Podcast en español
Размер на шрифта
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

El Museo Regional de Historia de Burgás espera a sus visitantes con cata de vino y sitios donde tomarse selfie

Foto: Facebook/burgasmuseums

¿Qué sentiría uno al fotografiarse con un tiburón? ¿Cómo le quedaría a una un sombrero de principios del siglo XX? ¿Qué está codificado en el pañuelo búlgaro y cómo se pone correctamente en la cabeza? Todo esto un un sinfín de historias interesantes esperan a los visitantes de la ciudad marítima de Burgás este verano.

Para conocer la respuesta de estas preguntas basta con visitar las cuatro exposiciones del Museo Regional de Historia de la ciudad de Burgás y acercarse a los sitios especialmente habilitados para tomarse selfie que el equipo ha preparado para sus huéspedes. Así, dando una gira hacia el pasado los turistas tienen la posibilidad de hacer más variada su estancia en la costa del mar al menos por un día.


“En una de las salas del Museo de Ciencias Naturales se ha montado un panel en que está colocado un enorme tiburón blanco y todos los deseosos pueden tomarse una foto con éste, cuenta Milen Nikolov, director del Museo de Historia Regional de Burgás. Gracias a la cooperación con el director del teatro de Burgás, el Museo de Historia ya posee una parte de su utilería, más concretamente réplicas se sombreros femeninos de finales del siglo XIX y principios del XX. En una de las salas de exposiciones hemos habilitado un rincón donde los visitantes pueden tomarse fotos en un recinto que semeja una acaudalada casa urbana del periodo en cuestión”.

Los sombreros, junto con los largos vestidos, eran uno de los importantes elementos de la moda en Bulgaria después de la Liberación en 1878. Después de que fuera aprobada la Constitución de Veliko Tarnovo, el espíritu de Europa comenzó a sentirse por las calles de la antigua capital búlgara y el cambio más palpable se produjo en la vestimenta femenina. Este cambio fascinaba a algunos pero otros ciudadanos no podían entenderlo. Un testimonio de ello es un artículo de las páginas amarillentas del periódico Borba en que leemos:

“En Veliko Tarnovo hay un gran número de damas que llevan sombreros cilíndricos que se parecen a los antiguos feсes turcos o albaneses. No es esta una vestimenta búlgara, sino una combinación muy ridícula que nos hace preguntarnos si estas mujeres son de Veliko Tarnovo, si son europeas, turcas o albanesas”.

El director del Museo en Burgás reconoce que la elaboración de sombreros como oficio va camino de desaparecer en Bulgaria. Esta era la causa por la cual buscaron aprovecharon la utilería del teatro en vez de encargar la elaboración de los sombreros. Es que no había un taller donde hacer el pedido.

Si volvemos la mirada hacia la historia de hace un siglo, las mujeres no solían llevar un sombrero, sino un pañuelo que servía de pasaporte a la búlgara e indicaba de qué parte de Bulgaria era, cuál era su estado civil, su religión y su estatuto en la sociedad. Este verano las visitantes del Museo Etnográfico de Burgás podrán probar y apreciar semejantes pañuelos. Milen Nikolov expresa su gratitud a las abuelas de la aldea de Liuliakovo que ayudaron a su equipo a encontrar y comprar más de 30 pañuelos auténticos. 

A las mujeres que lo deseen se les mostrará cómo se pone el pañuelo correctamente y podrán fotografiarse al lado de un auténtico telar búlgaro.

El Museo de Arqueología ofrecerá a sus visitantes la posibilidad de verse como un emperador cuya imagen está en el anverso una moneda. En una de las salas del Museo está montada una instalación artística que presenta distintos tipos de monedas. Los visitantes del Museo podrán tomarse una foto y después ver su visto en una de las monedas antiguas.


Se ofrecerán como suvenires réplicas de vasos originales de la antigua Grecia, Roma y el Medioevo. Los vasos han sido elaborados a mano y repiten los modelos de artefactos originales descubiertos por los arqueólogos de Burgás durante excavaciones, precisa Milen Nikolov y señala con orgullo que cada uno de los vasos es una verdadera obra de arte.

Por primera vez será organizada cata de vino en el Museo con caldos de la bodega local. De este modo el pasado y el presente de Burgás se dan la mano en espera de los nuevos turistas.

Versión al español de Hristina Táseva

Fotos: Facebook/burgasmuseums

Más de la sección

El otoño de Sofía a través de la mirada de dos franceses

¿Qué puede motivar a dos franceses de París a visitar Sofía en otoño, excepto la invitación de unos amigos? Jules y Arthur sustituyen la capital francesa por la de Bulgaria por unos días para disfrutar del buen tiempo y trasladarse a un mundo..

Publicado el 07/11/22 11:06

Esplendor y destrucción marcan el pasado milenario del monasterio San Juan Kasinets

San Juan de Rila, que vivió en el siglo X, es considerado el protector celestial de los búlgaros. Por eso, en los lugares donde el santo se quedaba para ayunar y rezar, se construían pequeños santuarios, iglesias y capillas en su honor. Dispersos por..

Publicado el 06/11/22 09:05

Koprivshtitsa para principiantes, o cómo pasar un fin de semana en el pasado

Koprivshtitsa representa una verdadera joya arquitectónica por su aspecto conservado del siglo XIX. A diferencia de otros lugares históricos del país, aquí no se pueden ver las huellas del descuido. Las calles están limpias y la mayoría..

Publicado el 30/10/22 09:10