Podcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

Centenario de las Guerras Balcánicas: El auge patriótico en la sociedad búlgara

Meeting en Sofía en vísperas de la Guerra Balcánica de 1912
Foto: www.lostbulgaria.com
En 1912 cuatro países balcánicos: Bulgaria, Serbia, Grecia y Montenegro, se alzaron en armas contra el Imperio Otomano para liberar las tierras pobladas preponderantemente por cristianos que habían quedado en la parte éste de dicho imperio.

La idea de que había que independizar a los búlgaros que habían quedado en Macedonia y la Tracia del Edirne como vasallos del imperio otomano, siempre estuvo presente en la conciencia popular tras la liberación de Bulgaria de la dominación otomana en 1878. Abrazaron esta causa políticos e intelectuales, y muchos búlgaros de a pie. En aras de esta idea surgió un movimiento de liberación nacional cuyo punto culminante fue el Levantamiento de San Elías y Transfiguración, en 1903, que lamentablemente fracasó.
En el otoño de 1911 en la ciudad de Stip, en Macedonia, revolucionarios búlgaros organizaron un atentado para atraer la atención de la opinión pública internacional sobre la reclamación de autonomía para Macedonia.

En respuesta a aquel atentado fueron perpetradas represalias contra la población búlgara. Veinte personas encontraron la muerte en ellas y otras 300 resultaron heridas.
La repercusión de aquellos acontecimientos en el Reino de Bulgaria, independiente de Turquía, fue muy intensa. Hubo múltiples manifestaciones de protesta reivindicando la liberación de los connacionales búlgaros que habían quedado en los límites del imperio otomano.

Esta actitud de la opinión nacional movió al gobierno búlgaro a crear una Alianza Balcánica mediante acuerdos bilaterales con Serbia y Grecia. Así fue cumplida una complicada empresa diplomática.

La intensificación del auge patriótico no le dejó al gobierno búlgaro otra opción que la de actuar con las armas para lograr el triunfo decisivo. Hoy podemos decir que la guerra fue preparada de una manera apresurada. Hubo omisiones, sobre todo en los convenios y acuerdos internacionales sobre la estructuración de los Balcanes después de la guerra. Sin embargo, el grado de tensión en la sociedad búlgara era tan alto que resultaba posible omitir el momento para actuar.

© Foto: www.lostbulgaria.com

En Sofía, ciudadanos leyendo un anuncio de la mobilización en la Guerra Balcánica de 1912

Según el académico Gueorgi Márkov, Director del Instituto de Investigaciones Históricas, el primer ministro búlgaro de aquella época, Ivan Guéshov, un banquero de corte pacífico que presidía el Banco Nacional, no deseaba la guerra.

“Tampoco la deseaba su partido, el Partido Popular, pero después de las masacres en Stip y otras arbitrariedades, del país se apoderó una ola de protestas, mítines y reuniones que colmaron el palacio de mensajes de protesta. En el archivo personal del rey búlgaro Ferdinand hay ocho carpetas llenas de cartas y mensajes de aquella época que reclamaban declararle la guerra a Turquía. Cabe evocar el fogoso discurso pronunciado en la ciudad danubiana de Ruse por Nikola Obrétenov, revolucionario descendiente de una gran familia de patriotas, en el que decía: “Debemos llevar a cabo la sagrada obra iniciada por Levski y Botev (los más famosos héroes nacionales de Bulgaria). Debemos liberar a nuestros compatriotas. En lo personal, y con la edad que ya tengo, incluso yo empuñaré el fusil y marcharé a la guerra contra el Imperio Otomano”.

© Foto: www.promacedonia.org

El grupo revolucionario de Peyo K. Yavorov (sentado) durante la Guerra Balcánica

El entusiasmo por liberar a los compatriotas que permanecían subyugados se había apoderado de todo el pueblo. El poeta Peyo Yávorov, antes de que fuera declarada la guerra, se incorpora a la retaguardia del enemigo en Macedonia de Pirin con un grupo de voluntarios, se une al grupo revolucionario encabezado por Yonko Vaptsarov y participa en varios combates.

La movilización y la marcha de las tropas hacia la frontera materializaron el fuerte espíritu nacional y se vieron reflejadas por los reporteros de la prensa de la época. “Una vez decretada la movilización militar, la misma no fue acogida con alegría o aprobación sino con un incontenible y frenético entusiasmo”, comentaba en sus escritos el corresponsal militar Spas Ikonomov.

© Foto: www.lostbulgaria.com

Soldados búlgaros de la infantería cruzando el puente sobre el río Maritsa camino a Edirne, 1912

Y he aquí cómo describió la marcha de los movilizados hacia la frontera el periodista francés Rene Puaux, del periódico Le Temps: “Miles y miles de personas marchando; personas que acaban de ser movilizadas, vestidas parcialmente con uniforme, o sin ningún uniforme, armadas con fusiles de modelos antiguados, con las cartucheras amarradas a la cintura, seguidas por carros tirados por bueyes y caballería que evoca tiempos prehistóricos…, Los ancianos con los gorros de piel de cordero calados hasta las orejas, los más jóvenes con gorras que en alguna medida semejan las de los soldados de napoleón… Todos alegres, fervorosos, de mirada exaltada y aguerrida, marchan infatigables hacia el sur…

Versión en español por Raina Petkova

Más de la sección

Plovdiv disfruta de un notable “legado francés”

El edificio central de la Universidad “Paisii de Hilandar” de Plovdiv conserva una faceta significativa de la historia de esta segunda mayor ciudad de Bulgaria. Este edificio había sido el hogar de una de las instituciones educativas más prestigiosas..

Publicado el 22/01/22 10:25

Bulgaria rinde homenaje a la memoria de san Eutimio, último patriarca medieval búlgaro

El 20 de enero, la Iglesia Ortodoxa Búlgara rinde homenaje a la memoria de  san Eutimio, patriarca de Tárnovo .  Es uno de los búlgaros más egregios del siglo XIV, el último dirigente del Patriarcado de Tárnovo. Eutimio nació después del año 1320 y..

Publicado el 20/01/22 11:12

Efeméride: Día de san Atanasio el Grande

El 18 de enero la Iglesia Ortodoxa Búlgara venera la memoria del “padre de la Iglesia Oriental”, como fue llamado ya en vida san Atanasio, quien nació, en el año 295 en el seno de una familia cristiana pobre, en Alejandría, la capital de Egipto...

Publicado el 18/01/22 09:03
Подкасти от БНР