegos, Dios los castigó y privó de libertad a todos estos pueblos. El monje recuerda a los búlgaros que Dios es misericordioso y si ellos permanecen firmes en la ética cristiana y logran el acuerdo entre sí, si comienzan a educarse y trabajar, entonces Dios les devolverá la libertad y restaurará el Estado búlgaro.

Precisamente por esta profecía, que fue lograda con mayor o menor éxito durante el Renacimiento Nacional Búlgaro, debemos venerar a Paísio no solo como un santo, sino como un profeta nacional y defensor de la ética ortodoxa.

Monumento a san Paisio de Hilendar en Bansko

En su libro Tiempos de conjura, del año 2005, el autor Kolyo Ánguelov cuenta una leyenda que también confirma la profecía de san Paísio. Cuando el gran reformador otomano Ahmet Sefik Mithat Bajá se preparaba para encabezar el Valiato del Danubio, tuvo que pernoctar en la ciudad de Shumen. En la madrugada le despertó el ruido de los martillos de los artesanos que trabajaban el hierro. Cuando el bajá preguntó quién hacía tanto ruido, le respondieron que eran los obreros búlgaros que iniciaban su trabajo. 

“Entonces, ¿cuándo comienzan a trabajar los turcos?”, preguntó Mithat bajá. Le respondieron que los turcos no practicaban ningunos oficios. El joven reformador turco no respondió más que: “Nuestro yugo sobre los búlgaros no durará mucho”. 

Град Шумен, гравюра от австрийски художник, 1853 г.

Versión al español de Hristina Táseva

Fotos: Ivo Ivanov, BGNES, archivo

Más de la sección

Judíos de todo el mundo llegan en peregrinación a Silistra

Judíos religiosos de todo el mundo visitan la ciudad búlgara de Silistra en los días del Año Nuevo judío: Rosh Hashanah. Se trasladan a esta ciudad danubana para rendir homenaje ante la tumba de uno de los 12 rabinos más venerados, Eliezer Papo. Este año..

Publicado el 26/09/22 14:02

El Día de la Independencia y la Unificación, las dos hazañas con las cuales Bulgaria conquistó su digno lugar en el mapa europeo

El 22 de septiembre, el día en que Bulgaria declaraba su Independencia con el manifiesto del príncipe búlgaro Fernando, puso fin a los últimos lazos que el país tenía como vasallo del Imperio Otomano. El principado se convirtió en un..

Publicado el 22/09/22 08:05

El escudo de Sofía ha cambiado cuatro veces desde su creación

El Día de Sofía, que celebramos cada año el 17 de septiembre, se suele hacer un balance de lo que se ha hecho a favor de la capital y se consideran los pasos que se podrían dar en el futuro. La fiesta es una buena oportunidad asimismo de hacer un..

Publicado el 17/09/22 09:10