Los artistas autónomos de Bulgaria presentan petición para salvar su sector

“Las personalidades de la cultura son de gran importancia para la identidad nacional y la espiritualidad, y el Estado debe demostrar que se preocupa por ellas en tiempos de crisis”. En estos términos se ha expresado el presidente de Bulgaria, Rumen Radev, durante una reunión con representantes de los artistas autónomos de Bulgaria.

La entrevista ha sido motivada por una petición iniciada por la poetisa Daniela Kúzmanova y el músico Ventsislav Mitsov, y respaldada por más de 2.000 artistas. El documento, que ha sido enviado a siete instituciones estatales, presenta reivindicaciones concretas que apuntan al apoyo al sector cultural autónomo y su supervivencia después del final de la pandemia. Los artistas insisten en saber cuánto de los fondos que Bulgaria recibirá de la Unión Europea para hacer frente a las consecuencias de la pandemia se destinará al sector de la cultura. Una de las reivindicaciones es aplazar por varios meses el reembolso de diversos préstamos tomados por el sector cultural autónomo.

“Es necesario crear un registro real de los artistas afectados por la crisis. Según diferentes opiniones contradictorias, el número de los artistas autónomos en este país oscila entre 2.000 y 80.000", ha comentado Ventsislav Mitsov a Radio Bulgaria. Ha calificado la conversación, llevada a cabo a iniciativa del Jefe de Estado, como constructiva, pero ha señaldo que, a diferencia del Ejecutivo, el Presidente no dispone de herramientas para brindar apoyo directo, ya que su función es ofrecer soluciones expertas.

Los artistas búlgaros han sido unos de los primeros afectados por la introducción de las medidas antiepidémicas en el país. Por la crisis del coronavirus se han visto afectados tanto los empleados en la nómina de los institutos culturales como los representantes del sector cultural autónomo.