Webcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

17 de septiembre: fiesta de la capital búlgara Sofía

Sofía significa SABIDURÍA. Dicen que en este lugar se concentra una fuerte energía creativa y espiritual. El testimonio más elocuente de la importancia de la villa, famosa por su naturaleza bella y curativa, son las 120 iglesias y monasterios que forman un cerco espiritual entorno a Sofía. Con los siglos la ciudad llegó a ser un gran centro literario, político y económico del Estado búlgaro.
Sofía es capital de Bulgaria desde 1879, un año después de la liberación del país de 5 siglos de yugo turco. Además Sofía es el nombre moderno de la ciudad. Antes la urbe tuvo nombres diferentes.
En el lugar de lo que es hoy Sofía existen vestigios de vida de 7 mil años atrás. Los primeros pobladores fueron los serdios, una tribu tracia que había llamado su ciudad Sérdica.
El el siglo I después de Cristo la urbe fue tomada por los romanos quienes erigieron altas murallas fortificadas cuyas ruinas todavía se pueden apreciar hoy en pleno centro de la ciudad tras las debidas excavaciones y trabajos de conservación.
La ciudad alcanzó su máximo florecimiento en tiempos del emperador Constantino el Grande quien acudía con frecuencia a la ciudad atraído por las termas de agua curativa y solía referirse a Sérdica llamándola Mi Segunda Roma.
La ciudad quedaba fuera de los límites del joven Estado búlgaro, constituido en 681.
Mucho después, en 809 el khan o soberano búlgaro Krum la sumó a su estado después de combates muy encarnizados y cambió su nombre por el de SREDETS, o sea centro. Luego vino la dominación bizantina de las tierras búlgaras y en los siglos XI al XII la urbe se llamaba TRIADITSA.
Se le menciona por primera vez bajo el nombre de Sofía en los anales del zar búlgaro Ivan Shishman, en el s. XIV y se supone que el nombre tiene su origen en el de la basílica de Santa Sofía, el gran templo cristiano, erigido en esta ciudad en el siglo VI después de Jesucristo por el emperador bizantino Justiniano. Sobre los cimientos de aquel templo fue construida la iglesia que todavía existe en ese mismo lugar en pleno centro de la capital búlgara y que llama la atención por su arquitectura peculiar.
En 1393 Bulgaria cayó bajo el yugo turco. Sofía también. Las murallas y las torres que protegían la urbe fueron derribadas, se destruyeron también los templos cristianos que la adornaban, surgiendo en su lugar numerosas mezquitas.
Cinco siglos más tarde, una vez liberado el país de la dominación osmanlí, el 3 de abril de 1879 la Asamblea Constituyente, es decir el I Parlamento del estado recién liberado, proclamó a Sofía capital de Bulgaria. Entonces la ciudad tenía apenas 12 mil habitantes, 3 mil casas, 30 mezquitas y sólo dos escuelas.
En corto tiempo la ciudad se convierte en el mayor centro administrativo y cultural del país. Con la llegada al trono del joven y ambicioso príncipe Fernando en 1887 comienza la intensa urbanización. Gracias a ello la ciudad llega a ser un centro industrial nacional de vanguardia y el principal centro de transporte en el país. En 1890 se encendieron las primeras farolas de luz eléctrica a lo largo de las nuevas y anchas calles, y en 1901 arrancó el I tranvía.
El escudo de la capital Sofía fue creado en 1890 con motivo de la participación de Bulgaria en la Exposición Mundial de París. Está dividido en 4 sectores en los que podemos apreciar 4 elementos característicos de nuestra hermosa ciudad: la iglesia de Santa Sofía, de la que según los historiadores ha tomado su nombre, la montaña Vitosha a cuyos pies se extiende la urbe, Santa Sofía, patrona protectora de la ciudad, y el templo de Apolo, símbolo de las numerosas termas en Sofía. Abajo aparece escrito el lema de la capital búlgara que es CRECE PERO NO ENVEJECE.
La fiesta de la capital búlgara Sofía es conmemorada, como decíamos, cada año el 17 de septiembre, la fecha de las santas mártires Sofía, Fe, Esperanza y Caridad, según el calendario cristiano ortodoxo. La patrona y protectora de nuestra ciudad es Santa Sofía, madre de Santa Fe, Santa
Esperanza y Santa Caridad. ¿Quiénes fueron ellas? Aquí viene su historia.
A finales del siglo I y comienzos del II, vivía en Roma una cristiana muy virtuosa de nombre Sofía. Ella puso a sus 3 hijas los nombres de las 3 grandes virtudes cristianas: fe, esperanza y caridad. El rumor del celo con que aquellas cuatro mujeres profesaban la nueva religión cristiana llegó a oídos del emperador Adriano y éste ordenó a que fueran capturadas.
Cuenta la leyenda que fueron vanos todos los intentos de obligarlas a renegar de la fe cristiana: las cuatro mujeres no se doblegaron ante las horrorosas torturas. Entonces el emperador ordenó que las hijas: Fe, Esperanza y Caridad, fueran decapitadas. La madre lloró inconsolablemente 3 días sobre sus tumbas. Luego también expiró. Esto ocurrió en el año 126. Hoy las reliquias de las santas yacen en Alsacia, Francia.
Es opinión general que Sofía es una ciudad muy verde. La estadística lo comprueba: los parques y jardines ocupan más del 30% de la superficie urbana. Hoy la ciudad tiene 1 300 000 habitantes /no olviden que todo el país tiene menos de 8 millones/, y a cada uno de ellos le corresponden 23 metros cuadrados de verdor y unos 15 árboles. ¿Bonita estadística, verdad?

Por Venceslao Nikolov

Más de la sección

Se cumplen 102 años del Tratado de Neuilly y la grave herencia para Bulgaria

El 27 de noviembre de 1919 es una fecha triste para Bulgaria. Este día en la ciudad francesa de Neuilly sur Seine fue firmado un tratado de paz impuesto al país después de su derrota en la Primera Guerra Mundial (1914–1918). Mediante el documento,..

Publicado el 27/11/21 10:10

Un archivo de fotografías no exhibidas de Panayot Barnev nos hace regresar al día a día de la Sofía del siglo XX

En nuestros programas les hemos presentado la plataforma Archivo visual búlgaro , que tiene como meta de mostrar de una manera imparcial y meramente documental lugares, acontecimientos y personalidades de la Bulgaria del siglo XX . El director de la..

Publicado el 25/11/21 12:52

La Universidad de Sofía celebra su fiesta patronal

El 25 de noviembre la Iglesia Ortodoxa Búlgara rinde homenaje a san Clemente, arzobispo de Ojrida, destacado hombre de letras y educador búlgaro. Se le conoce, asimismo, por haber sido uno de los discípulos de los santos  hermanos Cirilo y Metodio y por..

Publicado el 25/11/21 11:15