Podcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

El debate en torno a las medidas anticrisis en Bulgaria

Lachezar Bogdanov, analista económico de la Industry Watch, comentando las ideas debatidas por el Gobierno para salir de la crisis.
Foto: BGNES
Después de numerosas emociones y discusiones públicas de ideas diferentes surgidas sobre la marcha para superar la crisis, el Gobierno, los sindicatos y los empleadores se reunieron para debatir qué medidas emprender con vistas a estabilizar las finanzas nacionales. Según fuentes del Gobierno sólo en enero y febrero del año en curso el déficit presupuestario ha superado los 700 millones de euros. Las causas residen en el pago de deudas anteriores y en la reducción de los ingresos al erario público. Ahora el Gobierno debería conseguir casi mil millones de euros para mantener el déficit presupuestario inferior al 3% durante el año.

“Tenemos consenso con respecto al 80% de las medidas propuestas por sindicatos y empleadores”, señaló el ministro de Finanzas Simeón Diankov. “Una de las propuestas es ofrecer amnistía fiscal del 10% por bienes raíces adquiridos con ingresos procedentes de la economía sumergida. El primer ministro, Boiko Borisov, se opuso a la idea de incrementar el impuesto plano pero propuso, en cambio, introducir el llamado “impuesto lujo” con el cual gravar yates costosos, aviones privados, coches potentes de alta gama y bienes raíces importantes “con el fin de soportar solidariamente el fardo de la crisis”.

La idea fue comentada más bien como populista que como financiera. En forma sorprendente para sindicatos y empleadores en el paquete anticrisis del Gobierno apareció la propuesta de incrementar el impuesto indirecto que es el IVA del 20% actual a un 22%, durante un año. Algunos expertos estiman que esta es la forma para ingresos más rápidos al erario público, otros definen la medida como enésimo golpe asestado al sector económico. De momento se conoce a ciencia cierta que habrá privatización de la participación del Estado en importantes compañías como la de Calefacción Central y del Palacio Nacional de Cultura, como también la venta de bienes raíces públicos hasta ahora concedidos en alquiler a precios simbólicos, etc.

“A mí me resulta extraño que los sindicatos y los empleadores hayan logrado tal consenso ya que estos dos tipos de organismos deberían confrontarse al menos en lo tocante a una parte de las ideas sobre la política económica”, expresó en entrevista para Radio Bulgaria Lachezar Bogdanov, analista económico de la Industry Watch y comentó en los siguientes términos las ideas debatidas: “Creo que en estas medidas tienen preponderancia las ideas extravagantes y exóticas que apuestan por “milagros” al comenzar por amnistías fiscales, cruzar por el “impuesto lujo” para llegar a poner límite a las remuneraciones de funcionarios públicos que al parecer cobran mayores sueldos que el propio primer ministro, dice el analista Bogdanov. Todas estas cosas son capaces de despertar ánimos públicos desencadenar enconadas polémicas a favor o en contra pero no llegan a definir los retos que afronta la economía nacional y, lo que ahora es más importante, el presupuesto del Estado. No hay país que haya resuelto un problema fiscal importante al gravar bienes de lujo o gravando en forma no reiterada, como una especie de amnistía fiscal, bienes raíces. Tales fuentes no han logrado en ninguna parte transformarse en pilar principal del sistema de ingresos en cualquier sector económico”.

A estas alturas el presupuesto de Bulgaria está sometido a una dura prueba: resistir a la presión de diferentes organizaciones gremiales que reclaman aumentos de los gastos. Por otra parte los ingresos se van reduciendo y así nos vemos ante el riesgo de abordar la espiral de un déficit presupuestario creciente con la subsiguiente destrucción de la estabilidad financiera que Bulgaria viene edificando desde hace más de 13 años: “Para que se haga algo se habrá de contar con una clara voluntad y comprensión de que habrá que restablecer el equilibrio presupuestario, comenta el analista Bogdanov. El Ministerio de Finanzas no cuenta con un pronóstico nítido sobre la magnitud del problema, o sea del tamaño del agujero que se pueda abrir en el presupuesto hasta finales del año. Urgen medidas de peso capaces de reforzar la eficiencia del sector público y esto significa que hay que recortar los gastos. Sin embargo, lo que ocurre es que todas las iniciativas de sindicatos, empleadores y de una parte de los ministros reclaman gastos cada vez mayores. Urgen medidas que restrinjan sueldos, gastos en inversiones, gastos en mantenimiento, etc.” 

Versión en español de Mijail Mijailov

Más de la sección

El Banco Nacional de Bulgaria llama a los bancos a ser cautelosos con los créditos

Dimitar Radev, gobernador del Banco Nacional de Bulgaria, ha augurado en el Boletín de la Asociación de los Bancos en Bulgaria un pico de la inflación en  junio y una  calma posterior. Radev ha vaticinado una inversión del ciclo crediticio. Los..

Publicado el 25/01/22 12:14

Los parámetros del “Presupuesto del crecimiento económico”

“Presupuesto del crecimiento económico”. En estos términos ha calificado Asén Vasilev, viceprimer ministro y titular de Hacienda de Bulgaria, el proyecto confeccionado del marco financiero del país. ”El Presupuesto Público 2022 hace hincapié en..

Publicado el 24/01/22 12:53
Asén Vasilev, viceprimer ministro y titular de Finanzas

El Ministro de Hacienda búlgaro no espera que la inflación llegue al 10 %

La inflación alcanzará su pico en marzo y abril, según ha pronosticado en una entrevista para Televisión Nacional de Bulgaria el ministro de Finanzas, Asén Vasilev. En su opinión, la inflación no superará el 10 % durante el año, sino que fluctuará..

Publicado el 23/01/22 18:10
Подкасти от БНР